La Agrupación de Protección Civil de Valdemorillo recibe la Medalla de Honor de esta Villa por su “incansable esfuerzo”

El recuerdo y la emoción marcaron el solemne acto de entrega de distinciones que el Ayuntamiento sí quiso mantener en la agenda del pasado 2 de febrero, festividad de la patrona, la Candelaria, “por ser el evento más significativo para Valdemorillo,  porque reconoce, ensalza y premia a sus vecinos más ilustres, a quienes alientan su desarrollo y le dan vida con su esfuerzo e ilusiones”. Y es que, cerrado al público como una limitación más de las impuestas por la pandemia, el Auditorio fue escenario de la entrega de la Medalla de Honor de esta villa a los miembros de la Agrupación local de Protección Civil, un grupo de hombres y mujeres, 22 en total, “absolutamente excepcional” que desde siempre viene desempeñando una labor altruista y vital, ya que todos ellos desarrollan sus cometidos de forma voluntaria, “una ejemplar humanidad y formidable vocación de servicio público que, desde que se decretara el estado de alarma por la pandemia, les ha hecho aún crecerse en su responsabilidad para convertirles en todo un referente de solidaridad, entrega y tesón. Tanto que, mostrando su respaldo a los condecorados, también ha querido estar presente el Director General de Seguridad, Protección Civil y Formación de la Comunidad de Madrid, Luis Miguel Torres.

Precisamente en reconocimiento a los incansables y permanentes esfuerzos mantenidos “en el peor de los años posibles, sirviendo en un día a día sin precedentes, sin dudar nunca en dar el paso adelante para mostrar su coraje y su bondad”, la distinción entregada ahora viene a refrendar el agradecimiento, la admiración y el enorme homenaje que el Consistorio, y por extensión todo el pueblo, tributan así a quienes han sido, como ha recordado el regidor, “la mano tendida para quien lo necesita, la respuesta de auxilio ante cualquier urgencia, la dedicación y el valor que ayudan a superar tantas situaciones de emergencia”.

Más de 3.300 horas de servicio

De hecho, 2020 demostró de lo que son capaces estos voluntarios, ya que con 3.339 horas de prestación de servicio, a las que cabe añadir las otras muchas invertidas en formación, se involucraron en gran número de actuaciones y proyectos, facilitando la compra y entrega a domicilio de alimentos y medicamentos a muchos de los vecinos, en especial a los más mayores, así como el reparto de los menús escolares a familias desfavorecidas, al tiempo que fabricaron mascarillas, gorros de tela y hasta pantallas de protección facial y protectores para las orejas para el uso de mascarillas realizadas en impresoras 3D y policarbonato, que ellos mismos se encargaron de distribuir entre un buen número de hospitales, así como en residencias de ancianos, clínicas dentales y centros de salud.

Una extraordinaria voluntad y capacidad a la hora de proporcionar soluciones “que hacen sentirse un poco mejor y más feliz a todos los vecinos que necesitan su ayuda y la obtienen”, y  que volvió a ponerse claramente de manifiesto semanas atrás durante el histórico temporal de nieve que dejó la borrasca Filomena, efectuando intervenciones de todo tipo. Una buena razón por la que el alcalde, Santiago Villena, no ha dudado en pedirles a todos y cada uno de los distinguidos “que sigan siendo así, auténticos, y ejemplo de tantas cosas buenas”.

Palabras de gratitud como las que también les dedico la concejal de Educación y Cultura, Eva Ruiz, en otra de las intervenciones a las que vino a sumarse la de Mario Bustamante, quien como coordinador de la Agrupación mostró el honor que supone para todos sus efectivos el haber recibido esta medalla y el correspondiente título que, uno a uno, fueron recibiendo de manos de la autoridades locales. En la sala, acompañándoles sólo los convivientes de los premiados, otra imagen impuesta por la crisis sanitaria, ya que seguro el Auditorio se hubiera llenado para aplaudirles un trabajo tan acertado y tan humano.

Un mensaje de ánimo

Finalmente, cabe señalar que el regidor no quiso dejar de aprovechar una fecha tan importante para los valdemorillenes para agradecerles también públicamente “el comportamiento cívico y responsable demostrado aún en los peores momentos y que seguro van a seguir manteniendo hasta doblegar la enfermedad que nos acecha”. Sincero reconocimiento al que  unió el mostrado “por los grandes profesionales que también saben estar en primera línea y de los que nos sentimos plenamente orgullosos porque ejercen sus labores dignificando el servicio que nos prestan, como policías locales, personal de limpieza, sanitarios, educadores y otros colectivos de trabajadores públicos”.

Y es que, Villena, que al inicio su discurso expresó las condolencias a las familias de todos los fallecidos en el último año, victimas o no del Covid-19, recalcó la lección aprendida en estos meses, que “Valdemorillo no se ha parado ni un momento y sigue latiendo”, lanzando así un mensaje de ánimo y esperanza “porque esta es la clave para remontar situaciones tan complejas como esta”.