El Ayuntamiento de Galapagar señala que el proyecto de una gasolinera cerca del colegio Carlos Ruiz “aún no ha sido estudiado ni aprobado”

Vecinos de Galapagar han mostrado su inquietud por el proyecto para instalar una gasolinera en el cruce entre la calle Colmenarejo y la M-505, muy cerca del colegio público Carlos Ruiz y de las viviendas situadas en la zona. “Mis hijos van al colegio y yo vivo a menos de 200 metros de donde quieren hacer la gasolinera”, señalaba una vecina a través de las redes sociales. Otra hablaba de “despropósito”, más aún teniendo en cuenta, según indicaba, que en la misma vía hay otras dos gasolineras en poco más de un kilómetro, así como una en el centro del pueblo (en el inicio de la carretera de Torrelodones). “La que sería deseable y tranquilizador es conocer la posición de nuestro Ayuntamiento al respecto, saber qué opinión tienen las distintas concejalías involucradas ante proyectos de este tipo”, subrayaba una más.

reunión proyecto gasolinera galapagar
El alcalde y los concejales de Urbanismo y Régimen Interior, en la reuniónque han mantenido con los vecinos

Por su parte, fuentes municipales han indicado que “debido a la confusión provocada por el proyecto presentado por una empresa privada ante el Ayuntamiento de Galapagar para construir una gasolinera en el cruce de la calle Colmenarejo y la carretera de El Escorial”, tanto el alcalde, Alberto Gómez, como el concejal de Urbanismo, Felipe García, y la titular de Régimen Interior, Rosa María Encuentra, se han reunido con los representantes de los vecinos de esta zona para darles un mensaje tranquilizador y disipar sus dudas”.

Permiso de la Dirección General de Carreteras

El trámite, indican, se encuentra actualmente “suspendido” por parte del Consistorio, ya que “no se ha aportado el permiso previo necesario de la Dirección General de Carreteras“. “Si la empresa lo obtiene, el Ayuntamiento deberá estudiar y valorar el proyecto presentado, teniendo siempre en cuenta las alegaciones que presenten los vecinos, velando, ante todo, por su seguridad y bienestar”, explicaban.

El proceso en este tipo de trámites, añaden desde el Ayuntamiento, “obliga a que, una vez presentado un proyecto, se informe a las personas que puedan verse afectadas por el mismo para que puedan presentar alegaciones, pero eso no significa, en ningún caso, que el proyecto ya esté aprobado, ya que es un paso preliminar obligatorio a cualquier valoración”. En definitiva, concluían desde el Ejecutivo, “el proyecto de la gasolinera aún no ha sido estudiado y, por lo tanto, tampoco aprobado”.

Send this to a friend