La urbanización Vallefresnos de Guadarrama lamenta el mal estado de la mayoría de los árboles trasladados para construir una residencia

Residentes de la urbanización Vallefresnos, en Guadarrama, han criticado la “falta de interés” para llevar a buen término el trasplante de 60 fresnos que había en una parcela donde se está construyendo una residencia de ancianos. Desde la Entidad Urbanística recuerdan que la empresa constructora inició el trasplante el pasado marzo y los vecinos encargaron un informe técnico a un ingeniero de montes para valorar el estado de los 60 fresnos.

Según este informe, el estado de más del 80% de la masa arbórea es “malo o muy malo, implicando de forma irreversible la muerte de estos árboles”, y el resto de los ejemplares presentan un estado “poco prometedor”.

Por ello, el perito consideraba en su informe que el “traslado (que no trasplante) de los árboles se ha producido con una carencia absoluta de interés por conseguir la supervivencia de los ejemplares, con un desprecio total por los procedimientos, técnicas y conocimientos más básicos ligados al trasplante de arbolado”.

Previo a este trasplante, los vecinos, a través de la Entidad Urbanística Vallefresnos, presentaron un contencioso administrativo en el que denunciaban que un negocio privado no es causa necesaria para la “tala” de más de 60 árboles protegidos y critican que el Ayuntamiento de Guadarrama autorizó, expresamente, el traslado.

Imagen de la zona arbolada antes del traslado de los ejemplares

Rafael Iruzubieta, vocal de la entidad urbanística, ha calificado esta actuación de “arboricidio” porque supone “un atentado al medio ambiente”. Añade  que se han opuesto a la construcción de la residencia y, especialmente al trasplante de los árboles, porque el medio ambiente “hoy por hoy es un bien de carácter público y el arranque de especies de árboles protegidos es un ataque directo al medio ambiente”.

Compensación en caso de pérdida de los ejemplares

Fuentes municipales han indicado se concedió la licencia oportuna para el traslado de dichos árboles “de acuerdo a la ley” y señalan que será en la primavera del próximo año cuando se pueda valorar de mejor manera el estado de los fresnos. Igualmente, indican que el Ayuntamiento concedió la licencia indicando expresamente que, en caso de los ejemplares murieran en el traslado, se deberían compensar por parte de la constructora como si se tratase de una tala. Es decir, un ejemplar por cada año estimado de los fresnos que se hubieran perdido, lo que haría un total de unos 3.000.