Este sábado, una noche especial para observar la Luna en Robledo de Chavela

Astrónomos aficionados de la Sierra Oeste de Madrid prestarán sus telescopios al público para observar nuestro satélite.

La mayoría de las noches del año son buenas para mirar la Luna, pero la de este sábado es especial. Y es así porque el 23 de octubre tendrá lugar en Robledo de Chavela la Noche Internacional de Observación Lunar, un evento al aire libre organizado por astrónomos aficionados, para que cualquier persona pueda conocer y ver —más de cerca— nuestro satélite.

Esta jornada, que celebran amantes del cielo nocturno de todo el mundo, tendrá un emplazamiento en las proximidades de las instalaciones de telecomunicaciones espaciales de la localidad, que fueron clave para la llegada del hombre a la Luna en 1969. Es un entorno propicio para la observación astronómica, por su significado histórico y por las vistas a las enormes antenas que dominan esta zona de la Sierra Oeste.

Actividad gratuita

El evento ha sido organizado de forma gratuita por la Asociación de la Sierra Oeste de Madrid para la Astronomía (ASOMA), en el marco de unas jornadas mundiales convocadas por la NASA. Las actividades comenzarán a las 21.15 horas a la altura del kilómetro 7 de la carretera M-531.

La agrupación astronómica madrileña facilitará la observación de la Luna a través de telescopios y aprender sobre ella, gracias a las explicaciones de los socios voluntarios. Además, se proyectará un vídeo explicativo sobre la posición de la Luna y sus fases a lo largo del año, que muestra imágenes del satélite captadas en alta definición por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter.

La inscripción al evento es completamente libre a través de la página de Facebook de la asociación o en [email protected]

Menor contaminación lumínica

ASOMA fue fundada por un grupo de aficionados a la astronomía y la astrofotografía, coincidiendo con el 50º aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Su objetivo es acercar a la sociedad su afición y promover la cultura científica en la Sierra Oeste de Madrid. La comarca, señalan, se caracteriza por tener una menor densidad de población y estar parcialmente protegida de la contaminación lumínica de la capital, que dificulta la observación del cielo nocturno. Por eso, los miembros de ASOMA trabajan también para impulsar su reducción y facilitar a todo el mundo el conocimiento del universo por el que se mueve nuestro planeta.

Send this to a friend