Un agujero de casi 20.000 euros amenaza la estabilidad presupuestaria del Atlético Villalba

El Atlético Villalba se encuentra inmerso en una crisis económica que le mantiene con al menos tres frentes abiertos: por un lado, el club ha perdido la subvención municipal de la temporada, que podría superar los 11.000 euros, al no presentar la documentación necesaria en tiempo y forma ni atender a los diversos requerimientos que le han ido llegando desde el Ayuntamiento, el último por parte de Intervención Municipal el pasado mes de septiembre; y por otro, la entidad mantiene una deuda de más de 2.000 euros con el Comité de Árbitros de la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM), según confirmó a Aquí en la Sierra su presidente, José Luis Lesma López, quien además situó en 1.200 euros el débito en arbitrajes del Leones de Villalba, equipo que hace las veces de filial del Atlético en Tercera Regional. 

A estos dos conceptos se suma el hecho de que el club todavía no ha pagado el importe de la sentencia del juicio con la empresa de autobuses Jaldo, fijado por la Audiencia Provincial en 3.397,98 euros en junio de 2018, y que este verano ya superaba los 4.000 euros por las costas y los intereses de demora al 5%, si bien el presidente del Atlético Villalba, Manuel Bermejo, señaló a este periódico que esa cantidad ya estaba incluida en el presupuesto de gastos de la presente temporada. La suma de todo ello se aproxima a los 20.000 euros, que sería el agujero económico que ahora mismo amenaza la estabilidad presupuestaria de la entidad villalbina, cuyo presupuesto supera para este curso la cifra récord de 300.000 euros, después del ascenso a Preferente y de la inscripción de cuatro nuevos equipos de categorías inferiores.

“Error de gestión”

Manuel Bermejo asumió esta semana el error que ha desembocado en la pérdida de la subvención municipal: “Ha sido un problema nuestro de gestión interna. Se pasaron los plazos y nos faltaba documentación por presentar que no se hizo. Es un error que asumo yo personalmente”. Fuentes consultadas por este periódico han confirmado que uno de los requisitos no presentados es el justificante de pago del canon del bar del Pabellón Municipal Quique Blas, cuya explotación tiene concedida el Atlético Villalba, además del certificado de estar al corriente de pago con Hacienda. Según este testimonio, el Atlético Villalba “no ha presentado ningún papel tras los requerimientos de junio y julio. En septiembre se hizo otro, y tampoco nada”. De haber presentado la documentación en plazo, el Atlético Villalba hubiera cobrado la subvención municipal y ello hubiera constado en el documento oficial emitido por el Área de Deportes el pasado 15 de noviembre, con el desglose de cómo se han repartido los 116.000 euros destinados al Deporte de Collado Villalba.

atlético villalba
El presidente del club, Manuel Bermejo (tercero dor la derecha), flanqueado entre otros por el presidente de la RFFM, Paco Díez, y los concejales Carlos Sanz y Sonia Arbex / Fotografía: Twitter Atlético Villalba

Deuda arbitral

El otro frente abierto, el de la deuda arbitral, fue confirmado por el presidente del Comité de Árbitros de la RFFM, José Luis Lesma López, que tras situar el débito por encima de los 2.000 euros se pronunció en los mismos términos que el pasado mes de junio, cuando se dio un caso de morosidad similar en el CUC Villalba: “Los pagos por arbitrajes no son rígidos. Permitimos a los clubes acumular cierto saldo negativo, dentro de unos límites razonables. Con 500 euros, o incluso con 1.000 euros, no se actúa. Aunque también vemos el caso concreto, si el club en cuestión tiene un historial de atrasos, o no atiende a los requerimientos”.

En el caso del Atlético Villalba, Lesma López explica que el Comité de Árbitros ya ha puesto el caso en manos del Comité de Competición, que será quien active la segunda parte del protocolo: instar vía comunicado oficial a “regularizar la situación antes de 15 días”. El presidente de los Árbitros explicó además que “al estar acabando el año, y por tanto nuestro ejercicio económico, las cantidades se deben pagar antes del 31 de diciembre. Es una situación que no es nueva, hay muchos clubes a los que les pasa, demasiados, y no podemos tener excepciones”. Si el Atlético Villalba entrara en 2020 sin saldar la deuda, Competición dejaría de enviar árbitros a todos los partidos en los que actúe como local, algo que ya le sucedió al CUC Villalba en la última jornada de la pasada temporada (1 y 2 de junio). Al cierre de esta edición, este periódico no había podido recabar las explicaciones de Manuel Bermejo sobre la deuda arbitral.

Solidaridad con Txetxu

La delicada situación económica del Atlético Villalba no afecta a los pagos del primer equipo de Preferente, cuyo cuerpo técnico y plantilla se encuentran al corriente de pago y preparan con normalidad el choque de este domingo ante la Escuela Barrio del Pilar (10:00 horas), en un partido en el que el club tiene previsto donar la totalidad de la recaudación a la familia de Txetxu, el jugador del Baloncesto Villalba que sufrió un episodio de muerte súbita. Por otro lado, las fuentes consultadas también hablaban de una situación de estabilidad en el resto de equipos de la estructura atlética, que este curso asciende a 27 conjuntos de todas las categorías.  

Jaime Fresno