¿”Vergonzoso” o “lo normal”? Polémica por la celebración de la No-Romería en San Lorenzo de El Escorial

Como el año pasado, la Romería de la Virgen de Gracia no pudo celebrarse este segundo domingo de septiembre como consecuencia de la pandemia, aunque sí se realizaron actos como la ofrenda floral a la patrona de San Lorenzo de El Escorial, la misa mayor a mediodía de ayer o la de las peñas. Además, el concurso de rincones romeros y el de engalanamiento de ventanas, balcones y escaparates contribuyeron a paliar en parte esa sed de Romería.

“Vergonzoso”

Sin embargo, y más allá de estas iniciativas, la polémica ha venido servida por las celebraciones de la No-Romería durante la noche del sábado y a lo largo del domingo, con un reguero de comentarios en las redes sociales. “No se puede celebrar la romería en el campo, pero a cambio se permite reunirse, beber y de todo en plena calle… Vamos fenomenal”, señalaba una vecina en Facebook, y a partir de ahí las respuestas iban en esa misma línea: “En San Lorenzo por parte de sus autoridades les traen los vecinos sin cuidado, libertinaje, auténtico libertinaje para que vivan de ello cuatro hosteleros, cuatro”; “Lo que carece de sentido alguno es prohibir la romería para permitir lo de anoche. Si esta prohibida por el tema sanitario refuerzas los efectivos para que no se produzca lo de ayer y hoy por la tarde. Entonces, si no vas a hacer nada ¿para qué la prohibes? Una negligencia absoluta me parece lo de este año por parte del ayuntamiento”; “Bebiendo de un lado para otro sin control y, lo peor, sin mascarilla ni respeto a la distancia”;  “¿Dónde estaba la Policía?”; “Totalmente vergonzoso. La fiesta la han vivido unos pocos y ahora lo pagaremos todos”; “Estamos saliendo de una pandemia que se ha llevado muchas vidas por delante… Y no es lógico que si no hubo romería apara evitar aglomeraciones y descontroles, se permita eso”. “Un desastre absoluto y una falta de respeto increíble de todas aquellas personas egoístas y por parte del ayuntamiento que no puso ningún impedimento para que eso ocurriera”; “Cortar la calle San Anton para permitir eso es una vergüenza. Todos en casita fastidiados, sin poder celebrarlo y algunos celebrandolo de manera inconsciente…”.

“Aglomeraciones de cientos de personas”

En otro hilo en Facebook, la discusión no era muy distinta, de nuevo con decenas de comentarios cuestionando estas celebraciones en la calle. “Sé que os gusta la romeria, pero se puede disfrutar con mascarilla. En la calle Florida más de 150 personas y más de la mitad sin mascarilla. Y en la iglesia la misma historia. Poneros la mascarilla si no hay dos metros de separación, que al final confinarán el pueblo como suban los contagios y se jodió la fiesta”; “Este año la romería no ha sido en La Herrería, ha sido en el pueblo. Penoso, la verdad”; “La gente se piensa que ya no hay virus, qué lastima”; “Ayer y hoy había aglomeraciones de cientos de personas bailando pegadas unas con otras, en mitad de la calle por la que pasa todo el mundo, y sin mascarilla”.

También había quien señalaba que no se podía circunscribir únicamente a esta No-Romería, sino que era algo que ya se había repetido durante las últimas semanas: “El pueblo lleva todo el verano de la misma manera, sólo os fijáis hoy…”. En este contexto, un solo comentario quitaba importancia a esta situación, apelando a la situación en otros países: “¿En serio? ¿Sabéis que en el resto del mundo la mascarilla la lleva Rita, verdad? Al aire libre no hay contagio posible. ¡Qué leches os pasa en España que parecéis bobos!”.

“No salgo de mi asombro”

Por otra parte, un vecino (Pablo S. R.) ha remitido esta mañana una extensa carta a la Redacción de Aquí en la Sierra, de la que a continuación reproducimos algunos extractos como contrapunto a los comentarios anteriores:

“Leo en Facebook los comentarios sobre la Romería y no salgo de mi asombro. Creo que la sobreinformación sobre la pandemia ha provocado una especie de histeria colectiva y un miedo que no se sostiene si miramos los datos”.

“Quien piense que los jóvenes no iban a salir a celebrar la fiesta más querida por los vecinos de San Lorenzo de El Escorial es que no sabe, o no quiere saber, lo que es ser joven; y olvidan además que ellos, hace 20, 30 ó 40 años, hubiesen hecho exactamente lo mismo”.

“Yo también pasé por San Antón, o por Juan de Leyva y la plaza de la Constitución, y no me pareció vergonzoso, sino lo normal. Lo que vi es alegría de vivir después de más de un año y medio de pandemia. Porque ahora la situación no tiene nada que ver con la de los meses más duros, por mucho que se empeñen en volvernos locos con todo esto”.

“A veces, hace falta mirar alrededor y no quedarnos con un único mensaje. Lo que ha pasado este fin de semana en San Lorenzo es lo que pasa en cada uno de los rincones de España cuando hay una celebración o una no-celebración. Pero es que además tenemos al 75% de la población vacunada, que es uno de los mayores porcentajes de Europa. Y mientras tanto, mientras en Europa progresivamente se recupera la normalidad, aquí parece que nos resistimos”.

“En Reino Unido no tienen ninguna restricción desde hace dos meses y el número de fallecidos y hospitalizados no se ha incrementado, de hecho ya ha empezado a bajar el número de positivos. Ahora mismo no tiene sentido mirar la tasa de incidencia, sino la situación en los hospitales, y en ese sentido la situación en España es igual e incluso mejor que en los países de nuestro entorno. Dinamarca quitó todas las restricciones hace unos días, en Austria han vuelto los festivales, en Irlanda se quitan las medidas a final de mes, los estadios están llenos en casi todos los países, en Suecia nunca han llevado mascarillas en el exterior, nunca… y en cambio aquí seguimos enfrentándonos unos con otros a cuenta de las mascarillas o de la distancia, cuando la evidencia es que en el exterior las probabilidades de contagio son absolutamente mínimas”.

“No podemos vivir permanentemente aterrados. Pensar en una estrategia de Covid cero es absurdo, lo estamos viendo en Australia. Como es absurdo pensar en Gripe cero. Las enfermedades están ahí y lo normal es que de una fase de pandemia pasemos a que el coronavirus se convierta en endémico. Así ha pasado siempre y pensar que ahora va a ser de otra forma es engañarnos a nostros mismos”.

“Sí estoy de acuerdo en que quizá hubiese sido mejor que la fiesta se celebrase en La Herrería, aunque no creo que con ello se hubiese evitado del todo la presencia de jóvenes en las calles”.

Send this to a friend