Se amplía la oferta cultural virtual en Madrid

En estos días en los que no podemos salir a la calle, debido a la situación actual, hemos tenido que sacrificar, al menos temporalmente, muchas de las actividades que nos llenan en nuestro tiempo de ocio; entre ellas, las relacionadas con el ejercicio en los centros deportivos o al aire libre, y muchas actividades culturales que nos ofrece nuestra ciudad y nuestra Comunidad.

Por ello, aplaudimos, hace pocos días, la iniciativa de la Comunidad de Madrid que propone una serie planes virtuales de cultura y turismo por la región madrileña que implicaba hacer posible un recorrido virtual por espacios naturales, exposiciones y museos de la Comunidad de Madrid. Dichos recorridos incluyen una serie de rutas virtuales, 15 para ser concretos, por el Parque Natural de la Sierra Guadarrama. Además, también mencionamos otras ofertas culturales, para visitar de igual manera, virtualmente, como las exposiciones Gran Sur o David Delfín, de la Sala Alcalá 31 y la Sala Canal de Isabel II, respectivamente, o la colección de Eugenio Arias del Museo Picasso de Buitrago del Lozoya, entre otras.

A ello, hay que sumar otras iniciativas como la del convenio entre el Ayuntamiento de Madrid y la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos (AEPJP), que dado que no podemos ir físicamente a los parques (que, de hecho, están cerrados), nos permite la visita virtual de los espacios verdes a través de la web Vivir los parques, donde tendremos acceso a la Dehesa de la Villa, los jardines del Buen Retiro o los de plaza de Oriente, entre muchos otros. Y el proyecto no solo se centra en Madrid, también tenemos disponibles parques de Barcelona (como el de Poblenou o el de Cervantes), de Valladolid, Oviedo, Santander, Málaga, etc.

El Teatro Real aporta su grano de arena

Por otra parte, también hemos sabido que el Teatro Real está ofreciendo acceso gratuito, estos días, a su plataforma de video “My Opera Player” para visualizar espectáculos de ópera, danza y conciertos que incluyen La Traviata de Verdi, El Oro del Rin de Wagner, Bodas de Sangre de Antonio Gades, entre muchos otros títulos disponibles en su catálogo. A este proyecto se ha sumado también el Teatre del Liceu, que está aportando títulos suyos a “My Opera Player”.

En definitiva, diversas opciones para intentar que nos afecte lo menos posible la reclusión en casa. Y, por lo que parece, este tipo de ideas están yendo en aumento, lo cual congratula, en tanto que muestran empatía y visión de conjunto de cara a la ciudadanía.

Es evidente que, aunque ahora tengamos mucho más tiempo al tener que permanecer en casa, con la oferta virtual que tenemos a nuestro alcance, aquellos que no vivan solos y planeen disfrutar de estas posibilidades en familia o pareja, van a tener que negociar cuál es la opción a elegir para hacer juntos. Nuestra pareja puede preferir una ópera gratuita mientras que a nosotros nos apetezca más un paseo virtual por la Sierra; o tal vez sea el momento de visitar unos de los parques de Madrid en familia y en modo 3D, y a nosotros nos atraiga más hacer ejercicio en casa o, simplemente, ver una serie.

Habrá momentos para todo y, evidentemente, hay que ceder y ser generoso; pero, como reza la popular frase, si jugamos bien nuestras cartas, es decir, que planteamos una estrategia para salirnos con la nuestra, podremos disfrutar de algunas de estas iniciativas para aligerar la carga de tener que estar en casa sin salir y, al mismo tiempo, satisfacer a los nuestros sin tanto sacrificio.

Lo que está claro es que la situación no es sencilla, y requiere paciencia. Son muchas cosas las que echamos de menos de nuestra vida habitual; puede pasarnos que echemos de menos aspectos cotidianos, como salir a la hora del almuerzo fuera de nuestra oficina, nuestros desplazamientos habituales en transporte público (si es así, por lo menos podemos visitar virtualmente algunos modelos clásicos del Metro de Madrid), o el café que hacemos con amigos en una terraza, entre otras tantas cosas. Pero, ahora, lo importante, es cumplir con nuestra parte y permanecer en casa.