El Gobierno exhumará del Valle de los Caídos a Primo de Rivera y decidirá sobre la Cruz en el proyecto de resignificación

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de la Ley de Memoria Democrática.

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha anunciado que el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que ha aprobado este martes el Gobierno pretende “resignificar” el Valle de los Caídos, de modo que los restos mortales del líder falangista José Antonio Primo de Rivera dejarán de estar en un “lugar preponderante” de este mausoleo y el Ejecutivo decidirá el destino de la Cruz en el proyecto concreto de resignificación.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Bolaños además ha explicado que esta Ley de Memoria Democrática retirará símbolos, distinciones y títulos nobiliarios a “todas aquellas personas que se les concedieron por ser protagonistas de la dictadura o de la Guerra Civil”.

Según ha explicado el propio Bolaños, que ha sido el encargado de llevar esta ley al Consejo de Ministros, la exhumación de José Antonio Primo de Rivera del altar mayor de la basílica del Valle de los Caídos se efectuará en comunicación con la familia del líder falangista. “Hablaremos con la familia, es la manera más sencilla de cumplir la ley”, ha explicado.

Resignificación

Asimismo, sobre el futuro de la Cruz del Valle de los Caídos, Bolaños ha señalado que “la ley establece un marco general para la resignificación del Valle de los Caídos, pero dentro de ese marco, en su momento habrá que concretar un proyecto en el que se tome la decisión sobre esa cuestión”. En ese contexto, el ministro ha dicho que tendrán que “estudiar bien los detalles” pues, según ha recordado, el Valle de los Caídos “es una basílica, un lugar de culto”. Además, ha añadido que quieren que también “responda a una defensa, una reivindicación de los valores democráticos”.

Además, este anteproyecto de ley de memoria democrática recoge la extinción las fundaciones que, como la dedicada al dictador Francisco Franco, ensalcen a dirigentes de la dictadura y lo hagan “con menosprecio a las víctimas” de la Guerra Civil o el franquismo.

Tras su aprobación en el Consejo de Ministros, el anteproyecto inicia ahora su andadura parlamentaria y, ante el rechazo que ya ha avanzado Vox y la petición de la Fundación Francisco Franco al PP de que luche contra esta ley, Bolaños ha asegurado que la voluntad es que tenga “el máximo consenso posible”.

Salida de los benedictinos

Por otra parte, el articulado de la norma regula los lugares de Memoria Democrática, con funciones conmemorativas y didácticas y resignifica como tal el Valle de los Caídos. Asimismo,  reconoce el derecho de los familiares a recuperar los restos de sus ascendientes y declara extinguida la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

En este sentido, el digital eldiario.es señala que la congregación benedictina que gestiona el recinto no tendrá competencia alguna a partir de ese momento sobre el conjunto, si bien su salida definitiva quedaría pendiente de una negociación entre el Gobierno y la Iglesia Católica “previa a la aprobación del mencionado decreto para alcanzar los acuerdos pertinentes”, aseguran fuentes del Ejecutivo de Pedro Sánchez, que consideran que la continuidad de los monjes “es incompatible con los valores democráticos y constitucionales y con los nuevos fines del Valle” y la voluntad del Ejecutivo para que no tengan continuidad es “inequívoca”.

 

 

Send this to a friend