Las caceroladas contra el Gobierno se repiten en las inmediaciones de la casa de Pablo Iglesias en Galapagar y se extienden a otros municipios de la Sierra

Unas 70 personas se dieron cita este miércoles a las 21:00 horas en una nueva cacerolada en las inmediaciones de la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en La Navata. Como ya ocurrió el martes, el acceso a la calle donde se encuentra la casa del vicepresidente del Gobierno fue cortado por la Guardia Civil, lo que no impidió la protesta de algunos vecinos contra la gestión de la crisis del coronavirus. En su mayoría, los asistentes portaban banderas de España y, además de tocar cacerolas y otros objetos, hicieron sonar el himno nacional, mientras los agentes de la Benemérita pedían que no se detuvieran y que continuarán con el paseo.

Una joven envuelta en una bandera de España, junto a los guardias civiles que vigilan el acceso a la calle de La Navata en la que vive el vicepresidente Pablo Iglesias / Fotografías: Rafa Herrero

El propio Iglesias condenó el martes las protestas y ha avisado de que, si se generalizan acciones como las que estos días están llevando a cabo “gente de derechas” contra algunos miembros del Ejecutivo, como es su caso, frente a sus domicilios, no se sabe “donde pueden acabar”, y lo próximo pueden ser concentraciones de “gente de izquierdas” frente “al apartamento” de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o la casa del del líder de Vox, Santiago Abascal.

Por su parte, la Unión de Guardia Civiles ha pedido al Ministerio del Interior que facilite información a las organizaciones representativas de los trabajadores de la Benemérita por los motivos que llevan a incrementar de forma tan elevada los servicios de seguridad en torno a la vivienda de Pablo Iglesias.

Sobre esta cuestión se pronunciaba también el concejal del PP galapagueño Ángel Camacho, pidiendo a través de las redes sociales la dimisión del Gobierno y considerando una “vergüenza” que se haya cortado la calle para evitar las protestas junto al domicilio del vicepresidente del Gobierno.

Protestas en otros municipios

Por otra parte, las caceroladas se han extendido a otros municipios de la Sierra, como Colmenarejo, San Lorenzo de El Escorial, Alpedrete o Collado Villalba, donde decenas de personas protestan a las 21:00 horas contra la gestión del Gobierno de la crisis provocada por la emergencia del Covid-19. En el caso de San Lorenzo, algunos vecinos desplegaron hace días una gran pancarta que se puede ver en un edificio de la plaza de Jacinto Benavente (Los Jardincillos), donde se puede leer “Según predecían, España no pasará de algún caso aislado. Realidad: más de 35.000 muertos. Gobierno socialcomunista dimisión”. De hecho, el concejal y presidente del PSOE gurriato, Miguel Ángel Hontoria, pidió en el último Pleno que la pancarta fuese retirada.

Imagen de la protesta de varios vecinos en la tarde del miércoles en las inmediaciones de la casa de Pablo Iglesias en La Navata / Fotografías: Rafa Herrero