‘Sí, quiero’: Elena y Pedro se casan en el Hospital de Guadarrama después de que él sufriera un ictus en julio

La ceremonia fue oficiada por el capellán del Hospital, Sergio Frades

Una pareja se ha casado en la capilla del Hospital de Guadarrama después de 40 años conviviendo juntos, tras haber sufrido el novio un ictus. La pareja -Pedro, de 64 años, y Elena, de 56- es de Hoyo de Manzanares y llevaban 40 años juntos, con tres hijos en común. Sin embargo, en los últimos meses habían estado barajando la posibilidad de casarse por “si un día” les pasaba “algo”.

boda hospital guadarrama
Elena y Pedro, en los jardines del Hospital de Guadarrama tras contraer matrimonio

El pasado 6 de julio, el hombre sufrió un ictus y cuando estaba sintiendo los primeros síntomas le dijo a su ahora mujer: “Elena, me está dando un infarto o algo… nos teníamos que haber casado”.

La novia, Elena Talavera, explicó que su marido ingresó en el Hospital de Guadarrama el 8 de agosto para recuperarse y ella se puso a hacer los trámites correspondientes para contraer matrimonio.

Boda en el Hospital de Guadarrama

“Para hacernos pareja de hecho o contraer matrimonio civil teníamos que comparecer, pero un día me crucé con el capellán del hospital, Sergio Frades, y le dije que si nos podría casar. Nos contestó que por supuesto. Ha sido un encanto. Nos ha facilitado todos los trámites y poder hacer aquí todo”. Dicho y hecho: el pasado sábado 28 de septiembre, Elena y Pedro se dieron el ‘sí quiero’ en este hospital, que este año celebra su 85 Aniversario.

En cuanto al estado de salud de su marido, ha señalado que ha comenzado a caminar, pero que tiene que permanecer ingresado en el hospital para recibir las sesiones de fisioterapia intensiva. Además, ha querido destacar el “trato humano” del centro sanitario y la “profesionalidad” del personal.

“Tiene un logopeda que le ha hecho recuperar la cara caída, el tragar. También asiste a terapia ocupacional para que pueda volver a la vida cotidiana. Todas estas cosas que cuando uno está perfectamente no te das ni cuenta de lo importantes que son. Les tengo que agradecer el trato que tienen, lo bien que lo hacen y el cariño. Espero que dentro de poco tengamos una vida lo más parecido a lo normal”, concluyó.

Tras la boda en la capilla del Hospital, siguieron las fotos en los jardines del centro, además de una pequeña celebración en el Restaurante El Piquio, también en Guadarrama. Eso sí, la “gran fiesta” se reserva para cuando Pedro esté en casa.