Los trabajadores de Irubus alcanzan un acuerdo con la empresa que permite poner fin al conflicto abierto desde octubre

La huelga ha afectado durante este tiempo a miles de usuarios de San Lorenzo, El Escorial y una veintena de localidades de la zona

Después de tres meses de paros intermitentes, este martes se ha alcanzado un acuerdo entre Irubus -perteneciente al grupo ALSA- y los trabajadores, lo que pone fin al conflicto abierto desde octubre de 2019, tal como ha confirmado el presidente del Comité de Empresa, Vicente del Pozo. La huelga ha afectado durante estas semanas a miles de usuarios de San Lorenzo de El Escorial y una veintena de localidades de la Sierra y la zona Oeste de la región.

Entre otras reivindicaciones, los trabajadores pedían volver al bloque de turnos que se aprobó en abril del pasado año, además de acabar progresivamente con la temporalidad de los contratos.

Trabajadores de Irubus, concentrados en la estación de autobuses de San Lorenzo de El Escorial en la primera jornada de huelga, el pasado 15 de octubre de 2019 / Aquí en la Sierra

“Muy próximo a lo que pedíamos”

El portavoz de los conductores, Vicente del Pozo, ha señalado que aunque se haya llegado a este acuerdo “los horarios no podrían ser iguales” al haberse implantado nuevas expediciones, con servicios que “hay que cubrir”. “Pensamos desde el Comité que está bien el acuerdo. Es verdad que no volvemos a los horarios de abril, porque aumentamos servicios. Se ha intentado en el acuerdo que cuando haya cambios de horarios y modificaciones, se estudie y se mire para hacer el menos daños posible en los cambios que surjan tanto económicamente como a la hora de los servicios”, ha añadido.

Del Pozo ha asegurado que están “satisfechos” con el acuerdo porque si se hubiera celebrado el juicio, entraban con “el 50 por ciento” de posibilidades. “Lo que se ha conseguido es muy próximo a lo que pedíamos, además con revalorización del IPC y la promesa de la empresa de intentar seguir negociando a ver si alcanzamos un acuerdo en el cómputo diario”, añadía.

La huelga se inició a mediados de octubre, con un seguimiento total por parte de los trabajadores, llegándose a vivir momentos de tensión tras la denuncia por parte de la empresa de numerosos ataques a los autobuses. Después hubo algunos intentos de acercamiento, aunque sin éxito, hasta que en vísperas de Navidad el Comité de Empresa acordó suspender temporalmente los paros como “gesto de buena voluntad” y para no perjudicar a los usuarios durante estas fechas. La huelga se retomó los días 7, 8, 15 y 16 de enero, hasta que finalmente las negociaciones se han materializado en este acuerdo.