El equipo de Gobierno de Galapagar aprueba la “Operación Asfalto” en un Pleno sin el PP, que anuncia “acciones legales” por incumplirse la orden regional del Covid-19

El Ayuntamiento aprobó en el Pleno celebrado en la tarde de ayer el proyecto de “Operación Asfalto 2020-2021”, que supondrá una inversión de 333.000 euros, de los que casi 300.000 corresponden a este año. Los trabajos se realizarán en parte de la calle Guadarrama, la avenida de Normandía (Parquelagos), calle Fuente de La Teja, Monte Inés y Cuatro Suertes.

La idea, explicó el portavoz del Ejecutivo, Felipe García (Ciudadanos), es “realizar las obras durante el verano, que es el momento más favorable”. El proyecto salió adelante con los votos del equipo de Gobierno (PSOE y Ciudadanos), así como de Vox, Unidas por Galapagar y Más Madrid.

Además, en esta misma sesión se aprobó que la piscina cubierta únicamente cerrará en agosto durante 15 días (los correspondientes a la parada técnica para mantener las instalaciones), “y no todo el mes como pretendía la empresa”, según detalló el alcalde, Alberto Gómez (PSOE), en una rueda de prensa telemática celebrada esta mañana.

El PP afirma que se incumplió la nueva orden regional

Sin embargo, más allá de estos puntos, el Pleno estuvo marcado por la polémica, después de que el Partido Popular acusase al equipo de Gobierno de incumplir la normativa regional ante la emergencia sanitaria por Covid-19. “Coincidiendo con la entrada en vigor de la orden 920/2020 de 28 de julio de la Comunidad de Madrid ha celebrado un pleno ordinario, desoyendo además las advertencias de la propia Secretaría municipal”, indican desde este grupo.

“Pese al escrito emitido por la propia secretaria, solicitando que el pleno fuera desconvocado, el alcalde, Alberto Gómez (PSOE), no comunicó el informe al resto de portavoces y continuó con la celebración del pleno”, explican desde el PP.

En la Junta de Portavoces, prosiguen, celebrada media hora antes de la sesión, la portavoz del grupo  popular, Carla Greciano, preguntó al portavoz del Ejecutivo, Felipe García, y a la portavoz socialista, Rosa María Encuentra, “sobre el criterio de la secretaria, y contestaron que no había emitido informe ni había dejado nada por escrito, según su conocimiento”.

Después, al comienzo del Pleno, el portavoz adjunto del PP, Angel Camacho, preguntó a la secretaria acerca de la celebración de la sesión con carácter presencial después de la nueva orden de la comunidad de Madrid. “La secretaria, visiblemente sorprendida, relató que en su informe dejaba constancia de que ese pleno no debía celebrarse, según su criterio, por encontrarse 23 personas en una misma sala, incumpliendo por tanto las recomendaciones sanitarias ordenadas por la Comunidad de Madrid”, que establecen un máximo de 10, relatan los populares. “Ante esta ilegalidad, el grupo municipal popular se ausentó del pleno y el alcalde solicitó un receso”, añaden desde el PP.

Lo ocurrido después resulta, para la portavoz municipal Carla Greciano, “esperpéntico, bochornoso e incalificable”, ya que se continuó con la sesión sin contar con los concejales del PP, “quedándose sólo 10 personas en la sala del resto de grupos municipales, y a la hora de votar entraban el resto y salían los primeros…”. “Todo ello porque el alcalde y su equipo de Gobierno, encabezado por Felipe García, de Ciudadanos, no han tenido tiempo de comprar el programa informático necesario para realizar plenos telemáticos durante los cinco meses de la pandemia en que sí se han celebrado en el resto de ayuntamientos de España”, afirma el PP en un comunicado.

Acciones legales

Para el grupo popular “convocar un pleno presencial a pesar de las advertencias legales y de la crisis sanitaria que estamos viviendo sólo demuestra la forma chapucera de hacer las cosas de este Gobierno que no es capaz de solucionar ni los problemas de los vecinos ni los problemas internos del propio Ayuntamiento”.

El PP de Galapagar añade que “seguirá realizando su labor de oposición, solicitando al Gobierno que se actualice y comience a celebrar plenos telemáticos ante un futuro incierto sanitariamente, y además, ante esta atrocidad de pleno celebrada, anuncia que presentará recurso a las autoridades competentes con el objetivo de “obligar al Ejecutivo a que celebre los plenos de forma legal y segura, ya que de no ser así, la inseguridad jurídica que sufrirían los vecinos vendría a sumarse a la pésima gestión que se lleva realizando en el último año”.

Gamberrismo

Frente a las críticas del principal grupo de la oposición, el regidor galapagueño, Alberto Gómez, aseguró en que en la Junta de Portavoces celebrada minutos antes se acordó retirar las mociones, preguntas y otros puntos del orden del día sobre los que no existía consenso, pero sí votar tanto la operación asfalto como el cierre durante 15 días de la piscina cubierta, al ser cuestiones que requerían aprobarse cuanto antes, acusando al PP de “descolgarse” de este acuerdo.

Además, el alcalde afirma que la orden de la Comunidad de Madrid “recomienda que las reuniones sean de como máximo 10 personas, pero no lo prohíbe, y por eso considerábamos que era bueno que se aprobasen estos puntos”.

Más explícito fue el portavoz del Ejecutivo, Felipe García, indicando que de lo contrario se tendrían que haber quedado para el pleno de septiembre. “Se llegó a este acuerdo a raíz de una confluencia de opiniones de Unidas por Galapagar y Vox, y a partir de esa propuesta fuimos trabajando para llegar a un acuerdo”, señaló, para cuestionar a renglón seguido la postura del PP: “Sorprende que un año después aún sigan enganchados a la rabieta. Cuando uno se dedica al gamberrismo, tampoco tiene mucha razón”, añadió. 

“No estuvieron en el pleno porque se fueron porque les dio la gana. El PP fue incapaz de hacer una alianza con nadie la pasada legislatura cuando estaba en el gobierno, y siguen igual”, manifestó. En cuanto al anuncio de los populares de que iniciarán acciones legales por la celebración de esta sesión, señaló que “están en su derecho”.

El alcalde afirmó que la decisión de los populares fue “sorprendente, porque parecía que había unanimidad para hacer un pleno corto y el resto de temas dejarlos para septiembre; hemos hecho el esfuerzo de consensuar, desde Vox a Unidas o Más Madrid”. Además, explicó que previamente habían realizado una consulta ante la Federación de Municipios de Madrid, insistiendo en que la orden regional es “ambigua” y que de hecho ayer mismo se celebraron varios plenos en otras localidades, como San Lorenzo de El Escorial.

“Comunicación interna, no informe”

“Deben ser los únicos que se han sentido engañados”, reiteró Felipe García, que acerca de la postura de la secretaria municipal manifestó que “no hay ningún informe; otra cosa es una comunicación interna con el alcalde, a la que yo no he tenido acceso; si hubiese hecho un informe, lo habría enviado a todos los concejales”. “La secretaria tiene su opinión particular e interpreta la norma, pero estoy 100% convencido de que no va a haber tribunal que dé la razón a esto, porque siguiendo con esa interpretación, tendría que cerrar prácticamente toda la actividad del país”, añadió. “Todo había sido pactado previamente y se van por un berrinche, como siempre”, subrayó, reprochando al portavoz adjunto del PP, Ángel Camacho, que pidiese que se cumpliese la orden de la Comunidad de Madrid “cuando llega y lo primero que hace es quitarse la mascarilla; es como si pides que se cumplan las normas de circulación y vas a 200 por la autopista”.

El propio Camacho insistía horas después en sus críticas a la decisión del equipo de Gobierno. “Pide responsabilidad el mismo que ayer celebró un pleno en Galapagar con 22 personas ocultando un informe de la secretaria que decía que no se debía celebrar”, señalaba el edil a través de Twitter. A continuación, hacía referencia a la propia convocatoria de esta rueda de prensa telemática: “¿Y por qué no se pudo hacer el pleno telemático? Cinco meses estudiando y no han aprobado nada”, concluía.

El alcalde, hablando con la secretaria municipal y la portavoz de Unidas por Galapagar