Los propietarios del Canto del Pico, en Torrelodones, tienen un mes para presentar un proyecto de rehabilitación

palacio-canto-del-pico 2La Comunidad de Madrid ha instado a los propietario del palacio del Canto del Pico de Torrelodones a que elaboren un proyecto de rehabilitación de la infraestructura en un plazo de un mes.

En una nota de prensa, el PSOE de la localidad se ha mostrado satisfecho por esta decisión tras cinco meses de “presión” desde la creación de un grupo de trabajo en el Consejo de Cultura que se centre en estudiar las posibles soluciones.

“Nos sentimos muy satisfechos de que, gracias a la presión que hemos ejercido en todos los ámbitos, la Comunidad de Madrid haya instado a los propietarios de este emblema de nuestro pueblo a que elaboren un proyecto de rehabilitación en el plazo de un mes”, ha señalado el partido.

La constitución del grupo de trabajo sobre el Canto del Pico salió adelante con el apoyo de todos los grupos municipales, “pero no sin el escepticismo de quienes precisamente tienen responsabilidad de gobierno aquí en nuestro pueblo, Vecinos por Torrelodones, y en la Comunidad de Madrid, el Partido Popular”.

En este sentido, la formación se congratula de que esta iniciativa de los socialistas haya servido de “revulsivo que el Canto del Pico necesitaba tras décadas de abandono por parte de todos”.

palacio-canto-del-picoEl Canto del Pico, construido en los años 20 por José María de Palacio y Abárzuza, tercer conde de las Almenas, en una finca de 800.000 metros cuadrados del Parque Regional del Manzanares, ha estado íntimamente ligado a la historia de Torrelodones y de España: en sus escaleras falleció en 1925 una de las grandes figuras de la política española de comienzos del siglo XX, Antonio Maura.

Y desde sus atalayas el general Miaja dirigió la decisiva batalla de Brunete, durante la Guerra Civil (1936-1939), después de la cual el conde donó el edificio al dictador Francisco Franco.

En 1988, la familia Franco vendió el inmueble a la empresa privada Stoyam Holdings, que pretendía explotarlo turísticamente.

El valor artístico y paisajístico del palacio y su carácter emblemático para Torrelodones fue destacado en 1928 por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que lo definió como “edificación suntuosa que no tiene paridad ni aproximada con ninguna otra” y destacó su situación privilegiada sobre un monte desde el que se divisan hasta 37 pueblos.