Homenaje a las víctimas del Holocausto en el instituto Infanta Elena de Galapagar

El IES Cañada Real de Galapagar, dentro de sus actividades para potenciar el trabajo cooperativo y el aprendizaje basado en proyectos, ha llevado a cabo durante varios meses con la participación de su alumnado, (ESO y Bachillerato) la ejecución de trabajos dentro de una nueva experiencia educativa, la llamada “Semana de la SHOA”, coincidiendo con la conmemoración del Día Internacional del Holocausto, que tiene lugar este sábado 27 de enero.

ies01

Los alumnos han trabajado en tres ejes temáticos: los guetos como espacio de confinamiento; los Justos de las Naciones, en reconocimiento de todas aquellas personas no hebreas que arriesgaron sus vidas sin recibir nada a cambio por salvar las vidas de muchos judíos; y, por último, el horror de los campos de concentración y exterminio.

El resultado de estos trabajos está expuesto en la sala de audiovisuales del centro, los pasillos y la biblioteca. Hay carteles del curso Yad Vahsem, del fotomontaje Auschwitz sobre los campos de exterminio, dentro del proyecto Eramus+K2, además de la proyección del vídeo ‘Vida cotidiana en los guetos’.

Homenaje a las víctimas

Como colofón a estas actividades, el centro organizó el jueves un homenaje a las víctimas del Holocausto con una ceremonia a la que han asistido los alumnos y que tuvo como invitados a Juan Carlos Sanz Briz (hijo del diplomático español Ángel Sanz), Eva Leitman-Bohrer (superviviente de la persecución a los judíos en Budapest) y Miguel de Lucas, director del Centro Sefarad Israel.

Juan Carlos Sanz Briz, quien se mostró “impresionado” por el trabajo de los alumnos del IES Cañada Real, se dirigió a ellos para pedirles “que el reto de vuestra vida es defender los valores de los Justos Internacionales que se enfrentaron a una situación complicada y peligrosa que sirvió para salvar la vida de muchas personas inocentes. Ellos no fueron ajenos al sufrimiento de las víctimas”. Asimismo, subrayó que “no hay que esperar a que llegue otro Hitler para denunciar injusticias”.

Por su parte, Eva Leitman-Bohrer, qué era una bebé cuando los nazis invadieron su Budapest natal, recordó emocionada como “mi madre nos salvó gracias a los matasellos de las cartas que recibía de mi abuela desde Madrid, lo que nos sirvió de salvoconducto para que nos admitieran en una de las casas de protección española”.

ies02

Hay que recordar que estas casas fueron alquiladas por Ángel Sanz Briz, el ‘Ángel de Budapest’. En sus ventanas colgaban banderas españolas, lo que les concedía inmunidad diplomática. Casas que acogieron a los 5.000 supervivientes de una muerte segura a manos de los nazis.

Por su parte, Miguel de Luca, director del Centro Sefarad Israel insistió en recordar que “debemos mantener la memoria del Holocausto porque es obligación de todos, para evitar que esto pueda volver a ocurrir, ya que este drama pasó en el país más avanzado y desarrollado de la Europa de aquel entonces”. “La única manera de evitarlo es con diálogo y aceptando al que es diferente a nosotros”, añadió.

El acto consistió en la lectura por parte de cinco alumnos de primero de Bachillerato del poema “Y por mí vinieron”, conocido también como La apatía de los indiferentes, para después escuchar una canción de Bob Dylan y encender simbólicamente siete velas.

 

Al acto asistieron también, el alcalde, Daniel Pérez Muñoz, y el concejal de Educación, José María Escudero. El regidor señaló que “quien no conoce la historia está condenado a repetirla”, felicitando a los alumnos por el trabajo que habían desarrollado, “que sirve para concienciar y asumir valores que ayuden a evitar, en un futuro, la repetición de tragedias como la ocasionada por los alemanes de Hitler”.

La exposición puede visitarse hasta el 22 de marzo, previa cita, a través de una visita organizada por el IES Cañada Real. Los interesados pueden ponerse en contacto con el centro a través del 91 858 33 36.

Send this to a friend