María Rosa Calvo-Manzano, la Dama del Arpa: toda una vida dedicada a la música

EL AYUNTAMIENTO DE VILLALBA SE UNE A LA PETICIÓN DEL PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS DE LAS ARTES 2017

arpista 2Quedamos con ella en la Escuela de Música y Danza de Collado Villalba que lleva su nombre, María Rosa Calvo-Manzano (1946), conocida en todo el mundo como la Dama del Arpa. Llega llena de energía, acompañada por su marido, con el que se casó hace diez años en la iglesia de Santa María de El Paular, envuelta en un abrigo -es una mañana fría- y con una bufanda de alpaca “que tiene más de 60 años, pero está como nueva, me la regaló mi madre en uno de mis primeros conciertos”, nos cuenta. Y es que los recuerdos de su familia y sus primeros años en la música marcan la entrevista a esta villalbina de adopción -vive en Villalba entre mayo y octubre y el resto del año en Madrid y viajando por todo el mundo, “voy con frecuencia a Japón”, nos dice-.
Ahora, este Ayuntamiento se ha unido a la petición de apoyo a su candidatura a Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017. Habrá que esperar al mes de mayo para conocer si la campaña iniciada en chage.org ha dado sus frutos y se convierte en la primera mujer música española galardonada con el más alto premio del país dedicado al arte. Un colofón a una carrera plagada de reconocimientos, como la Medalla de Honor al Mérito Artístico del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial. “Tuve muchos cuando era estudiante en concursos internacionales y en cuanto fui catedrática -la más joven de España tras Menéndez Pelayo-, cambié la dinámica de mi vida, me viene de París -allí obtuvo una beca Marx en la Sorbona y estudió en el Conservatorio- a Madrid y empezé a tener premios porque quizás hacía cosas que eran importantes. Los premios han sido un estímulo en mi vida, este sería algo maravilloso, pero es un sueño y no me va a cambiar la vida si no lo consigo. Compito con 400 personas geniales del mundo entero, que seguro que tienen más méritos para ganarlo que yo. El premio ya lo tengo con la respuesta que me han dado mis amigos, que la gente te demuestre su cariño, es el mayor premio”. A la excelencia profesional de María Rosa se une la humildad que le enseñó su madre. “Ella me decía: eso que tienes te lo ha dado Dios e igual te lo puede quitar, así que tienes que saber administrar ese talento”.

 

Constancia
arpista 3“Todo lo he hecho muy deprisa en la vida, pero no he hecho las cosas de manera precipitada sino que he puesto mucha ilusión. En la vida es muy importante el azar, estar en el sitio oportuno, en el momento adecuado y preparada para estar. Yo he tenido mucha suerte en la vida pero como decía un amigo “Que la musa me pille trabajando”, por eso es tan importante la constancia, es una virtud que la tenemos que tener en todos los aspectos de la vida”. Y María Rosa predica con el ejemplo y cada día se ejercita físicamente para “tener los músculos siempre ágiles y a punto”.
Constancia, esfuerzo, disciplina y ¿sacrificio? “No, la palabra “sacrificio” es cuando haces algo que te está costando un esfuerzo enorme, pero el arte nunca puede ser un sacrificio, sino un placer. Estudias música porque te gusta y tienes esa sensibilildad y cuando das un concierto y tienes el estímulo del público reconociendo lo que estás dando es una maravilla. La excelencia solo se consigue con una constancia diaria y nunca pensar que lo sabes todo. Yo pienso que no sé nada y tengo que seguir estudiando”. María Rosa tiene la carrera de Filosofía y Letras – “porque le gustaba a mi padre”- y dos tesis doctorales que obtuvo cuando, por la ley de incompatibilidades perdió una de sus plazas que había ganado por oposición -en la Orquesta de RTVE y en la cátedra-. “Al principio me dio un poco de rabia que me robaran una plaza que había ganado yo, pero luego lo ví como una oportunidad para tener tiempo libre y hacer las tesis”.
Este optimismo “me viene porque lo que hago me hace feliz”. María Rosa ha elevado el arpa a las cotas más altas, consiguiendo que haya pasado de ser un instrumento desconocido. “Tiene una connotación femenina, por su fisonomía es muy estético. Yo he tenido más alumnas que alumnos, pero en la música no debe haber género sino interpretación y el mejor arpista del mundo es el español Nicanor Zabaleta”.

 

Empezó a los 4 años
“Empecé a estudiar música a los 4 años, cuando no sabía leer ni escribir, con lo que para mí, la música es mi lenguaje más íntimo, y a los 8 dí mi primer concierto”. y desde entonces no ha parado -lleva más de 3.000 actuaciones por todo el mundo y cuenta con más de 200 libros en su biografía personal-. “Esos primeros conciertos fueron muy importantes porque quien no se haya subido nunca a un escenario, no sabe el impacto que te da el público, pero a los 8 años era un juego para mí, no tenía la sensación de que hacía algo importante y me regalaban bombones, cuentos, muñecas, que me hacían mucha ilusión, y cuando tuve ese sentido de responsabilidad, tenía tanto hábito de tocar en público, que me parecía normal. Siempre antes de un concieto estoy muy nerviosa y desconcentrada; el momento antes de empezar es horroroso y pienso, si me pudiera marchar, lo haría; pero luego subo al escenario y me olvido de todo, siento una felicidad enorme, no existen ni el espacio ni el tiempo sino una elevación espiritual muy grande”.
“En la familia de mi madre, tres generaciones intentaron tocar el arpa. Mi bisabuelo fue el último gobernador de Manila y allí nadie enseñaba arpa; las siguientes generaciones, casadas con militares, en sus destinos, tampoco había nadie así que mi madre dijo que si tenía una hija sería arpista”.

 

María Rosa donará un arpa a los alumnos de la Escuela de Música

“Estudiar arpa es complicado”, reconocen en el área de Cultura de Collado Villalba, “es un instrumento muy caro que muchas familias no se pueden costear”. Ahora será más fácil: María Rosa donará una de sus arpas -valorada en más de 60.000 euros- al municipio. “Son arpas especiales, no se hacen en serie, sino artesanalmente según mis peticiones”. Sin duda la generosidad es otro de los rasgos que definen a esta arpista. En Collado Villalba lleva celebrando conciertos, ciclos y festivales de manera desinteresada en la Escuela de Música, a la que ha donado varios ejemplares  de sus libros. El próximo viernes 21 de abril, a las 19.30 horas, dará un concierto gratuito (previa invitación que se recogerá en la Casa de Cultura) bajo el título “Desde el Siglo de Oro de los grandes místicos como Santa Teresa y los magistrales literatos como Cervantes al nacionalismo español de vitalidad suprema”. Por su parte, el Ayuntamiento va a crear unas becas para estudiar en la Escuela de Música con su nombre y organizará una exposición de fotografías cedidas por ella.