Más Madrid, Unidas y Hacer El Escorial cargan contra la celebración de un festival taurino por San Bernabé

Critican que la entrada sea gratuita, hablan de "tortura animal" y lamentan también que este año no se celebre FIASGU.

Más Madrid, Hacer El Escorial y Unidas El Escorial han mostrado su rechazo a la celebración de un festival taurino en el marco de las fiestas patronales de San Bernabé, además de lamentar la no celebración, después de casi 40 años, de la Feria Industrial y Artesanal de la Sierra de Guadarrama (FIASGU).

«En la edición de 2023 participaron en FIASGU una treintena de productores de los más diversos consumibles, como carnes, embutidos, vinos, cervezas artesanas, panes, miel o aceites. Todos ellos evidenciando una firme apuesta por la calidad y el compromiso con los sellos acreditativos de la denominación de origen, producción ecológica o categoría apta para veganos», recordaban desde Más Madrid, hablando del «incontestable éxito de las pasadas convocatorias». Pese a todo, añadían, el actual Ejecutivo «ha prescindido en las presentes fiestas de 2024 de dicha feria, sustituyéndola por la celebración de un espectáculo taurinos en La Manguilla». «El nuevo equipo de Gobierno ha tomado dicha medida haciendo caso omiso a la opinión contraria de una gran parte del vecindario y sin contar con el acuerdo de los representantes de otros grupos municipales de la Corporación», manifestaba este grupo.

Plaza de toros portátil

Su portavoz, Nigora Bakhtiyarova, ha asegurado no entender este cambio, señalando que «el PP siempre hace gala en sus intervenciones de un hipotético apoyo al pequeño agricultor de nuestra zona, a las pequeñas empresas artesanales y al patrimonio local, y, sin embargo, con esa decisión da la espalda al comercio de la comarca, cambiando una tradición arraigada de 37 años por un evento taurino que lleva décadas sin celebrarse en nuestro municipio [en realidad, desde 2019], y ningún vecino ha mostrado ahora su añoranza por recuperar el maltrato animal que representa”

Más Madrid censura también que las entradas para el festival taurino sean gratuitas, «pues de esa de esa forma la fiesta de unos pocos correrá a cargo de todos los contribuyentes, sin importar su opinión, sus gustos, necesidades o preocupaciones ambientales».

Descuento equivalente en los impuestos

Igualmente, Hacer El Escorial ha lamentado que con los impuestos «se financie el sufrimiento y maltrato animal», animando a los vecinos que no estén de acuerdo a pedir un descuento equivalente en los tributos del próximo año. «Solicita tus 36,66 euros al Ayuntamiento como descuento en tu próximo recibo del IBI, Tasa de Basura o Impuesto de Circulación, que es lo que corresponde al importe mínimo de una entrada a esta salvajada», indicaba a través de las redes sociales el grupo de Tamara Ontoria. «Recuerda que con el dinero de tus impuestos, no sólo entrarán gratis a esta barbarie vecinos de El Escorial, sino también de otros municipios», subrayaban. 

A las críticas se ha sumado también Unidas El Escorial, asegurando que «la vuelta de dicho evento supone un retroceso en todos los ámbitos, pero especialmente en materia de bienestar animal». «Para más vergüenza, esto costará 55.000 euros a las arcas públicas, que saldrán del dinero de todos los vecinos, pues se podrá acceder con una invitación gratuita, lo que demuestra que la mal llamada fiesta nacional está en un fuerte declive y sólo sobrevive de ayudas públicas en manos de los que luego hablan, precisamente, de paguitas«, añadían.

Festival taurino el 11 de junio

Sobre este tema, el alcalde de El Escorial, Antonio Vicente, defendió la celebración de este festival taurino haciendo referencia a la tradición y al gran número de aficionados que hay en la localidad. Y respecto a que la entrada sea gratuita, indicó que todas las actividades programadas en el marco de las fiestas patronales son de acceso libre. El festejo tendrá lugar este martes 11 de junio, festividad de San Bernabé, con cuatro novillos de la ganadería de Pablo Mayoral para el rejoneador Francisco Canales, los espadas Daniel Crespo y Francisco José Espada, y el novillero Rubén Núñez.

En cuanto a la no celebración de FIASGU, el regidor apuntó que se había decidido suprimir debido a la pérdida de interés de un modelo que ya llevaba años en decadencia a pesar de los distintos intentos por reflotarla. «Había perdido el sentido que tenía, para quedarse en la venta de embutidos y poco más», manifestaba Antonio Vicente, que hacía referencia también al elevado coste que suponía (más de 60.000 euros).

Send this to a friend