Cristian Martín, nuevo alcalde de El Escorial tras prosperar la moción de censura contra el PP: “Ha llegado el momento de cambiar las cosas”

Tras presentarse la moción de censura el pasado 1 de septiembre, el socialista Cristian Martín comentaba que estaba todo perfectamente acordado, “hasta la última coma”. Y hasta la última coma se cumplió el guión que estaba escrito para este jueves 16 de septiembre, sumando los nueve votos necesarios para convertirse en el nuevo alcalde de El Escorial, poniendo fin a 14 años de gobiernos del PP, encabezados por Antonio Vicente.

La expectación era máxima en el salón de plenos y también fuera de él, donde desde las 8:30 -la sesión comenzaba a las 12:00h- se habían congregado decenas de personas para asistir a esta sesión, aunque dadas las limitaciones de aforo como consecuencia de la pandemia sólo pudieron acceder 18, entre ellos los alcaldes socialistas de Galapagar y Leganés, que quisieron respaldar con su presencia al secretario general del PSOE escurialense. Entre quienes no pudieron entrar, entre otros, la diputada de Podemos en el Congreso y vecina de El Escorial, Mercedes Pérez.

Fue a las 13:20 horas cuando terminaba la votación y, automáticamente, Cristian Martín, de 30 años, era proclamado como nuevo regidor. Hasta llegar a ese punto no faltaron momentos de tensión e incertidumbre, resueltos de forma definitiva minutos antes cuando la única edil de Ciudadanos, Marta de la Vera -desautorizada por su partido-, confirmó en su intervención que, pese a las múltiples llamadas de los últimos días (entre ellas la del número dos del Ejecutivo saliente, Ignacio Parra, como él mismo había revelado antes), se mantendría firme en su postura, apoyando a PSOE y Unidas El Escorial. “Durante estos días he aprendido que grupos que opinan distinto somos capaces de llegar a un objetivo común”, manifestó, insistiendo que esto “no es personal, es política”, basándose en el diálogo y el consenso para superar las diferencias y demostrar que “un Escorial distinto es posible”.

El socialista Cristian Martín, tras ser investido como alcalde / Fotografías: Rafa Herrero

La intervención de Marta de la Vera fue recibida por los seguidores de PSOE y Unidas El Escorial con tantos aplausos como antes habían dedicado a sus portavoces, conscientes de que el apoyo de la edil de la formación naranja resultaba imprescindible para sacar adelante la moción de censura. “Ahora sí, está hecho”, comentaban desde el público con una mezcla de alivio y satisfacción.

Cristian Martín (PSOE): “Ha llegado el momento de cambiar las cosas”

En cuanto al debate previo, transcurrió sin sorpresas. El candidato, Cristian Martín, comenzó señalando que la moción de censura “es una herramienta legítima” y también “necesaria, porque nos gusta El Escorial, pero no el uso partidista que se ha hecho del Ayuntamiento”. Repasó a partir de ahí las que calificó como carencias más importantes tras estos 14 años de gobiernos del PP, desde la falta de iniciativa para el “desarrollo económico y social del municipio” a la “desidia en la protección de nuestro patrimonio”. Falta de limpieza, deficiente ejecución de los presupuestos municipales o la paralización del desarrollo urbanístico de la localidad fueron otras de las cuestiones a las que hizo referencia.

Frente a esta situación de “parálisis”, avanzó que el Gobierno de coalición con Unidas Podemos (la edil de Ciudadanos no formará parte del Ejecutivo con delegaciones, aunque sí estará en Junta de Gobierno) presentará un programa con “50 medidas concretas” para poner en marcha en los próximos meses. Entre ellas, avanzó, estarán la elaboración de unos presupuestos participativos reales “para evitar el fiasco de los que se han puesto en marcha”, la especial atención a los más vulnerables, la elaboración de un plan de inversiones plurianual o la organización “más racional y efectiva” de la plantilla municipal. Igualmente, un plan de contratación “para dejar atrás las irregularidades”; la recuperación del parque de La Manguilla -en especial del auditorio, apuntó-; un plan para mejorar la limpieza en todos los núcleos; el desarrollo de infraestructuras en las zonas más alejadas, “como Los Arroyos”; la dinamización del comercial local; la reapertura “lo antes posible” del Centro de Mayores; la eliminación de barreras arquitectónicas; la promoción de viviendas sociales; una mayor protección de nuestro patrimonio; exigir refuerzos en los centros de salud; o la organización de unos festejos “participativos e innovadores, preservando las tradiciones”.

También adelantó que se creará una “concejalía de guardia” para atender a los vecinos y que los concejales tendrán dedicación plena. “Se acabó lo de estar al 94 o al 75%”, subrayó. Se trata, dijo, de “cerrar una etapa y abrir otra nueva de ilusión, trabajo, progreso y compromiso”. “Ha llegado el momento de cambiar las cosas”, concluyó.

A su vez, la portavoz socialista, Paloma Menéndez, lamentó la “falta de talante democrático” del Ejecutivo saliente y quiso remarcar que en ningún caso entran “por la puerta de atrás, sino por una moción de censura dentro del marco legal de la Constitución”, para formar un gobierno que quiere transmitir “esperanza e ilusión”, con un programa para “revitalizar El Escorial” y “dar estabilidad al Ayuntamiento”.

Ya como alcalde, en su primera intervención tras tomar el bastón de mando, Cristian Martín mostró su ilusión por acceder al cargo y pidió al PP que abandonase la “crispación”. “Hemos entrado por la puerta grande, mirando de frente a todos los vecinos, porque esto es democracia, no ansia de poder”, dijo en respuesta a las críticas del PP. “Ha llegado el momento de hacer política de verdad, con mayúsculas, para hacer el pueblo que queremos y que nos merecemos”, manifestó. También dedicó unas palabras a Marta de la Vera, por resistir a las “presiones sociales y económicas”, y a la portavoz de Unidas Escorial, Tamara Ontoria, “dejando atrás las diferencias”, asegurando que “la izquierda cuando se une es más fuerte” y terminando con un “gracias compañera, porque sí se puede”, en un claro guiño al eslogan más conocido de Podemos.

“Satisfecho, emocionado y un poco nervioso”

“Estoy satisfecho, emocionado y también un poco nervioso”, reconocía el ya regidor después de dirigirse a los vecinos y simpatizantes que se habían congregado a la salida del Ayuntamiento. “Ha salido todo tal y como sabíamos que iba a ocurrir, y ahora lo que queda por delante es seguir trabajando, seguir dialogando y es en lo que nuestro gobierno va a poner todos los esfuerzos”, indicó.

Martín mostró su confianza en que el traspaso de poderes “sea lo más ágil y rápido posible, porque queremos empezar a trabajar desde el primer momento por los vecinos y vecinas de El Escorial”. Además, avanzó que el equipo de Gobierno -que ya está cerrado- “se va a formar mañana a primera hora, en cuanto emita el decreto de Alcaldía”. “Va a ser un gobierno de coalición, en el que va a estar garantizada la misma representación de Unidas El Escorial y del PSOE, con los concejales que tiene cada formación”, afirmó.

En cuanto al primer proyecto en que se pondrá a trabajar el nuevo Ejecutivo, el primer edil incidió en la necesidad de impulsar la “participación y una comunicación más directa con los vecinos, instaurando la concejalía de guardia”. “Vamos a mantener contacto con los trabajadores municipales de los distintos departamentos, así como con los colectivos y entidades locales, para empezar a implantar este programa de 55 medidas, que evidentemente algunas son más prioritarias que otras, pero que esperamos alcanzar en este periodo corto de tiempo”.

Martín explicó también que Ciudadanos, con Marta de la Vera como concejal, “ha estado presente en todas las negociaciones” y “ha formado parte del programa político”, y “por tanto existe una vinculación con ella para que los presupuestos municipales y todas las políticas que requieren una mayoría plenaria salgan adelante”. En este sentido, no tendrá delegaciones, pero sí entrará en Junta de Gobierno.

Por otra parte, el regidor indicó que su objetivo es que “en estos 20 meses esas políticas que se van a empezar a implantar de alguna manera sienten cátredra para que la próxima legislatura, con cuatro años por delante, podamos alcanzar una mayoría más holgada”.

Cristian Martín y Tamara Ontoria, sosteniendo el bastón de mando a la salida del Ayuntamiento

Antonio Vicente (PP): “Llegan al gobierno por la puerta de atrás”

El ya ex alcalde, Antonio Vicente, reprochó que llegasen al gobierno “por la puerta de atrás, no por la vía de las urnas”. “La moción es legal, pero no es ética ni estética”, señaló, recordando que el PP había sido el partido más votado en las últimas cuatro elecciones municipales. Lamentó igualmente que “digan que van a hacer ahora lo que han votado en contra durante 14 años”, poniendo como ejemplo el rechazo del PSOE a los proyectos financiados con el remanente de tesorería, como la construcción de un centro cívico en Los Arroyos, la eliminación de barreras arquitectónicas o las mejoras previstas en La Manguilla. “Han engañado a todos los vecinos”, enfatizó.

“Han puesto palos en las ruedas para que las cosas no salieran”, prosiguió, recordando que en 2007 heredó una deuda de 14 millones de euros, y en cambio deja ahora un Ayuntamiento “completamente saneado y con 15 millones de euros en la caja”. Y advirtió: “20 meses pasan rápido y nos veremos en las urnas”, no sin antes recordar los malos resultados del PSOE en las pasadas elecciones autonómicas, cuando se vio superado por Más Madrid. “Nos vamos por la puerta principal y con la cabeza muy alta”, concluyó.

Antonio Vicente, en el centro, acompañado por concejales y ediles del PP de varias localidades de la zona, así como por la secretaria general de los populares madrileños, Ana Camíns / Fotografías: Rafa Herrero

Más contundente aún fue la intervención de Ignacio Parra, portavoz del PP, quien consideró que la moción de censura había tenido tres pilares fundamentales: “El ansia del poder del PSOE, para conseguir en los despachos lo que no consiguieron en las urnas”; el “cambio de criterio de Marta de la Vera”, a la que pidió por última vez que “por responsabilidad” reconsiderase su postura, revelando que habló con ella dos días atrás; y la “alta traición” de Tamara Ontoria, Soraya Pascual y Demetrio Garrido, a los que se refirió por sus nombres para subrayar que en su momento había negociado con ellos de forma personal y no como representantes de Unidas El Escorial.

Recordó también los enfrentamientos entre PSOE y Unidas El Escorial en el inicio de legislatura, con graves acusaciones de por medio, o las “conversaciones cómplices” en el marco de las negociaciones con el PP y en el seno de la Junta de Gobierno, así como el “compromiso verbal para los cuatro años de legislatura”. “Pactamos con ustedes y hoy nos han defraudado; han sido unos actores buenísimos”, concluyó antes de dedicar a Antonio Vicente unas palabras de agradecimiento con cierto sabor a despedida: “Nadie ha conseguido lo que usted en este pueblo. Gracias en nombre de mis compañeros y de los vecinos”.

El ya ex regidor, Antonio Vicente / Fotografías: Rafa Herrero

Tamara Ontoria (Unidas El Escorial) “Hoy somos un equipo”

Por su parte, Tamara Ontoria, que hasta hace unos días formó parte de la Junta de Gobierno con el PP -controvertida decisión inicial que había provocado no pocos roces en el seno de Podemos, una de las tres formaciones que confluyen en Unidas El Escorial-, señalaba que habían sido unos días “complicados, pero se había puesto en el centro a los vecinos, aprendiendo a salvar nuestras diferencias”. “Siento que hoy somos un equipo, con gente que me ha mostrado su lado más humano y que ha dado una lección de dignidad, lealtad y palabra”, aseguró, agradeciendo especialmente el empuje de Cristian Martín y de Marta de la Vera, de la que dijo que “me ha hecho sentir orgullosa de que sea concejala”.

En cuanto a las críticas desde las filas del PP por lo que Ignacio Parra calificó como “alta traición”, Ontoria indicó que los tres ediles de Unidas El Escorial no se presentaban como “una candidatura personal”, sino como parte de un proyecto político. “Estamos de paso, porque no entendemos la política como un medio de vida, sino como una herramienta de cambio”, indicó. La edil terminó su intervención mandando un mensaje de tranquilidad: “No viene el coco, sino gente normal, vecinos que hacen política para conseguir que las sonrisas formen parte de la idiosincrasia de este municipio y para que ningún vecino se quede atrás”.

Antonio Vicente, felicitando a Cristian Martín tras ser investido como nuevo alcalde de El Escorial / Fotografías: Rafa Herrero

Emigdio López (Vox): “El PP empleó una estrategia equivocada”

El portavoz de Vox, Emigdio López, empezó su intervención señalando que El Escorial estaba ante “una situación inédita” y que la moción de censura respondía a “motivos políticos y de estrategia electoral, pero no al interés de nuestros vecinos”. Recordó también el insólito inicio de legislatura, con una alianza “contra natura” entre PP y Unidas El Escorial. “El tiempo ha dado la razón a quienes pensábamos que esto no podía acabar bien, como así ha sido”, culpando a partes iguales a PP, Unidas El Escorial y Ciudadanos. “El PP empleó una estrategia electoral completamente equivocada con el objetivo de intentar desactivar a su mayor amenaza electoral, Vox”, dijo, mientras que de Unidas aseguró que había apoyado a los populares “cuando les interesó y luego les han apuñalado por la espalda, cuando el PP les ha tratado con guante de seda”.

En cuanto a la moción, calificó como “pueriles e inconsistentes” los motivos esgrimidos para su presentación. “No hay razones de peso más allá del quítate tú para ponerme yo”, aseguró, además de hacer referencia a la “explosiva aparición de Más Madrid” como otro de los motivos para que haya fraguado este cambio.

La concejala de Ciudadanos, Marta de la Vera, en un momento de la sesión / Fotografías: Rafa Herrero

Marta de la Vera (Cs): “Esto no es personal, es política”

La única edil de Ciudadanos, Marta de la Vera, llegaba a este Pleno después de que desde su formación señalasen que su apoyo a un gobierno de PSOE y Podemos conllevaría la apertura de un expediente que podría acabar con su expulsión, si bien hasta el momento nada de esto se había concretado. “No se pueden imaginar todas las conversaciones telefónicas que he mantenido durante estos días, en donde siempre todo tenía que ser blanco o negro”, indicaba. “Esto no es personal, es política”, reiteró, para después hacer referencia a la importancia de “la educación, el respeto y la dignidad, que tan fácilmente se pone en tela de juicio”.

Suya fue la última intervención antes de que se diese paso a la votación, resuelta sin sorpresas: nueve votos a favor y ocho en contra. Se abría así un nuevo capítulo en la política escurialense, con Cristian Martín como el alcalde más joven en la historia de la localidad -también el primero que accede al cargo a través de una moción de censura- y veinte meses por delante hasta desembocar en las próximas elecciones municipales de 2023.

Enrique Peñas

Cristian Martín (PSOE), flanqueado por Tamara Ontoria y Demetrio Garrido (Unidas El Escorial) y acompañado por el resto de ediles que formarán parte de su equipo de Gobierno / Fotografías: Rafa Herrero
Las fotografías que aparecen en esta información son propiedad de Aquí en la Sierra, estando expresamente prohibida su utilización sin el consentimiento previo por parte de este medio.

 

 

Send this to a friend