Piscinas en tiempo de coronavirus

Con la llegada del verano empieza también la temporada de piscinas, aunque este año marcada de forma inevitable por la emergencia sanitaria por Covid-19. En esta “nueva normalidad” ha habido ayuntamientos de la Sierra que han optado por no abrir estas instalaciones y otros en donde ya es posible darse un chapuzón para combatir las altas temperaturas, respetando siempre las medidas de seguridad y con un aforo máximo que por ahora está en el 50%.

La localidad más madrugadora en este sentido fue Las Rozas, donde desde el pasado 22 junio se puede acceder a las piscinas, gracias a un nuevo protocolo sanitario destinado a garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como de los usuarios. Para ello, es imprescindible reservar cita previa, asignándose tramos de dos horas de uso.

Poco después, el viernes 26, dio comienzo la temporada de verano en la piscina de Guadarrama (de 11:00 a 21:00 horas, con las mismas tarifas que el año pasado). “De momento tanto el periodo 1 como el 2 de la nueva normalidad impondrán no solo limitaciones en el aforo, sino también medidas de seguridad a aplicar en la forma de acceso y permanencia durante toda la temporada de baño”, que en principio se mantendrá abierta hasta el 6 de septiembre, explicaban desde el Ayuntamiento.

Una de las novedades para garantizar la distancia social es que la amplia pradera que rodea la piscina se ha parcelado, además de que se ha establecido un circuito de entrada y otro diferenciado para abandonar las instalaciones. “Todo funciona con normalidad, incluso está abierto el bar, que pensaba que a lo mejor seguiría cerrado”, comentaba una vecina. Eso sí, por el momento no hay previsión para el resto de las actividades, como los habituales cursillos de natación.

También lleva unos días abierta la piscina municipal de Torrefórum, en Torrelodones, en donde, como no podía ser de otra forma, tampoco faltan las medidas de seguridad e higiene para hacer de este espacio un lugar seguro, desde el control de aforo a la distancia mínima de 1,5 metros, además de desinfección de manos a la entrada de la instalación.

En el caso de San Lorenzo de El Escorial, la piscina de verano del Zaburdón abrió el miércoles 1 de julio, “con aforo limitado y todas las medidas de higiene y seguridad marcadas por las autoridades sanitarias”. En cuanto a la expedición de los carnés de temporada, fuentes municipales explicaban que se hará mediante cita previa mandando un correo a [email protected], inicialmente solo para aquellas personas que son abonadas al área de Deportes con el carnet en vigor. En caso de que no se complete el aforo, se abrirá al resto del público.

Otra de las piscinas municipales de las que ya se puede disfrutar es la de El Escorial. No es necesario acudir con reserva previa, pero sí cumplir con el aforo establecido. Además, habrá puntos de gel hidroalcohólico y alfombra de desinfección para el calzado. Asimismo, se han instalado marcas en el suelo de separación social y se tomará la temperatura a toda la persona que acceda a la instalación.

Finalmente, en Robledo de Chavela la apertura está prevista para este viernes 3 de julio, mientras que en Colmenarejo se están realizando trabajos de adecuación (reparación de los gresites de la piscina mediana y cambio de arenas de los filtros) “para poder abrir al público lo antes posible”.

Verano sin baños en Cercedilla, Collado Villalba, Collado Mediano, Los Molinos y Navacerrada

Mientras las piscinas de varios municipios serranos ya lo han hecho o lo harán de forma inminente, en otros sus respectivos ayuntamientos han anunciado que estas instalaciones permanecerán cerradas. Es el caso de Cercedilla, donde se encuentran las icónicas piscinas de Las Berceas (unas de las más frecuentadas por los madrileños). Aquí, el alcalde, Luis Miguel Peña, señaló que se ha decidido no abrir esta zona recreativa, además de suspender las fiestas patronales y las actividades del “Verano Cultural”. “Somos muchos, y juntos corremos riesgo. En esta ocasión tendremos que ejercitar una forma diferente de vivir en comunidad, de sentir cerca a los demás, pero sin ponernos en peligro”, manifestó.

“De cara a este verano, en el que muchas personas han decidido pasar en Cercedilla sus vacaciones, queremos hacer un llamamiento a esa misma actitud responsable que ha tenido este pueblo en sus días de confinamiento. Para que en el futuro todos podamos recordar el verano del 2020, como el verano en el que entre todos fuimos capaces de hacer frente a la Covid-19“, concluyó el regidor.

Idéntica medida han tomado en Los Molinos, con el fin evitar posibles rebrotes, además de apuntar que el “elevado coste de las nuevas circunstancias higiénicas sanitarias también imposibilita la apertura de este servicio municipal. “Sería necesario contratar al menos a tres personas para vigilar las zonas de césped y realizar las tareas de desinfección”, indican desde el Ayuntamiento.

“La decisión de la no apertura no deriva de un mero problema económico, y como tal salvable, sino que es debido a que se entiende que la aplicación del protocolo de actuación supone la quiebra de la esencia del propio servicio, sin que ello, a pesar de tanto esfuerzo, ofrezca a nuestros vecinos las garantías sanitarias necesarias en estos momentos de preocupación social”, añaden. Por otra parte, el cierre se aprovechará para realizar distintas obras de mejora en las instalaciones.

Igualmente, no abrirán las piscinas en Navacerrada o Collado Mediano (aquí, la alcaldesa señalaba en un bando que tampoco lo harán los parques infantiles ni el circuito biosaludable), mientras que en Collado Villalba, como ya adelantamos hace días, las piscinas de verano permanecerán cerradas debido a las obras de mejora que se van a realizar, con un plazo de ejecución de dos meses y un coste de 325.000 euros.

“Es una obra necesaria, no de embellecimiento, y aunque no hubiera habido Covid, no se podía haber hecho antes por dinero”, señaló la edil villalbina de Deportes, Sonia Arbex. Entre los trabajos que se llevarán a cabo están la remodelación del vaso pequeño, actuaciones en el área perimetral del vaso grande, la homologación de los toboganes y acondicionamiento de la depuradora, entre otros. Esta primera actuación se complementará posteriormente con la mejora de los equipos de depuración y remodelación de zonas comunes, entre otras obras.

El cloro y la sal, aliados contra la Covid-19

Distintos estudios han confirmado que tanto el cloro como la sal podrían evitar la supervivencia del virus en el agua, por lo que la infección por coronavirus sería “muy poco probable”, aunque el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sí alertaba de que el contagio se podía producir en el exterior, para lo que es necesario extremar las medidas de higiene y reforzar la limpieza de las instalaciones, usando mascarilla en todo momento salvo cuando se esté dentro del vaso, así como lavarse las manos con frecuencia. En caso de emplear cloro para la desinfección y que el agua se mantenga limpia, desde el CSIC recomiendan una concentración de entre 1 y 3 mg/litro de cloro libre para inactivar al virus y un pH de entre 7.1 o 7.6.

Consultas en las urbanizaciones

La incertidumbre sobre la apertura de piscinas también se ha trasladado a las numerosas urbanizaciones y comunidades de propietarios de las localidades de la zona, que en algunos casos han sometido la decisión a la votación de sus vecinos. Además, en otros casos se han establecido turnos de acceso, con un aforo limitado al 50%, distancia interpersonales de 1,5 metros y las medidas de higiene que ya se han convertido en habituales. Por otra parte, se reforzará la limpieza y desinfección de las instalaciones, con especial atención a vestuarios y baños, que en algunas permanecerán cerrados. Tampoco se permite por norma general el uso de colchonetas, pelotas, globos u otros elementos que al compartir sean susceptibles de contagio.