Colmenarejo propone crear una nueva salida hacia la M-503 que afectaría a tres vías pecuarias

El alcalde plantea una vía que comunicaría la localidad con Villanueva del Pardillo, mientras Ecologistas en Acción rechaza el proyecto por su impacto en el Parque Regional del Río Guadarrama.

El alcalde de Colmenarejo, Fernando Juanas, se reunió hace unos días con el director general de Agricultura de la Comunidad de Madrid, Ángel Oteo, y con el responsable del Área de Vías Pecuarias, José Alberto Millán, con el objetivo de plantear a los responsables regionales la posibilidad de crear un nuevo acceso a la M-503, lo que afectaría directamente a tres vías pecuarias: el Cordel de la Espernada, la Vereda del Madroñal y la Colada de la Venta de San Antonio. Todas ellas discurren en dirección norte sur, desde el casco urbano de Colmenarejo hasta Villanueva del Pardillo.

Según manifestaba el regidor colmenarejano, esta nueva vía permitiría descongestionar la salida por Galapagar, en donde se producen importantes atascos en horas punta, «además de asegurar una evacuación rápida al Hospital Puerta de Hierro».

El alcalde de Colmenarejo, cn el director general de Agricultura y el jefe de Vías Pecuarias
El alcalde de Colmenarejo, cn el director general de Agricultura y el jefe de Vías Pecuarias

Rechazo de Ecologistas en Acción

Tras la propuesta hecha pública por el alcalde, Ecologistas en Acción ha mostrado su rechazo al proyecto, alertando del impacto que supondría, dado «habilitar esa conexión afectaría a suelos protegidos del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama y su entorno calificados como de Protección y Mejora, que también pertenecen al LIC/ZEC Cuenca del Río Guadarrama (ES311000) de la Red Natura 2000″.

Se trata, explican, de una red ecológica europea cuya protección y gestión tiene por objeto el mantenimiento o restablecimiento de la diversidad biológica, mediante la protección de los tipos de hábitats naturales y de las especies de flora y fauna silvestres de interés comunitario, «objetivos que, obviamente, no se compadecen con este tipo de proyectos».

El colectivo ecologista muestra su preocupación «por el hecho de que los responsables de la salvaguarda de las vías pecuarias madrileñas estén negociando su transformación en un vial motorizado». Esas vías pecuarias, al atravesar un espacio protegido, «deberían estar declaradas de interés natural», subrayan.

Una red fragmentada

Añaden además que esta actuación iría justo en sentido contrario de lo que necesita la Red de Vías Pecuarias en la Comunidad de Madrid, «una red fragmentada por las infraestructuras, degradada por miles de ocupaciones temporales, sistemáticamente usurpados sus anchos por cientos de colindantes y acogotadas por los vertidos ilegales». En este contexto, continúan, «resulta alarmante que dos administraciones públicas solo sean capaces de negociar una solución que pasa por comprometer el tránsito ganadero de las vías pecuarias, sus usos compatibles y complementarios y la reconocida función como corredores biológicos».

Ante estos hechos, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid y los vocales de la Sección de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid han solicitado información y explicaciones sobre este proyecto a la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Consejería de Medio Ambiente.

«Lo verdaderamente urgente es reforzar la protección y mejora de los espacios naturales y de las vías pecuarias, y no favorecer el uso masivo del vehículo privado», concluyen.

Send this to a friend