Suma Flamenca llega a San Lorenzo de El Escorial con cuatro espectáculos en el Real Coliseo Carlos III

El Festival Suma Flamenca se extiende más allá de la capital. Aunque el grueso de la programación se desarrolla en la ciudad de Madrid, la voluntad descentralizadora de este ciclo organizado por la Comunidad de Madrid lo lleva a también a ocho municipios, que acogerán 13 conciertos entre el 22 de octubre y el 7 de noviembre.

Estreno absoluto de María Toledo

El escenario del Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo de El Escorial concentra el mayor número de conciertos, cuatro, con un estreno absoluto, Encuentro (29 de octubre), a cargo de la cantaora María Toledo, que lleva el flamenco al piano. Con su voz rasgada y este instrumento, la artista quería llegar, afirma, “a una mezcla donde encajasen perfectamente los diseños melódicos y las estructuras rítmicas del flamenco”.

Icono del flamenco actual, María Toledo es la primera mujer en la historia del flamenco que canta acompañándose ella misma al piano. Licenciada en Derecho y titulada por el Conservatorio, es la cantaora que más veces ha interpretado El amor brujo, de Manuel de Falla, actuando en importantes escenarios de todo el mundo. Con cinco discos publicados y cuatro nominaciones a los Grammy Latinos, estrena en el Real Coliseo de Carlos III su último espectáculo.

“En la intimidad de mi habitación, cuando me quedaba a solas con mi piano y acababa de estudiar lo que me habían mandado en el conservatorio -estudios de Chopin, preludios y fugas de Bach- me preguntaba: ¿Qué pasaría si tocase acordes flamencos, acompañándome a mí misma? Recuerdo que ahí empezó todo. Ese día, sin darme cuenta, estaba iniciando mi propio camino”, explica.

José Valencia, Manuel Reyes y El Choro

Además, José Valencia presentará en este mismo teatro Con jerarquía (viernes, 22 de octubre), cuyos cantes cuentan con letras nuevas salidas de la mano de Rafael Fernández Suárez “El Nene”; con ellas, Valencia abre las páginas de su árbol genealógico-cantaor. Y en Tan solo (sábado, 23), Manuel Reyes invita al espectador a la reflexión sobre las batallas internas que el ser humano libra en su interior, exponiéndolas en escena a través de un flamenco de profundidad.

Antonio Molina “El Choro” completa las actuaciones en San Lorenzo de El Escorial con Mi baile (sábado, 30), síntesis del baile masculino y puro de dos espectáculos anteriores del bailaor onubense (Aviso: bayles de jitanos y Gelém). En él se muestran algunas de las coreografías que más se identifican con su baile: las bulerías, la maravillosa toná a dúo con Pepe de Pura, los fandangos de su tierra, unos tangos a pies descalzos desenfadados, unas alegres cantiñas, la soleá que representa el culmen de su baile y esa farruca coreografiada por Valeriano Paños, en principio tan alejada de su manera de bailar pero que “El Choro” hace suya.

Send this to a friend