El 28-A en la Sierra: PSOE y Ciudadanos se reparten las victorias en la mayoría de municipios tras el descalabro del PP

Cuando apenas queda un mes para las elecciones municipales, las generales celebradas este domingo han supuesto una auténtica debacle para el Partido Popular también en las localidades de la Sierra, perdiendo la posición hegemónica que venía ocupando desde hace años. De porcentajes en la mayoría de los casos rozando o superando el 40% cuando era primera fuerza política con claridad, los populares han pasado a moverse en una horquilla que va del 16 al 22%, situándose en la mayoría de los casos como tercer o cuarto partido en número de votos. En el lado opuesto, PSOE y Ciudadanos mejoran sustancialmente sus resultados, repartiéndose la victoria parcial en la mayoría de localidades, mientras que Vox irrumpe de manera muy notable, superando con holgura la media de la Comunidad de Madrid, lo que explica en parte el hundimiento del PP en uno de sus feudos tradicionales. Tampoco sale bien parado Unidas Podemos, que pierde entre 4 y 5 puntos en buena parte de los municipios serranos, con un resultado por debajo de su media en la región.

Es sintomático el caso de Collado Villalba, donde el PSOE crece más de 8 puntos respecto a las generales de 2016, alcanzando el 27%, mientras que el Partido Popular se deja la mitad de los votantes (de 10.738 a 5.255), pasando del 36 al 15,9% y quedándose como cuarta fuerza, por detrás de socialistas, de Ciudadanos (que pasa del 18,9 al 21,6%) y también de Unidas Podemos, que logra aquí uno de sus mejores resultados en la comarca, con un 17,5%, lo que no evita una caída de cinco puntos frente a los resultados de los anteriores comicios. Completando el panorama político en esta localidad, Vox engorda hasta el 14,3% con todo lo que pierde el PP.

Tampoco salen mejor parados los populares en Galapagar, donde la sangría de votos aún es mayor en beneficio de la formación de Santiago Abascal: de 6.649 en las generales de hace cuatro años a los 3.080 de ahora, con un 17% (antes era un 41,2). Este castigo se traduce directamente en crecimiento de Vox, que supera a los populares por 250 votos y escala hasta el tercer puesto (18,4%), sólo por detrás de PSOE, que es el partido más votado con casi un 24% (8 puntos más que en 2016), y Ciudadanos, cuyo crecimiento es más limitado (del 20 al 21,7%). En cuanto a Unidas Podemos, retrocede del 19,7 al 15,9%.

El enorme retroceso del PP da paso al triunfo de los socialistas en localidades donde llevaban años acumulando derrotas en generales y municipales, caso de Becerril de la Sierra, donde el PSOE gana con un 22,7%, un punto y medio por encima de Vox (21,3%), mientras que los populares caen hasta el tercer puesto (del 44,4 al 19,6%). Ciudadanos experimenta aquí una ligera subida (18,3%) y Unidas Podemos cae hasta el 15,6%. Uno de los mejores resultados de la formación morada se registra en Cercedilla, donde a pesar de perder cinco puntos obtiene casi el 20,5%, situándose como segunda fuerza, sólo por detrás de un PSOE que se dispara del 18,9 al 27%. También es notable el crecimiento de Ciudadanos (19,2%), en tanto que el PP retrocede hasta el cuarto puesto, con un 16,3%, y Vox se queda en el 14%.

La victoria socialista se reproduce en Collado Mediano (casi un 22% de los votos), con Ciudadanos en segunda posición (20,7%) y el PP cayendo hasta la tercera (19,4%, cuando venía de un 42,7%). Como en otras localidades, la sangría popular deriva en crecimiento exponencial de Vox (17,4%), mientras que Unidas Podemos se deja casi cinco puntos (16,6%).

La notable subida del PSOE en la Comunidad de Madrid, donde gana las generales después de tres décadas de dominio del PP, se extiende también a Colmenarejo, con un 24,1%. Ciudadanos aquí es segundo (22%), Unidas Podemos alcanza el 18,1 y Vox supera al PP (17 frente a 15,6%).

También resulta significativa la victoria del PSOE en El Escorial, pasando de cuarta a primera fuerza política (del 16,4% en 2016 al actual 24,5), mientras que los populares pierden más de 1.600 votos y pasan del 40,8 al 18,2%, viéndose superados por Ciudadanos (20,1%) y conteniendo a duras penas el empuje de Vox (17,6%). La concentración del voto en la lista de Pedro Sánchez hace que, como en la gran mayoría de localidades, Unidas Podemos retroceda hasta el 16,5%.

Otro bastión tradicional del PP, Guadarrama, cae esta vez del lado del PSOE (23,2%), en tanto que los de Pablo Casado se dejan más de la mitad de sus apoyos (del 19,7 al 44,4%), cediendo en el tablero electoral ante el crecimiento de Ciudadanos (20,3%) y especialmente de Vox (20,1%). Unidas Podemos obtiene aquí un 13,7%.

La historia se repite en Hoyo de Manzanares, con los socialistas pasando de la cuarta a la primera posición (20,8%) y el PP en caída libre (18,9%), mientras que Ciudadanos consolida su segundo puesto (21,6%), Vox sube hasta el 18,5% y el partido de Pablo Iglesias se queda en el 16,1%.

Los populares únicamente conservan el primer puesto en Los Molinos, con un 23,7% de los votos (muy lejos del 47,7 obtenido en 2016), localidad donde el PSOE alcanza el 23,4%, Ciudadanos y Vox el 18,9% y Unidas Podemos pierde fuelle hasta el 12,8%.

La victoria molinera de los populares acaba convertida en espejismo al continuar el recorrido por otras localidades de la Sierra, como Moralzarzal, donde el PP pasa del 40,4 al 17,4%, superando por apenas dos décimas a Unidas Podemos (17,2%), mientras que Vox obtiene el 15,6%. Por delante, el PSOE crece más de 7 puntos, hasta el 23,2%, sólo ocho votos por delante de Ciudadanos (23,1%).

En San Lorenzo de El Escorial, donde el Partido Popular llevaba años acumulando contundentes victorias en las generales, la división del voto en la derecha también propicia el triunfo del PSOE, con un 23,8% (ocho puntos más que en 2016), frente al 20,4% de Ciudadanos, el 19,7 del PP, el 17,6 de Vox y el 15,2% de Unidas Podemos

El descalabro del PP se extiende a feudos históricos como Las Rozas, donde se ve superado por Ciudadanos como partido más votado en las generales tras crecer del 23,5 al 27,4%, mientras que los populares caen nada menos que 26 puntos (del 49,5 al 23,3%), propiciando la meteórica subida de Vox (terceros con casi un 19,4%). El PSOE queda aquí por debajo de la media regional, con solo un 18% (en todo caso, seis puntos más que en 2016), y cierra el panel electoral Unidas Podemos, con un 9,2%.

La formación que lidera Albert Rivera también gana en Alpedrete (23,9%), localidad donde el PSOE crece hasta el 21%, mientras que el PP se desmorona (del 42 al 18,4%), quedando sólo ocho décimas por delante de Vox (17,6%), mientras que el partido de Pablo Iglesias reproduce la tendencia general y se deja cuatro puntos (15,65).

El partido naranja se anota otra victoria en El Boalo, con un 21,9%, superando por la mínima al PSOE (21,1%), mientras que el tercer puesto corresponde a Unidas Podemos (18,9%) y el cuarto a Vox (18,7%). De nuevo, el retroceso del Partido Popular es histórico, perdiendo más de la mitad de sus votantes en 2016 y pasando de ganar con claridad en 2016 (40,3%) a caer hasta el quinto puesto con solo un 16,5%.

Ciudadanos también sale reforzado en Valdemorillo, con un 22,4%, por delante de PSOE (21,4%), Vox (19,7%), PP (en un nuevo desplome, del 42,2 al 18,4%) y Unidas Podemos (14,7%).

Las victorias dentro de nuestra comarca para la formación de Albert Rivera se completan con la obtenida en Torrelodones, municipio donde Ciudadanos logra uno de sus mejores resultados en la Comunidad de Madrid (26,5%), mientras que el PP pierde su primera posición en las generales (del 48,9 al 21,4%) por la fuga de apoyos hacia Vox, que pisa los talones a los populares (20,7% y apenas 93 votos de diferencia). El PSOE, aun quedando en cuarta posición, mejora sus resultados de forma significativa (del 11,9% en 2016 a un 17,8), a costa del retroceso de Unidas Podemos (10,6%).

Especialmente llamativo resulta que, dentro de nuestro ámbito de cobertura, el Partido Popular -acostumbrado a un dominio casi hegemónico- se vea superado en victorias parciales por Vox. Mientras que los de Pablo Casado únicamente son la fuerza mas votada en Los Molinos, la formación de Santiago Abascal se impone en dos localidades que habitualmente votaban con fuerza al PP: Navacerrada (23,8%) y Robledo de Chavela (22,2%). Los populares se tienen que conformar con la segunda y tercera posición, respectivamente, dejándose en ambos casos más de 26 puntos, mientras que el PSOE crece hasta situarse en el entorno del 22%, Ciudadanos se tiene que conformar con el cuarto puesto (17-18%) y Unidas Podemos cierra este panel electoral que ha supuesto un vuelco sin precedentes en todas las localidades, a la espera de lo que puedan deparar -ahora ya con el concurso de los grupos independientes- las elecciones municipales que tendrán lugar el próximo 26 de mayo.