Valdemorillo homenajea a Pepa Garrido en su adiós a los escenarios

Velada muy especial la que se anuncia para este viernes 25 de octubre en Valdemorillo, con una protagonista de excepción, Pepa Garrido, que sube a estas tablas donde ya representó la primera función teatral programada en la Giralt Laporta para despedirse ahora de ellas volviendo a meterse en el ‘papel’ de su vida, el que la lleva a dar lo mejor de sí misma a sus vecinos. A la par nerviosa y emocionada, pero seguro con la chispa y entusiasmo que la caracterizan, Garrido retorna ahora bajo los focos para interpretar en solitario, “no un monólogo, toda una obra de teatro”, como ella misma insiste en destacar, para dar voz y forma a “Una mujer en la ventana”, siguiendo la versión original de Manuel Heredia y Juan Margallo, bajo la dirección de Esther Gala, tan conocedora de lo que representa para el municipio esta simpática jienense de nacimiento pero valdemorillense de vocación, que ha querido elegir precisamente este título para rendirle homenaje.

Un reconocimiento más que merecido, una ovación que sin duda le va a tributar el público que arropará a quien ya en 2015 recibió de este Ayuntamiento la Medalla al Mérito Artístico por la meritoria labor que ha seguido en favor de esta villa, donde reside desde hace 61 años. Incansable, decidida, capaz de dar forma a tantas ideas que han contribuido a alentar la vida cultural del municipio, a sus 87 años Pepa protagonizará una función en la que hará palpitar ese mismo cariño y dedicación que la hicieron crear en 1994 la Asociación de Vecinos ‘La Tenería’, así bautizada en recuerdo a un elemento tan ligado al pueblo como sus antiguos lavaderos y que pronto fue semilla de muchos más proyectos.

Protagonista de la vida cultural en Valdemorillo

Sólo unos meses después nacía la Banda de Música que sigue elevando sus notas gracias a su inconfundible tesón, y más tarde, en 2001, el grupo de teatro Talía. Ella fe una de las cuatro integrantes del primer reparto que salió a escena en esta Casa de Cultura. Lo hizo para poner voz al sainete titulado “El sexo débil”, título paradójico en su caso, porque más que fortaleza es lo que continuamente ha ido demostrando la también artífice de dotar a Valdemorillo de una primera coral polifónica y de un coro rociero con el que supo traer lo que le gusta de su tierra “a su pueblo de adopción”, como le siente desde que llegara aquí procedente de Aldeahermosa de Montizón, donde nació.

Pendiente siempre de compartir esta apuesta en favor de la cultura local, en ella Valdemorillo encuentra “un formidable ejemplo de participación, de implicación, una capacidad para hacer que sus aportaciones vayan en beneficio de todos sus convecinos”. Porque quien la conoce lo sabe, Pepa siempre sigue y seguirá implicándose en pro de Valdemorillo.

En este sentido, el Ayuntamiento la acompañará también en este peculiar adiós al escenario, ya que, tanto el alcalde, Santiago Villena, como la concejal de Educación y Cultura, Eva Ruiz, y demás miembros de la Corporación se contarán entre quienes le tributen este gran homenaje.