Marcos Gil: “No podemos relajarnos; la Liga es corta y cualquier error se puede pagar caro”

Marcos Gil metió tres goles al Periso, a cada cual más espectacular, y al acabar se fue con sus compañeros a agradecer el apoyo a la afición, antes de enfilar la bocana de vestuarios. El héroe del partido emprendió ese camino con paso rápido y con un gesto de concentración, mirando al césped, dando más sensación de salir a jugar otro partido que de haberlo terminado. El goleador sabía que el paso dado ante el Periso es importante, pero también que las características de la Liga no permiten dormirse en los laureles: “Es una victoria muy importante, teníamos que seguir sumando en casa, aprovechando todas las jornadas que jugamos aquí, y estoy muy contento”, dijo. Sus goles sirvieron para que el Galapagar respondiera a la presión que suponía jugar sabiendo de las victorias de los perseguidores, algo que no todos los equipos saben gestionar. “Sabíamos que teníamos que cumplir hoy, porque todos los rivales habían hecho sus deberes. Nosotros somos fieles a una idea de juego y hemos seguido con ella, por suerte hemos podido plasmarla en el campo y cuando conseguimos eso, los resultados vienen”.

Marcos Gil cree que su primer gol fue muy importante tal y como estaba el partido, con el Periso fuerte atrás y soltando peligrosos contraataques: “Contra un equipo replegado, cuando consigues abrir la lata, el equipo rival tiene que empezar a salir más y aparecen entonces más huecos. Ese primer gol ha sido un punto clave, ellos han tenido que arriesgar más y han aparecido los espacios”.

Marcos Gil, en el derbi ante el CUC Villalba / Fotografía: Vidal Fraguas (CD Galapagar)

El 7 arlequinado incide en la idea de que la posesión del balón es lo que hace que el Galapagar acabe los partidos con menos desgaste que los rivales, algo que se notó en el segundo tiempo, cuando el Periso se vio superado en lo físico. Javier Arroyo señaló tras el partido que varios de sus jugadores terminaron muy sobrecargados por falta de costumbre con el nuevo césped de El Chopo, el Fifa Quality Pro, aunque el argumento del goleador del partido incide en que “cuando conseguimos hacer nuestro juego, tenemos el balón mucho tiempo, y es el rival el que corre. Nos sentimos muy cómodos y reservamos bastantes fuerzas mientras tengamos el balón. Ahí está uno de nuestros potenciales”. Marcos Gil apunta a que ese factor hará que el Galapagar afronte el partido ante la Concepción del Jueves Santo en perfecto estado de revista: “Llegamos con muchas ganas y mucha fuerza al partido del jueves, que es el último que tenemos en casa después de cinco jornadas, y tenemos que culminar esta racha de partidos sin perder en El Chopo. Yo veo que la Liga está súper apretada, hay muchos equipos que estamos ahí juntos luchando, así que no podemos relajarnos, porque además esto se decide en pocos minutos y en pocos partidos. La Liga es muy corta y cualquier error se puede pagar caro”.

A un gol del pichichi

El futbolista número 7 del Galapagar ya suma siete tantos en este curso, a uno del pichichi del Grupo 1 de Preferente, el interior del Tres Cantos, Dani Martínez, y tres por encima de su compañero Alberto Lacaba, con quien estaba igualado como máximo realizador del equipo. Desde que llegó a El Chopo ha marcado una línea regular en la anotación que le ha venido manteniendo como el máximo goleador del Galapagar en el último lustro. Sin embargo, Marcos confesó que soñaba con una tarde como la que firmó ante el Periso: “Estoy súper contento: es mi primer hat-trick con el equipo, así que, después de cinco temporadas, ésta es la sexta, para mí es una alegría haberlo hecho en El Chopo, porque lo tenía como un sueño. Ha sido una cosa única”. Por supuesto, el héroe del partido salió del campo con el balón bajo el brazo, como recuerdo de su tarde más memorable.

Jaime Fresno