Valdemorillo repone ya los árboles que tuvo que talar en la calle de La Fuente por riesgo de caída

Con la máxima celeridad se anunciaban las tareas de reposición del arbolado que hubo de ser talado el pasado sábado 11 de julio como acción preventiva, dado el grave riesgo de caída que presentaba por el mal estado de conservación en el que se encontraban los tres olmos que fueron retirados. Y tan sólo tres días después, una vez completadas las labores de rebaje de los tocones, así como la preparación y limpieza de los alcorques, los operarios municipales se esforzaron en la mañana de este miércoles 15 en dejar completada la plantación de los tres tilos que quedan situados exactamente en la misma ubicación de los ejemplares talados en la calle de la Fuente.

Se cumple así el compromiso del concejal de Medio Ambiente y Limpieza, Carlos Isidro López, dando por concluida una actuación más de las que se enmarcan en el objetivo defendido por el equipo de gobierno local para prestar permanente atención al cuidado y saneamiento del arbolado público, “porque además de velar por la seguridad de los vecinos y viandantes en general, para nosotros también resulta prioritario tratar de garantizar la correcta conservación y estampa que debe ofrecer nuestro patrimonio natural, incluido el urbano”.

Una especie ornamental y limpia

En este sentido, y como igualmente destaca el edil, la nueva especie ahora elegida para esta plantación, el tilo, “resulta al mismo tiempo ornamental y limpia”, de modo que se adecúa a la zona donde se ha desarrollado toda la intervención, en pleno casco histórico de la localidad, en las inmediaciones del Consistorio. Es más, atendiendo precisamente a la imagen que corresponde a esta vía urbana, una de las más transitadas de Valdemorillo, los tres árboles adquiridos ahora en un vivero del municipio, “ya que en todo momento hemos aprovechando medios humanos y materiales propios y los recursos existentes en nuestro pueblo”, presentan, en cuanto a tamaño, “el mayor posible para que, adecuándose a los respectivos alcorques y dado el cepellón que tienen, agarren y se logre mejor la continuidad de estos ejemplares”.

Precisamente se abre ahora un período de especial seguimiento para observar la evolución de los tres ejemplares que han sido plantados sobre una base de tierra enriquecida con gran cantidad de sustrato “muy rico”, y cuyo riego y mantenimiento   centrarán parte del control a seguir. “Ya van abriendo rama y confiamos que sus copas vayan adquiriendo un buen porte a muy corto plazo”, asegura López, quien supervisó personalmente los trabajos de colocación de los tres tilos.