Moralzarzal preserva su historia y tradiciones a través de la toponimia

Luis Guillén Martín ha vivido y trabajado en Moralzarzal toda la vida, “algo que hoy no puede conseguir mucha gente”. Durante más de dos décadas se dedicó a labrar la piedra que se extraía del Berrocal y que “incomprensiblemente” para él se dejó de hacer hace años. Antonio López Hurtado, ‘Zárate’, trabajó como ingeniero en Madrid, pero recuerda como si fuera ayer cuando “subía al valle a merendar de pequeño y recorría el municipio -donde lleva más de 71 años- con la gente de aquí. Ambos son la memoria viva de Moralzarzal y desde el Ayuntamiento han querido aprovechar sus conocimientos para poner en marcha un proyecto que les puso en bandeja Adesgam y que tiene en la toponimia el hilo conductor.

“Con “Tras la huella de toponimia” queremos dar a conocer y mantener vivas las tradiciones del municipio“, ha explicado hoy la edil de Turismo, Virginia Ortiz, junto a Guillermo Herrero, responsable de esta iniciativa que se ha materializado en una app (tanto en versión Android como iOS) y una web: toponimos.es, donde se puede consultar el proyecto y también aportar nuevas informaciones (fotografías, historias, anécdotas…).

“Es un proyecto dinámico, único, elaborado con la gente que mejor conoce la historia de Moralzarzal y sabe porqué se llama así la ladera de Matarrubia o el arroyo del piojo”, ha señalado Herrero, que ha pedido la colaboración vecinal para un proyecto que actualmente cuenta con documentos históricos, tradiciones e incluso juegos. “Se trata de despertar el sentimiento de arraigo en los jóvenes hacia sus raíces y su propio pueblo”.

“Quería transmitir los conocimientos que yo había adquirido a través de mis tíos, abuelos.. a los jóvenes. Tenemos un patrimonio cultural interesantísimo y no le estamos dando valor. Lo importante en Moralzarzal ha sido la convivencia, siempre se ha recibido a todo el mundo con las manos abiertas”, ha apuntado Luis Guillén.

“Desde 2006 empecé a recopilar información de este pueblo”, ha dicho Antonio ‘Zárate’, que entre sus trabajos ha destacado la elaboración de un fichero con 328 plantas recopiladas, la publicación de dos libros o su descubrimiento más reciente, parte de un pilón de un lavadero municipal.

“He conocido muchos topónimos y algunos ya están en desuso como Las Fontanillas -que aparece en una edición de 1852 sobre el recorrido de la Cañada Real Segovina, el cerrillo de la tahona o el cerrillo de la fragua”, ha dicho Zárate, quien aclaraba que el hoy conocido como el Cerro del Telégrafo antaño fue la Peña de Las Cruces (originalmente había tres cruces pertenecientes a los municipios de Moralzarzal, Collado Villalba y Collado Mediano, en el punto donde confluían sus términos municipales. En 1840, tras la segregación de Alpedrete de Collado Villalba, se instaló una cuarta cruz), las Navajuelas o el Monte Redondo.

“También hay un arroyo que tiene hasta cuatro denominaciones y todas se han incluido en el proyecto”, asegura Guillermo Herrero.

“Quedan muchas historias, Moral es una caja de sorpresas. Hay zonas que son desconocidas y hay que seguir buscando, investigando. Aquí vivieron los romanos, los godos y los árabes y no hay mucho escrito”, finaliza Luis Guillén.

Send this to a friend