El hombre herido en el boloencierro de Mataelpino sigue en coma inducido

El hombre de 42 años que resultó herido de carácter grave el sábado en el boloencierro de Mataelpino tras ser golpeado por una bola de 300 kilos de peso permanece en coma inducido desde entonces. Así lo ha indicado el alcalde de la localidad, Javier de los Nietos, quien ha añadido que no ha habido "ningún empeoramiento" del paciente, cuyo pronóstico sigue siendo reservado, y que se encuentra "estabilizado" en un hospital madrileño. No obstante, ha apuntado que los médicos están a la espera de cómo evoluciona el herido ante la bajada de sedación que los sanitarios le han practicado en las últimas horas. El regidor ha explicado que, después de las primeras horas tras el accidente, el proceso de recuperación "es más lento" y hay "pocos cambios en el día a día".

boloencierro 7El hombre de 42 años que resultó herido de carácter grave el sábado en el boloencierro de Mataelpino tras ser golpeado por una bola de 300 kilos de peso permanece en coma inducido desde entonces.

Así lo ha indicado el alcalde de la localidad, Javier de los Nietos, quien ha añadido que no ha habido “ningún empeoramiento” del paciente, cuyo pronóstico sigue siendo reservado, y que se encuentra “estabilizado” en un hospital madrileño. No obstante, ha apuntado que los médicos están a la espera de cómo evoluciona el herido ante la bajada de sedación que los sanitarios le han practicado en las últimas horas.

El regidor ha explicado que, después de las primeras horas tras el accidente, el proceso de recuperación “es más lento” y hay “pocos cambios en el día a día”.

El accidente se produjo el sábado, en la segunda cita de los boloencierros, en su versión para mayores, en los que los participantes no corren delante de un toro sino de una gran bola de resina sintética forrada con una capa de caucho, por lo que la bola pesaba 300 kilos frente a los 100 kilos de otros años.

El día anterior resultó herido otro hombre, cuya evolución fue “muy favorable” y recibió el alta hospitalaria a las 24 horas.

Mataelpino, localidad de 1.700 habitantes y situada a 55 kilómetros al noroeste de la capital, puso en marcha este peculiar encierro hace siete años, por ser una opción más barata que los encierros taurinos y también menos peligrosa, y la idea se ha expandido por otros municipios de la región y ha traspasado este verano las fronteras de la Comunidad tras celebrarse también en La Granja (Segovia).

La esfera ha sido reforzada para esta edición con un remate de caucho para que la bola, de tres metros de diámetro, no se parta por la mitad como ocurrió el año pasado.