Valdemorillo lamenta el repentino fallecimiento de su cronista oficial, Antonio Laborda

Nacido en Madrid en 1950, Antonio Labora Orihuela era vecino de esta población desde 1993. En su trayectoria profesional cabe destacar su responsabilidad como jefe de la Unidad de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Estadística, dirigiendo, además, la traducción de algunas obras de Isidoro de Sevilla.

“Estamos profundamente consternados ante el fallecimiento del cronista de esta villa, al que siempre recordaremos por su intensa labor de investigación y estudio, tan acertada, y al que debemos el conocimiento de muchos aspectos históricos de Valdemorillo, un legado cultural y testimonial de primer orden del que podemos disfrutar gracias a su determinación de trabajar de modo más que decidido en pro del conocimiento de este municipio”. En estos términos expresa el alcalde, Santiago Villena, el tremendo “impacto” que ha causado la repentina muerte, en la tarde del martes 28 de enero, de Antonio Laborda, quien supo plasmar en sus muchos libros esta voluntad de rescatar noticias, curiosidades y realidades que revelan una parte singular y más desconocida de la historia local. Y es que su firma acompaña toda una sucesión de ensayos encabezados por ese primer título, ‘Valdemorillo en el siglo XVIII. Respuestas al catastro de Ensenada’, que fue, además, el germen de otro de sus legados, la editorial ‘La Hoja del Monte’, fundada en 2005.

Muy activo en su doble faceta como historiador e investigador, era igualmente un asiduo colaborador a nivel cultural, siendo especialmente aplaudido como autor, entre tantos otros entremeses, de la recreación de la ceremonia de entrega del título de Villa, pieza que se representa tradicionalmente en el marco de las Fiestas de Septiembre, de la mano de COVAL, y en la que siempre estuvo igualmente presente, formando incluso parte del reparto.

Trabajo de divulgación histórica

Nacido en Madrid en 1950, Antonio Labora Orihuela era vecino de esta población desde 1993. En su trayectoria profesional cabe destacar su responsabilidad como jefe de la Unidad de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Estadística, dirigiendo, además, la traducción de algunas obras de Isidoro de Sevilla. Fue en 2015 cuando, precisamente en reconocimiento a su continuado trabajo en favor de la divulgación histórica y de proporcionar un mayor saber en torno a la propia evolución de este pueblo a través de los siglos, recibió el título de Cronista Oficial otorgado por el Ayuntamiento. Muy reconocido también entre sus convecinos y en todo momento dispuesto a aportar su conocimiento, experiencia y disposición, fue pregonero en las Fiestas de San Blas de 2018, demostrando una vez más su cariño y respeto a Valdemorillo.