Vecinos por Torrelodones denuncia «la irresponsable gestión» y el PSOE se abstiene en el nuevo contrato de basura

El grupo municipal Vecinos por Torrelodones ha expresado su «profunda preocupación» por la reciente aprobación en el Pleno, con los votos a favor del Partido Popular y la abstención del PSOE y en contra de esta formación y de Vox, lo que ha provocado que el pacto de Gobierno quede en suspenso, del nuevo contrato de recogida de basuras y limpieza viaria. Será la tercera vez que este asunto se aprueba en sesión plenaria después de que no haya concurrido ninguna empresa en las dos ocasiones anteriores en que se ha licitado.

El portavoz de Vecinos, Alfredo García Plata, en el centro de la imagen

Desde Vecinos señalan que esta aprobación endeudará al municipio durante la próxima década. «Los vecinos de Torrelodones se enfrentan a significativas subidas en la tasa de basura y el IBI, a pesar de las promesas de campaña del actual Gobierno de eliminar la primera y reducir un 10 por ciento la segunda. En lugar de cumplir con estos compromisos, el equipo de Gobierno ha lanzado una cortina de humo anunciando la suspensión de un acuerdo de gobierno entre PP y Vox,» que, según Vecinos por Torrelodones, «se mantiene únicamente para asegurar sus elevados sueldos».

Las anteriores licitaciones han quedado desiertas, y el Gobierno ha presentado una nueva licitación «con un presupuesto desmesurado, incrementando los costos en más de 20 millones de euros durante 10 años, además de 5 millones de la tasa estatal. Esta nueva propuesta reduce el alcance de los servicios y aumenta el beneficio industrial en comparación con su propia propuesta de febrero de 2024. Más por menos, eso es lo que nos imponen», denuncian desde Vecinos por Torrelodones.

Esta formación política critica la gestión del concejal de Medio Ambiente, Javier Tato, señalando que «sus errores y arrogancia tendrán un alto costo para los contribuyentes. El informe de intervención sobre el presupuesto 2024 ya reflejaba una preocupante estabilidad negativa, con una necesidad de financiación de casi 4,5 millones de euros. El aumento del 80 por ciento anual en el costo del pliego es desproporcionado respecto al incremento del 5,9 por ciento en la población desde 2019».

Vecinos por Torrelodones asegura que dejaron «un Ayuntamiento saneado, con proyectos en marcha y financiación propia, tras haber saneado las arcas públicas de una deuda superior a 10 millones de euros heredada de Gobiernos anteriores del Partido Popular. En un solo año, el actual equipo de Gobierno ha dilapidado el esfuerzo de 12 años y amenaza con dejar el municipio en una situación desastrosa», concluyen. 

La abstención del PSOE

Desde el Partido Socialista explican que se trata de “un servicio público esencial que tiene que estar en marcha en el mes de noviembre, cuando caduca el actual contrato”, señala el portavoz socialista, Rodrigo Bernal, quien ha expresado en el pleno sus dudas de que “estemos a tiempo para evitar que la actual empresa contratista, URBASER, entre en prórroga forzosa”.

El portavoz del PSOE, Rodrigo Bernal

En cuanto al contenido del pliego, las principales objeciones que han hecho que el PSOE optase por la abstención tienen que ver algunas de las premisas establecidas para que las empresas puedan concursar, aunque los socialistas consideran que “el nuevo contrato va a en la buena dirección y sigue las recomendaciones de la Ley de Residuos”.

El portavoz del PSOE, Rodrigo Bernal ha explicado que “hay algunos aspectos que creemos que van a echar para atrás a las empresas, sobre todo la abultada inversión inicial de cinco millones de euros que creemos que va a ser muy difícil de asumir por aquellas compañías que quisieran concursar”. Otra cuestión que el PSOE no comparte es que “a pesar del fuerte incremento de coste que supone el nuevo contrato, que pasa de 1,94 millones al año a casi 3 y medo, se reduzcan las frecuencias de servicio los fines de semana, dejando a todas las urbanizaciones de Torrelodones sin recogida de basura de los sábados”.

Los socialistas afirman que “tampoco se puede dejar de lado la falta de previsión del último ejecutivo de Vecinos”. En sus últimos cuatro años de mandato, “VxT no implantó la recogida selectiva de residuos orgánicos, pusieron en marcha un servicio de recogida de podas ineficaz, no apostaron por incrementar el reciclaje de residuos y no trabajaron en concienciar a la ciudadanía de la necesidad de reducir la cantidad de desechos que generamos”, asegura Rodrigo Bernal, “una falta de previsión que nos va a impactar de lleno a partir de ahora porque, en contra de lo que prometió el PP en campaña, se va a tener que revisar al alza la tasa de basuras”.

 

Send this to a friend