Alpedrete revive la gala de los Goya con el director y los mayores del cortometraje “Cabezas Habladoras”

goya los llanos 2“Bienvenidos a la primera edición de la Gala de los Premios Goya en Alpedrete”. Así presentaba la directora de la residencia Los Llanos Vital el acto que tuvo lugar a mediodía de este miércoles en el abarrotado salón de actos de este centro, donde se congregaron numerosos mayores, así como familiares, trabajadores y varios ediles del Ayuntamiento alpedreteño. A continuación, se dio pasó a un vídeo con el que revivir la ceremonia que se celebró en la noche del pasado sábado: primero, la lectura de los nominados al mejor cortometraje documental y después el clásico “y el Goya es…”. No hubo sorpresas, porque ya era de todos conocido que el premio fue para “Cabezas Habladoras”, de Juan Vicente Córdoba, pero dio igual: no faltó la ovación para el director, ni tampoco un discurso emocionado para compartir el galardón con Julia Doménech, Amelia Caro, Amparo Alarcón y Julia Olavide -todas ellas residentes en Los Llanos y que aparecen con sus testimonios en este corto-, así como con Sebastián, de la vecina residencia Nuestra Señora del Pilar. Faltó a la cita Carmen, que falleció hace unos meses y cuyas palabras cerraban precisamente este trabajo, pero también hubo un recuerdo para ella.

goya los llanos 9

Antes del coloquio con el director y las propias residentes de Los Llanos, Juan Vicente Córdoba subrayaba que había sido “una experiencia muy buena y muy humana”, señalando que los testimonios de estos mayores habían sido “absolutamente profundos”. “Me siento feliz por su trabajo y porque el esfuerzo que pusieron para rodar, más aún teniendo que muchos tienen entre 90 y 100 años, se ha visto recompensado de esta manera”.

Un mosaico de vida

“Cabezas Habladoras”, explicó el director, “es un mosaico de vida humana y de testimonios que configuran 100 años de la sociedad española. Partimos con dos preguntas muy sencillas, pero a la vez muy difíciles de contestar, que son ¿Quién eres? y ¿Qué deseas de la vida?, empezando con un bebé recién nacido, que solo sonríe y para el que todo el futuro está por llegar, y vamos pasando luego por generaciones distintas y de profesiones y extractos sociales muy diversos, hasta cerrar el cortometraje con una persona de 100 años. Evidentemente, no es lo mismo lo que desea un adolescente que una persona a partir de los 80 años, porque su testimonio es más complejo y más amargo, pero también mucho más humano, y es esa parte final la que rasca y llega al corazón de las personas que ven el corto”, indicaba Juan Vicente Córdoba, destacando la espontaneidad que mostraron las personas mayores que participaron en este trabajo: “Han vivido tantas cosas que ya no se callan nada, se pueden permitir ser espontáneos y decir lo que les venga en gana”.

goya los llanos 3

Después recordaba que esta idea surgió hace tres o cuatro años, aunque “la espoleta que hizo que dejara otros proyectos y que me metiese con este corto es un proceso que sufrió mi madre de principio de Alzheimer, que se complicó con un ictus; de repente pasas de estar viviendo todos los días con ella a tener que ingresarla en una residencia de ancianos en Zarzalejo”. “Ese momento de mi vida precipita las cosas y me hace querer llevar a cabo esta historia, por lo que comporta este siglo de existencia”, añadía.

En cuanto al poso personal que le había dejado este corto, Córdoba lo tenía claro: “Siempre crezco con mis películas y me modifican. Ese viaje me transforma, me hace mejor persona, por eso me gusta el cine”.

goya los llanos 6

Junto al director se encontraban los cinco mayores que -además de la fallecida Carmen- participaron en “Cabezas Habladoras” y que también tuvieron tiempo este miércoles de recordar cómo había sido esta experiencia. “Es algo que no esperaba tener en mi vida, esto me supera”, afirmaba Amparo Alarcón, que cumplirá 90 años en mayo. “De no ser nadie más que una vieja, un vejestorio, de repente todo el mundo quiere hablar conmigo, eso es como si te cae una losa encima, y menos mal que a mí no me corta nadie hablando”.

Otro Goya con sabor alpedreteño

Al acto acudió también José Luis Alcaide, vecino de Alpedrete y sonidista de “Frágil Equilibrio”, que ganó el Goya como mejor película documental. “Es una guinda absoluta a un recorrido tremendo, incluyendo todo el paso por salas”, explicaba, destacando el mensaje “social y por el trabajo colaborativo” que pretende lanzar este documental. “Es un trabajo muy de artesano, que comenzó con una entrevista a Pepe Mújica en Uruguay, y a raíz de ahí se construyó una red de historias en distintos lugares: en el monte Gurugú, en Madrid con los desahucios y en Japón con la adicción al trabajo”, indicaba Alcaide, recordando que Mújica, tras ver el documental, les dijo que “el mundo no lo cambian las películas, sino las personas, pero lo cambian más las personas que ven películas y debaten después”.

“Haber podido colaborar en este documental ha sido una de las mejores experiencias profesionales posibles, no solo por el desafío técnico respecto al diseño sonoro, sino por la narración social que engloba y que demuestra que todos los seres humanos somos mucho más parecidos de lo que creemos y que la vida es lo primero que debemos respetar a nivel global”, manifestaba este vecino de Alpedrete con el que se completó esta particular gala de los Goya.

Texto: Enrique Peñas / Fotografías: Rafa Herrero

goya los llanos 1

goya los llanos 10