Blanca Fernández Ochoa, encontrada muerta en el pico de La Peñota, cerca de Cercedilla

Fue un vecino el que informó hoy a los agentes que se había encontrado con Blanca hace unos días y que le había dicho que iba a ir a caminar por esa zona. Por ello, se ha preparado una ruta específica, encontrando el cuerpo sobre las 13.30 horas gracias a uno de los perros de la Guardia Civil.

El cuerpo de la medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa, cuya desaparición fue alertada este sábado por la Policía Nacional, ha sido encontrado sin vida en el pico de La Peñota, cerca de Cercedilla, tal como se ha confirmado pocos minutos después de que se hiciese público que la Guardia Civil había encontrado el cadáver de una mujer en esta zona, a unos 1.900 metros de altitud. Según las primeras informaciones, podría llevar muerta entre siete y 10 días.

Fue un vecino el que informó hoy a los agentes que se había encontrado con Blanca hace unos días y que le había dicho que iba a ir a caminar por esa zona. Por ello, se ha preparado una ruta específica, encontrando el cuerpo sobre las 13.30 horas gracias a un perro guiado por un guardia civil que se encontraba fuera de servicio.

El pico de La Peñota tiene una altitud de 1.945 metros y el punto donde ha sido encontrado el cadáver es un lugar boscoso con poca visibilidad, por lo que los drones no la habían sobrevolado. La Peñota está a unas dos horas en el que se encontró el coche de Blanca, estacionado al menos desde el día 25 de agosto en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla.

Portavoces de la Policía han asegurado que la familia Fernández Ochoa ya ha sido informada, recibiendo la noticia en el puesto de mando donde se estaban centralizando el operativo de búsqueda. A la zona se ha trasladado el titular del juzgado número 5 de Collado Villalba, que se encontraba de guardia. Tras el levantamiento del cadáver, ha sido trasladado a dependencias forenses para la autopsia.

Los agentes que se han desplazado hasta la zona donde se ha encontrado el cuerpo, el Collado del Rey (a unos 1.700 metros), en las inmediaciones de La Peñota, han determinado que desde ese lugar no es posible precipitarse. El estado del cadáver, que ya presentaba síntomas de putrefacción, impedía cualquier otra valoración, pero al parecer las primeras inspecciones descartan que la ex esquiadora haya podido morir por algún traumatismo. En la mochila situada junto al cuerpo se ha encontrado, entre otros objetos, el ticket de la compra que realizó el día 24 en un centro comercial de Pozuelo.

Tras su traslado al Instituto Anatómico Forense, la autopsia será realizada este mismo jueves. Por el momento, la muerte violenta o por una caída accidental parece haberse descartado, de modo que el análisis forense determinará las causas del fallecimiento tras una desaparición que se investiga como voluntaria.

.

También ha trascendido que ha sido decisivo el testimonio de un vecino de Cercedilla que aseguró haberse encontrado con ella hace unos días. Blanca Fernández Ochoa le habría dicho que iba a hacer una ruta por la Sierra. Después, dio un beso a la estatua de su hermano ‘Paquito’ situada en el centro de Cercedilla y se santiguó.

La desaparición de la conocida esquiadora fue comunicada por la Policía Nacional el sábado, que la difundió a través de las redes sociales. Así, indicaba que había desaparecido una semana antes, el día 23, y que fue vista por última vez en Aravaca. Sin embargo, poco después se conoció que había visto por última vez el día 24 comprando queso manchego en una charcutería de un centro comercial de Pozuelo de Alarcón, tras salir de la casa en la que vivía junto a su hermana y su cuñado. En el supermercado llevaba ropa de ‘trekking’ y había comunicado a familiares que iba a pasar cuatro días “en el norte”, sin concretar la ruta.

Por otro lado, sobre las seis de la mañana del día siguiente un corredor vio el coche de Blanca estacionado en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla, localidad a la que ha estado estrechamente vinculada desde pequeña, por lo que todos los esfuerzos de búsqueda se centraron allí, una vez comunicó la familia su desaparición.

Desde el domingo se había montado un dispositivo de búsqueda en la zona de la Sierra de Cercedilla, el mayor de la historia de la Comunidad de Madrid. Así, hasta hoy se han configurado 12 rutas por día compuestas por más de 300 personas, entre profesionales y especialistas (guardias civiles, policías nacionales, policías locales, agentes forestales, bomberos y Protección civil), además de voluntarios.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Cercedilla ha hecho público un comunicado en el que indicaba que en el pleno extraordinario celebrado esta tarde se ha decidido, “por expreso deseo de la familia de Blanca Fernández Ochoa, continuar con la celebración de nuestras Fiestas Patronales en honor a la Natividad de Nuestra Señora”. No obstante, se ha acordado mantener la bandera del municipio a media asta y guardar un minuto de silencio antes de la lectura del pregón e inicio oficial de las fiestas. El pleno ha mostrado sus condolencias y “total disposición a la familia para todo aquello que pudiera necesitar”.

Blanca Fernández Ochoa, en Cercedilla el día del entierro de su hermano Paco, en noviembre de 2006 / Rafa Herrero