El fútbol villalbino se sienta a hablar con la alcaldesa de una histórica fusión en plena crisis del Atlético Villalba

Mariola Vargas logra reunir en la misma mesa al Atlético, al CUC y la Escuela Municipal para reactivar lo que sería la formación de un gran club con más de mil jugadores, a la vez que desmiente cualquier contacto con el CD Leganés para la cesión de las instalaciones municipales.

La crisis del fútbol villalbino, con un Club Unión Collado Villalba en mínimos históricos a nivel deportivo y un Atlético Villalba devorado por una deuda que, según algunas fuentes, andaría desbocada por encima de los 60.000 euros, podría desembocar en el final tantas veces soñado por una amplia mayoría de aficionados: la fusión de ambos clubes en una única entidad, a la que también se sumaría el joven e incipiente CF Collado Villalba, gestor de la Escuela Municipal, la sociedad que más volumen de futbolistas mueve en la ciudad, con más de 550 jugadores, y único club limpio de polvo y paja en temas económicos.

Al menos, la alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, logró sentar en la misma mesa este lunes a las tres partes en el Ayuntamiento, en una primera toma de contacto a la que acudieron el presidente del CUC Villalba, Jesús Mena, su homólogo del CF Collado Villalba, Antonio Tudela, y Silvia Díaz Vega, la cabeza visible en la Junta Gestora que trata de administrar la gran crisis del Atlético Villalba, después de la dimisión de su presidente, Manuel Bermejo, y la constatación de que la deuda amenaza con hacer inviable su continuidad como club, al menos en el medio plazo. 

La alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas / Archivo

Al cierre de esta noticia, ninguna de las partes reunidas había comunicado las conclusiones de la reunión a nivel oficial, después de un martes frenético, en el que la alcaldesa también sopesó la opinión de dos históricos del fútbol de la localidad: José María Díaz Léndez, fundador y presidente del CUC Villalba en el primer ascenso a Tercera División de 1996, y Santiago Granados, también fundador, además de exconcejal villalbino y uno de los referentes sociales de la ciudad.

Según puede avanzar Aquí en la Sierra, ambas personalidades habrían terminado de convencer a la alcaldesa de retomar la iniciativa de fusionar el fútbol villalbino -algo que ya trató de hacer el anterior alcalde, Agustín Juárez-, y una vez que Mariola Vargas ha venido comprobando en sucesivas reuniones la gravedad de la situación, en especial, tras el encuentro mantenido con Paco Díez, el presidente de la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM), y Silvia Díaz Vega, representante de la Gestora del Atlético Villalba. En esa reunión, y en contra de lo que se ha venido asegurando en diversos foros, no estuvo el CD Leganés, cuyo papel, en principio, se ha limitado a atender una llamada del presidente de la Federación, Paco Díez, para explorar sobre el terreno la posibilidad de rescatar al Atlético Villalba a cambio de una serie de contraprestaciones, mayormente la gestión de los campos de fútbol municipales, algo que el Ayuntamiento considera inasumible, según confirmó la alcaldesa a los tres representantes del fútbol villalbino.    

El papel del Leganés 

Los últimos días han sido tan frenéticos en torno a la crisis del Atlético Villalba que han derivado en todo tipo de rumores en la localidad. El más fuerte surgió a raíz de una información de SER Madrid Sierra, en la que se aseguraba que directivos del CD Leganés habían mantenido “contactos con el equipo de Gobierno de Collado Villalba con el fin de plantear determinadas contraprestaciones por evitar la desaparición del Atlético Villalba, y que podrían estar dirigidas a gestionar los campos de fútbol de la Ciudad Deportiva”. El Ayuntamiento desmintió públicamente esa información a través de su cuenta en Facebook, algo que hizo la alcaldesa este lunes ante los representantes de los clubes de fútbol villalbino, como también lo hicieron fuentes cercanas a los participantes en la reunión. No obstante, Aquí en la Sierra sí ha podido confirmar que una representación al más alto nivel del CD Leganés visitó las instalaciones deportivas municipales en la mañana del sábado 1 de febrero, de la mano de Silvia Díaz Vega, representante de la Junta Gestora del Atlético Villalba, y movidos por una llamada del presidente de la Federación de Madrid, Paco Díez. 

En concreto, y según fuentes cercanas al club pepinero, estuvieron en Collado Villalba Felipe Moreno, propietario del Leganés y marido de la presidenta, Victoria Pavón, y el conocido agente de jugadores Morris Pagniello, propietario del Racing Murcia, club de Preferente, para el que fichó el pasado verano como entrenador a David Vidal, además de firmar un acuerdo de patrocinio con el Lorca, pero también un hombre presuntamente relacionado con tramas de apuestas ilegales de partidos en España que trascendieron a diversos medios de comunicación, con clubes como el Eldense o la Cultural Leonesa de por medio, o directamente condenado en Italia, en el marco de la operación Dirty Soccer, por la que fueron arrestadas un total de 50 personas, según la información recopilatoria publicada por SER Castilla y León en abril de 2017. Pagniello y Moreno visitaron las instalaciones municipales de Collado Villalba y recabaron información sobre la situación no sólo del Atlético Villalba, sino del fútbol villalbino en general, con el fin de sopesar la posibilidad de incorporar su estructura al proyecto de expansión del CD Leganés, embarcado actualmente en la apertura de escuelas en diversos países.

Campo principal de la Ciudad Deportiva de Collado Villalba

La visita informal de la delegación del Leganés precipitó los acontecimientos entorno a la crisis del Atlético Villalba, hasta desembocar en lo que parece el primer paso hacia una fusión del fútbol villalbino. La secuencia de los hechos, sumada a todo lo relacionado con los problemas del club atlético, tendría esta cronología: 

1.- El 30 de noviembre de 2019, Aquí en la Sierra publica que “un agujero de 20.000 euros amenaza la estabilidad presupuestaria del Atlético Villalba”, subrayando que el club ha perdido la subvención municipal por no presentar en el Ayuntamiento los certificados de estar al corriente de pago con las diferentes administraciones públicas, básicamente, Seguridad Social, Hacienda y el propio Consistorio, en lo relativo al pago del canon por la explotación del bar del Pabellón. 

2.- El 27 de enero Aquí en la Sierra anticipa la dimisión del presidente, Manuel Bermejo, forzada por sus directivos al comprobar que no existen cuentas con la situación real del club y que, presuntamente, es su gestión la que ha provocado las irregularidades. Diversas fuentes no se ponen de acuerdo con la cuantía de la deuda, pero siempre la sitúan en una horquilla que va de los 40.000 a los 80.000 euros. Aquí en la Sierra había calculado el desfase en aproximadamente 20.000 euros en su número de diciembre, basándose en las cantidades confirmadas, es decir: entre 11.000 y 12.000 de la subvención perdida; cerca de 4.000 entre los arbitrajes del Atlético y del Leones de Villalba, club que funciona como filial; y casi 4.500 euros a pagar de la sentencia del juicio con la empresa de autobuses Jaldo SL, que ascendió a 3.377 euros, pero se ha ido incrementando por los intereses de demora.  

Paco Díez, presidente de la Real Federación de Fútbol de Madrid

3- En la mañana del sábado 1 de febrero se produce la visita de Felipe Moreno y Morris Pagniello, una vez que la Real Federación de Fútbol de Madrid, tras recibir la llamada de “socorro” del Atlético Villalba, decide intervenir. Su presidente, Paco Díez, se refiere a ello en una intervención en Radio Marca Sierra con la expresión “hay que ayudar a muerte”, además de confirmar que el club aún mantiene una deuda con el Comité de Árbitros, en contra de lo que aseguró Bermejo a este periódico en Navidades. Otras fuentes señalan que el actual delegado de la Federación en Collado Villalba, Santiago Moure, habría movido los hilos para el desembarco del Leganés, de ahí que algunas informaciones, además de la gestión de los campos de fútbol y toda la base villalbina, incluyan en el paquete a negociar la gestión de la Liga de Fútbol 7 de Collado Villalba, con unos 60 equipos y casi 700 jugadores, competición coordinada por el delegado federativo.    

4.- El lunes 3 de febrero, la alcaldesa Mariola Vargas se reúne con Paco Díez y Silvia Díaz Vega, cabeza visible de la Gestora, para analizar la situación del Atlético Villalba. Vargas llega a la conclusión de que es necesario movilizar al fútbol villalbino y llama a sus otros representantes, además de aceptar recibir a los fundadores del CUC Villalba. 

5.- Miércoles 5 de febrero. Una vez que está extendido en todos los mentideros que el Leganés podría haber contactado con el Ayuntamiento para hacerse con los derechos federativos del Atlético Villalba y la gestión de las instalaciones municipales -algo ya desmentido-, el club emite un comunicado oficial anunciando la dimisión de Manuel Bermejo, nueve días después del anticipo publicado en Aquí en la Sierra.

6.- Jueves 6 de febrero: el Atlético Villalba comunica a los padres de los jugadores de la cantera la suspensión “hasta nuevo aviso” del servicio de autobuses de los equipos.  

7.- Lunes 10 y martes 11 de febrero: la alcaldesa de Collado Villalba atiende la petición de los fundadores del CUC Villalba, José María Díaz Léndez y Santiago Granados, y los recibe en su despacho para analizar en qué puede afectar al club decano la crisis del Atlético. Ambas partes admiten que lo mejor es reunir a los tres clubes para avanzar en lo que podría ser una fusión de todo el fútbol villalbino, algo que los históricos dirigentes promovieron sin éxito en décadas anteriores. Para ello, se llama a participar a los representantes de los clubes: Jesús Mena, Antonio Tudela y Silvia Díaz Vega. Todas las partes se habían reunido al cierre de esta noticia, sin que por el momento se hayan conocido los resultados del encuentro.     

Jaime Fresno