El PP de Torrelodones lamenta que el equipo de Gobierno no apoye su moción “para mejorar la seguridad en el municipio”

El Partido Popular de Torrelodones se ha mostrado “sorprendido” por la decisión del equipo de Gobierno  de no apoyar la moción presentada por el PP “para mejorar la seguridad en el municipio” en la que  se instaba a la Delegación del Gobierno “a que inicie los trámites necesarios para convertir el puesto de la Guardia Civil en puesto principal“.

“Esta es una reivindicación histórica apoyada por todos los partidos de Torrelodones, por lo que desde el Partido Popular no encontramos ninguna explicación lógica a este rechazo de Vecinos por Torrelodones, más allá de ponerla en el contexto de que todas las mociones que presenta nuestro Grupo han sido rechazadas sistemáticamente por este partido”, dicen los populares en una nota.

“Todos los puntos de la moción habían sido acordados con Vecinos por Torrelodones y, en aras de conseguir el consenso suficiente, el Grupo Municipal Popular había retirado de la misma dos de sus propuestas iniciales, con el compromiso de Vecinos por Torrelodones de que así la apoyarían”, continua esta formación.

Sanciones a cuatro policías locales e indemnizaciones

“Del mismo modo que no entendemos la decisión de renunciar a pedir el puesto principal de la Guardia Civil por el mero hecho de que sea una iniciativa que parte del Partido Popular, tampoco encontramos explicación al empecinamiento del alcalde en negarse a pedir perdón y restituir la honorabilidad de los policías injustamente sancionados por su antecesora y compañera de partido Elena Biurrun, a los que la Justicia ha terminado dando la razón y para cuyo resarcimiento económico ayer hubo de pedir la aprobación por el Pleno de una modificación presupuestaria”, finaliza el Partido Popular de Torrelodones.

En los últimos días se conocía que el Ayuntamiento tendrá que pagar 200.000 euros (un total de 199.408, 75 euros entre retribuciones y pagos a la Seguridad Social, así como a las costas) a los cuatro policías sancionados por la anterior alcaldesa de la localidad, Elena Biurrum.  En 2016, la ex regidora abrió un expediente por falta muy grave a los agentes acusándoles de trato vejatorio a un ciudadano en la comisaría y les sancionó con suspensión de empleo y sueldo (a uno 23 meses y a los otros tres, de seis meses  por no impedir la supuesta agresión de su compañero). Las sanciones han sido anuladas por la Justicia.

En el Pleno celebrado ayer, el actual alcalde, Alfredo García-Plata, zanjó el tema diciendo que “el Ayuntamiento actuó con rigor y con responsabilidad velando por el interés general. No ha habido actuación temeraria ni negligente”.

En la sentencia del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 7 de Collado-Villalba se declara como hechos probados que este individuo, al que había parado inicialmente la Guardia Civil y que presentaba un claro estado de embriaguez, “debido al grado de alteración que presentaba en su proceder, se golpeó contra el mostrador del hall de entrada de las dependencias policiales, se sentó encima de los grilletes, se arrastró por el suelo (incluida la cabeza) y golpeó el suelo con los nudillos”.  En mayo de 2019, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 11 de Madrid dio de nuevo la razón a los agentes.