Alexandra García, la árbitra insultada en un partido de juveniles: “Ojalá esto sirva para que algo así no vuelva a ocurrir”

Alexandra García Nuño tiene 18 años, prepara unas oposiciones para convertirse en Policía Nacional y juega al fútbol en un equipo femenino de juveniles. Además, el pasado fin de semana arbitró su primer partido después de que se convirtiese a su pesar en involuntaria protagonista del encuentro que el pasado 17 de noviembre enfrentó en el campo de La Herrería a los juveniles de la Unión Deportiva San Lorenzo y el Club Unión Collado Villalba.

Allí tuvo que soportar, según relató la propia madre de la colegiada, Mercedes Nuño, que además es concejala de Deportes en Galapagar, “90 minutos de insultos y descalificaciones”. “Retrasada”, “hija de puta”, “sinvergüenza”, “estás haciendo el gilipollas”, “te han sacado esta tarde de Apascovi”, “puta” o “zorra, vete a fregar” fueron algunos de los improperios.

Yo no me enteré de nada; estaba muy metida en el partido, además de que llovía y hacía viento. Sí me llegaba que había mucho ruido en la grada, pero no lo que me decían. Después, cuando escuché los audios, me di cuenta de lo que había pasado”, explicaba días más tarde.

árbitra insultada
Alexandra García Nuño, hace unos días en Galapagar / Fotografías: Rafa Herrero

Alexandra, que lleva desde octubre de 2018 arbitrando en categorías inferiores (incluyendo varios partidos en el histórico campo del San Lorenzo, aunque nunca al juvenil de la Unión Deportiva), nunca se había enfrentado a una situación similar: “Sí que te dicen que no es fuera de juego o que no ha sido falta, pero sin insultos; es lo normal, eso pasa todos los días”, comentaba. Camino del vestuario tras el pitido final, recuerda que jugadores y técnicos del CUC Villalba se acercaron a ella para trasladarle su apoyo: “Me decían que no hiciera ni caso; supongo que ellos sí se enterarían de lo que pasó, claro”.

Educación y respeto

“Espero que se les caiga la cara de vergüenza”, añadía, lamentando que se vivan hechos como estos en un partido de fútbol, más aún tratándose de juveniles. “Ellos verán la educación que dan a sus hijos, pero que luego no se sorprendan de nada”, señalaba esta joven galapagueña.

“Es importante que la gente se dé cuenta, y ojalá esto sirva para que algo así no se repita. Hay que tener respeto, que es lo básico”, proseguía, subrayando que, de haber escuchado la retahíla de insultos, habría llamado al delegado de campo para detener el partido. “Yo soy una de tantas, y de tantos, porque a los chicos no les dicen zorra, puta ni cosas así, pero también lo sufren todos los días”, continuaba. Una situación que resulta especialmente delicada para los árbitros de categorías inferiores, ya que acuden a los campos sin jueces de línea, por lo que su trabajo resulta aún más complicado.

En cuanto a quienes durante estos días han señalado que el fútbol resulta un espacio abonado al machismo, Alexandra asegura que “no más que otros”. “No es sólo el fútbol, sino en general; pero yo hasta ahora no he tenido nunca ningún problema, excepto el otro día, ni con los chavales, ni con niños, ni entrenadores. Pero bueno, es cierto que sigue habiendo restos de machismo en muchos lados”.

 

Tras este incidente, explica que nadie del club se había puesto en contacto con ella, aunque la Unión Deportiva San Lorenzo sí condenó los hechos 24 horas después de que se celebrase el partido a través de un mensaje en redes sociales: “En el día de ayer un grupo de aficionados se dedicó a faltar el respeto e insultar a la colegiada del partido entre nuestro Juvenil A y el CUC Villalba. Rechazamos totalmente ese tipo de comportamientos y cualquier insulto a [email protected], jugadores/as y té[email protected]”. “No es queremos ni en La Herrería ni en nuestro pueblo”, añadía la centenaria entidad gurriata.

Muestras de apoyo

Alexandra ha querido agradecer también las múltiples muestras de apoyo recibidas: “Me ha escrito mucha gente, sobre todo árbitros”. También el Ayuntamiento de San Lorenzo reaccionó en cuanto tuvo conocimiento de los hechos a través de un comunicado oficial en el que consideraba “intolerable cualquier tipo de violencia, incluida la verbal, hacia una mujer que está desarrollando su trabajo. Estos hechos son especialmente tristes en una actividad lúdica, como es el fútbol, practicada por jóvenes”, indicaban. Finalmente, desde el Consistorio señalaban que la violencia hacia la mujer debe ser “erradicada” de cualquier situación. La propia alcaldesa, Carlota López Esteban, mostró su apoyo a la colegiada, subrayando su “compromiso y esfuerzo por un deporte libre de cualquier tipo de violencia”.

No lo entendieron así desde el grupo municipal del PSOE, que en el último Pleno señaló que fue “un hecho puntual” y que el Consistorio se había “precipitado” en su reacción. “A lo mejor había que haber reflexionado un poco antes de publicar una condena, porque nos hemos puesto en el foco de todos los medios de comunicación”, añadió la concejala socialista Elena Valera. “Me da la sensación de que hemos criminalizado a la Unión Deportiva San Lorenzo”, indicó, a lo que el edil de Deportes contestó que en ningún caso se pueden silenciar este tipo de actitudes, sino que es necesario actuar con determinación para “erradicar” todo tipo de violencia en el deporte.