Naturaleza, historia y patrimonio: 12 planes para disfrutar en la Sierra de Guadarrama

La Sierra se ha convertido en uno de los destinos preferidos por los madrileños para disfrutar de la Naturaleza, con múltiples propuestas para todo tipo de público, desde las el mejor parque de tirolina Madrid, a las rutas que permiten descubrir los restos de la Guerra Civil, pasando por el “birdwatching”, La Pedriza o el yacimiento romano ‘Miaccum’. A continuación hacemos un repaso por algunos de estos planes que no te puedes perder:

Una ruta para todos en el Valle de la Barranca

Una de las rutas más singulares de la región, además de asequible para realizar en familia, es la del Valle de la Barranca, en Navacerrda, situado a los pies de la Bola del Mundo y la Maliciosa. El recorrido atraviesa la Senda Ortiz, hasta llegar al arroyo del Chiquillo, donde encontraremos un cruce de caminos, tomando el derecho hasta llegar a una enorme explanada, donde hace décadas se encontraba el Real Sanatorio deNavacerrada, que en su momento fue escenario de diferentes películas de terror, formando parte de las leyendas que rodean a los diferentes sanatorios y hospitales abandonados en la Sierra. Más adelante alcanzaremos el Mirador de las Canchas, que permite disfrutar de unas impresionantes vistas.

Aventuras en las copas de los árboles

Aventura Amazonia Cercedilla, el mayor parque de aventura y tirolinas Madrid, permite disfrutar de 114 juegos y 33 tirolinas en las copa de los árboles, repartidos en siete circuitos. La actividad del parque de aventura se realiza en plena naturaleza, al aire libre, en un bosque de inmensa belleza como es el del Valle de la Fuenfría. Hay circuitos sencillos para niños (Kids, Explorador), circuitos de mayor dificultad (Jungla y Aventura), circuitos espectaculares a más de 12 metros de altura donde se suelta adrenalina a raudales (Deportivo y X-Trem), un circuito de solo tirolinas (Canopy) con 470 metros de longitud o el Monkey Jump, un espectacular salto al vacío desde 12 metros de altura. Los parques Aventura Amazonia son parques para todos, ya que no hace falta ni una destreza ni una condición física especial, y cualquiera puede participar eligiendo los circuitos por los que quiere que transcurra su propia aventura. La edad mínima para participar es de 6 años.

Espectaculares vistas desde La Naranjera

Al mirador de la Naranjera se puede llegar desde SanLorenzo de ElEscorial, siguiendo la pista forestal de Abantos, o desde el Alto del León, a través del camino que sale en dirección a Peguerinos. Una vez superado este pequeño municipio, ya en la provincia de Ávila, el camino discurre entre pinos hasta llegar al albergue forestal Casa de la Cueva y poco después a la Fuente de las Negras. Tomando el sendero que parte de esta zona se alcanza rápido el antiguo refugio de la Naranjera (actualmente en ruinas) y el Mirador, desde donde se obtienen unas espectaculares vistas de Cuelgamuros y el Valle de los Caídos.

Birdwatching en la Sierra

El turismo ornitológico tiene en Madrid una región privilegiada, y especialmente en la Sierra, con una gran diversidad de ecosistemas y hábitats (alta montaña, pinares, prados, dehesas y bosques de ribera). La presencia de cerca de 240 especies de aves (de las aproximadamente 400 que hay en España), con especies clave como el águila imperial o el buitre negro, y la declaración del Parque Nacional, confieren a la región un gran potencial como destino ornitológico de calidad. En la imagen, un buitre negro en el entorno del Mirador de los Poetas.

Reserva de la Biosfera

El Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, con lugares imprescindibles como La Pedriza o el castillo de Manzanares, fue incluido por la UNESCO en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, contando con lugares de indiscutible belleza, como El Yelmo, Canto Cochino, El Tolmo, el Cancho de los Muertos o Cuerda Larga. De paso, la Sierra de Hoyo -que en los años 60 y 70 fue escenario películas como “El bueno, el feo y el malo”, “La muerte tenía un precio” o “Por un puñado de dólares”- también permite encontrarse con lugares como el yacimiento arqueológico de La Cabilda.

La floración del cambroño

La primavera es una de las épocas más alegres del año y desde el Ayuntamiento de LosMolinos se han propuesta hacerle un pequeño tributo. Así pues, este año tendrá lugar el primer Festival “La Floración del Cambroño”, una planta endémica del Sistema Central que presenta una gran concentración en esta localidad, con su flor amarillo-anaranjada, que tiñe toda la falda de la ladera de la montaña, creando un paisaje espectacular. Dará comienzo el 16 de abril y finalizará el 16 de mayo, incluyendo conferencias y rutas de senderismo, ciclismo e hípica que se ofrecerán desde el Ayuntamiento o desde la Central de Reservas Sierra delGuadarrama.

Mucho más que el Monasterio

La imagen más conocida de SanLorenzo deEl Escorial, segundo destino turístico más visitado en la Comunidad -solo por detrás de la capital-, es la del Monasterio, pero además merece la pena perderse por el bosque de La Herrería, subir a la Silla de Felipe II -y de paso especular sobre su origen-, y pasear por el casco histórico para completar la visita por el Real Coliseo Carlos III, las Casitas y edificios como el Mercado Municipal o el antiguo Cuartel de Voluntarios, diseñados por Juan de Villanueva. Además, ya se puede disfrutar de nuevo del Arboreto Luis Ceballos (que organiza numerosas actividades los fines de semana) y del centro de naturaleza Insect Park, en donde -entre otras muchas especies- se puede conocer la majestuosa “Mariposa Isabelina”, descubierta en 1848 por el entomólogo Mariano Graells.

Vidrio, cerámica y piedra

Las chimeneas de la actual Casa de Cultura Giralt Laporta -construida alrededor de los tres hornos de la antigua fábrica de lozas “Falcó y Compañía”- constituyen una de las imágenes más características de Valdemrillo. Otro de los puntos destacados del patrimonio artístico de esta localidad es la Ermita de la Esperanza, del siglo XVI, situada en el antiguo poblado de Valmayor. Destaca especialmente la espadaña, separada del edificio por un atrio abierto, así como el retablo barroco del interior. Además, esta primavera han comenzado a ofrecer visitas teatralizadas.

Tras las huellas de la guerra

El antiguo búnker de Cabeza Líjar, en Guadrrama, se ha convertido en refugio para senderistas y montañeros, ofreciendo unas espectaculares vistas de Madrid y de buena parte de la Sierra. Apenas a 300 metros se encuentra la antigua “Mina la Primera”, una curiosa zona donde a mediados del pasado siglo se buscaron minerales como el wolframio. En este municipio se puede disfrutar además de las distintas rutas incluidas en el programa “Tras las huellas de la Guerra”, así como de la ruta de árboles singulares y de una variada oferta gastronómica.

La sobriedad del estilo herreriano

Más allá del Monasterio, el estilo herreriano tiene una notable importancia en la Sierra, con la Iglesia de San Bernabé (1594-1596) como ejemplo más notable. Construida por Juan de Mora, uno de los principales discípulos y colaboradores de Juan de Herrera, fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983. Fue levantada por los mismos maestros canteros, albañiles y artesanos que poco antes habían trabajado en el Monasterio. En la vecina localidad de Valdemrillo encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, obra de Bartolomé Elorriaga, con un sobrio exterior de estilo herreriano que contrasta con los elementos góticos del interior. También está declarada Bien de Interés Cultural. Y no muy lejos, en Navalagamella, la influencia de Juan de Herrera se deja notar en la Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella. Completando esta ruta arquitectónica, en Galapagr se encuentra el Puente Nuevo o de las Parrillas, que se alza sobre el río Guadarrma junto a la carretera M-519 y que a finales del siglo XVI permitió abrir una ruta más directa hacia ElEscorial, atajando desde Torrelodons, municipio donde se encontraba el desaparecido Real Aposento (a la altura del número 6 de la calle Real).

El faraónico sueño de la Presa del Gasco

En el conocido como Estrecho de Peña (LasRozas-Galpagar-Torrelodons) se sitúa la Presa del Gasco, cuyas obras se iniciaron en 1787, durante el reinado de Carlos III, encargadas al ingeniero francés Carlos Lemaur. Se trataba de hacer realidad el sueño de hacer navegable el Manzanares, conectándolo con una red de 771 kilómetros de canales a través de las cuencas del Guadarrama, Manzanares, Tajo y Guadalquivir, hasta conectar Madrid con Sevilla y desde allí hasta el Océano Atlántico. Sin embargo, las obras se abandonaron unos años después por las enormes dificultades y por la falta de financiación. Ahora, 230 años después, aún se pueden encontrar restos del trabajo humano en esta valiosa zona natural. Vestigios de los 25 kilómetros de canales que se llegaron a construir y de la propia Presa del Gasco, que debía servir como fuente de agua para esta faraónica obra de ingeniería civil, concebida entonces como la más alta de Europa, con una altura prevista de 93 metros, aunque solo se llegaron a levantar 53.

De Miaccum a La Cobañera

La antigua calzada romana que formaba parte de la Vía XXIV conduce al yacimiento de Miaccum, en ColladoMediano, en donde se muestran los restos de la posada que servía de refugio y lugar de descanso a quienes recorrían este tramo. Esta ‘mansio’ fue destruida o remodelada en la transición del siglo III al IV, hasta que una incursión bárbara la arrasó en el siglo V. Cuenta con un edificio principal, de planta cuadrangular, compuesto por dos alas separadas por un patio descubierto, y dos plantas superiores. En esta localidad destaca también la Iglesia de San Ildefonso, que cuenta con un valioso retablo de finales del siglo XII, procedente del Convento de las Mercedarias de Madrid. En cuanto a su entorno, destaca el monumento natural de La Cobañera, en cuyo entorno encontramos un magnífico mirador, así como el Cerro del Telégrafo.