“Del Berrueco al Pic del Carlit”.- Columna de opinión de Félix Alonso

Este año, debido a la inhabilitación que me han impuesto, con la suspensión de actividades del colectivo en la Sala Juan Negrín (pobre Negrín) he tenido que adelantar mis vacaciones, e incluso ampliarlas.

Han sido unas vacaciones de contrastes. Lecturas de Proust debajo de una encina y lecturas en una cafetería de Puigcerdá del poema “Tarda d’estiu”, del gran poeta Josep Carner. Caminata al Berrueco, un montículo en el tejado de Béjar, y una ascensión a un tres mil de la Cerdanya, el “Pic del Carlit” .Un chapuzón en el río Tormes y baños romanos en Dorres con agua sulfurosa. Una visita a las estrellas con la asociación Boreas Acimut al lado del castillo en Barco, y una mirada nocturna desde Font Romeu. Una charla sobre Andrés Sorel en Barco de Ávila, organizada por los socialistas de ese pueblo bajo el nombre de “Los parlamentos del concejil”, y una visita en Ripoll a la tumba de Wifredo El Piloso, donde las leyendas se entremezclan con la actualidad. De Castilla a Cataluña, viajes imprescindibles para comprender la realidad.

Regreso ya a mi casa gurriata, donde me espera un librofórum sobre Helena o el mar del verano, el comienzo de la lectura de Herodoto, Gamoneda, retomar las sesiones de cine en otro lugar, y ¡de pronto! convocatoria de nuevas elecciones, con la culpa como protagonista. La culpa que todos sabemos que es el instrumento de control de las religiones.

En los bares, o sea en en Facebook, oigo argumentos que contienen los elementos de la “antipolítica”: que si el sueldo de los diputados, que si estoy harto de políticos ineptos, que yo me doy de baja para recibir propaganda, que yo no voto nunca más… y luego están las tertulias con amigos “podemitas”, que cuando les dices que Iglesias se equivocó en julio en su diagnóstico respecto a la personalidad de Sánchez, creyó que podía torcerle el brazo en una negociación extrema, les tienes que explicar que esto no es una consigna del PSOE, que es un comentario de Enric Juliana. Cuando les dices que su obsesión por gobernar (Iglesias) a cambio de prometer obediencia a la disciplina gubernamental, incluso a las decisiones con la que no estuviera de acuerdo, no son consignas del PSOE, son palabras de Jaime Pastor, que no es precisamente un socialdemócrata. Cuando les dices que ni el IBEX, ni los poderes fácticos, impidieron el gobierno de coalición, que fue Iglesias con Echenique a cuestas, quienes se negaron a formar parte del gobierno, no lo dicen las consignas del PSOE, sino José María Izquierdo. Los socialistas hablamos con la libertad que hemos defendido siempre desde hace muchos años y no tenemos un grillo dentro del estómago dando consignas. Eso sí, iremos a votar.

Y luego está la celebración de la Leyenda Negra, este año con inauguración incluida de la presidenta de la Comunidad. Cada vez le damos más la razón al profesor Villacañas, al que hemos invitado a participar en las Jornadas sobre Laicismo y Democracia que está organizando el Colectivo, y en las que esperamos contar con la presencia de muchos vecinos.

Félix Alonso (Colectivo Rousseau)

San Lorenzo de El Escorial