Vox plantea la unión administrativa de El Escorial y San Lorenzo: “No tiene sentido mantener servicios y gestiones públicas separadas”

El grupo municipal de Vox en El Escorial insistirá en el próximo pleno en la que ha sido una de sus propuestas destacadas desde su nacimiento tanto en esta localidad como en San Lorenzo: la necesidad de estudiar una hipotética unión administrativa de ambos pueblos, con un único ayuntamiento para una población que en total se situaría en unos 35.000 habitantes.

En esta ocasión, los concejales Emigdio López de Laburo y Alicia Megía presentarán una moción que propone “realizar un estudio técnico objetivo de las ventajas e inconvenientes de una posible unificación, así como una propuesta de convenio de fusión vinculada al mismo”. Una vez realizado este estudio, y conocidas sus conclusiones, se convocaría una consulta ciudadana, explican desde esta formación.

Además de por Vox, la posibilidad de la unión de ambas localidades también fue planteada en su programa electoral por Vecinos por San Lorenzo, que según ha adelantado el concejal Carlos Tarrio, autor con Marta Martín Worm del libro “Leal Villa y Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. Razones para la reunificación” (Colección Coliseo, 2014), también presentará una propuesta en parecidos términos en la sesión plenaria que se celebrará en el Ayuntamiento sanlorentino el próximo jueves 27 de febrero.

Compartir intereses, poblaciones y servicios

A día de hoy, continúan desde Vox, la realidad es que “físicamente no existe separación alguna entre ambos pueblos, compartiendo geografía, servicios, poblaciones, intereses y confundiendo sus núcleos urbanos”. “Como todos sabemos, hay calles donde una acera pertenece a El Escorial y la otra a San Lorenzo”, señalan gráficamente. Los dos municipios, prosiguen, “forman un todo”, como recogen figuras como la Declaración de Paisaje Pintoresco (1961) o, más recientemente, la Cerca de Felipe II (2006).

Los concejales de Vox en El Escorial, Emigio López de Laburu y Alicia Megía

Volviendo al terreno de los datos, y teniendo en cuenta la población (18.369 en San Lorenzo y 16.162 en El Escorial, según el último informe de 2018), Vox afirma que el hecho de que ambas poblaciones tengan menos de 20.000 habitantes hace que estén “en una posición de indudable fragilidad e influencia frente a las grandes urbes cercanas, como Collado Villalba (63.074), Galapagar (33.379), Las Rozas (95.550) o Majadahonda (71.785)”.

Aportan también datos sobre renta bruta media per cápita y paro registrado, en parámetros muy similares, por lo que acaban preguntándose “qué sentido tiene mantener servicios y gestiones públicas separadas”, duplicando corporaciones, estructuras administrativas y ayuntamientos, cuando la unión podría “generar multitud de sinergias y reducir los costes administrativos y políticos”. En este sentido, hacen referencia a los efectos positivos que tendría la “existencia de un territorio común y compartido”, desde la “reafirmación identitaria ante los desarrollos poblacionales” del entorno a la “coordinación de servicios”, pasando por la puesta en valor de un conjunto de 15 Bienes de Interés Cultural, “el más numeroso de toda la Comunidad de Madrid”.

El hecho de contar con una población de unos 35.000 habitantes, añade, facilitaría el acceso a más fondos públicos e inversiones, con un “efecto multiplicador y de atracción poblacional que repercutiría en beneficios tangibles para nuestra hostelería, turismo, comercio, etc”.

Eliminar duplicidades

En su argumentación, Vox alude también a la reducción de costes “eliminando duplicidades políticas y administrativas”, actuando con “mayor racionalidad”. En este sentido, afirman que mientras en buena parte de Europa se han producido importantes movimientos de unificación municipal y regional en las últimas décadas, en España no se ha replicado este proceso, algo que achacan a “intereses de los partidos políticos”. “Cuántos más entes administrativos existan, más cargos políticos hay”, añaden.

A juicio de Vox, los ciudadanos de ambas localidades son quienes deberían tomar la decisión final “en base a los pros y los contras que desde las administraciones públicas seamos capaces de exponer”. “¿Nos vemos capaces de volver a hacer historia, garantizando la supervivencia de la comarca escurialense y sirviendo de impulso a su desarrollo futuro en beneficio de sus vecinos? ¿Cuáles pueden ser las razones objetivas que impidan llevar a cabo esta posibilidad, o al menos estudiarla seriamente?”, se preguntan. “No las hay”, aseguran. “Nadie con un mínimo conocimiento podría poner en duda los beneficios sociales, culturales, económicos y de todo tipo con una unificación entre nuestros dos municipios”, añaden.

En el caso concreto de los cargos políticos, de dos alcaldes y 34 concejales se pasaría, una vez consumada la unificación, a un único alcalde y 21 concejales. Solo en salarios de los ediles, explicaban, el ahorro mínimo sería de unos 200.000 euros al año.

La iglesia de San Bernabé, declarada Bien de Interés Cultural, es uno de los principales monumentos de El Escorial

“No sería exagerado calificar esta propuesta como histórica, y podemos hacer, y hacer sentir a nuestros vecinos auténticos protagonistas de una iniciativa que, quizás, pueda marcar un antes y un después en la gestión municipal española, provocando una serie de fusiones y unificaciones a nivel municipal que solo puede traer una mejor gestión de los recursos públicos y, por lo tanto, un mejor servicio a toda la sociedad”, manifiestan.

Comisión intermunicipal

Finalmente, y en cuanto a la manera de concretar esta moción, Vox plantea la creación de una comisión intermunicipal en la que estarían presentes los alcaldes de El Escorial y San Lorenzo, así como un representante de cada grupo municipal de ambas localidades y al menos dos personas de recoocido prestigio “con el fin de orientar y asesorar en este proceso”. Esta comisión se encargaría de realizar un estudio técnico sobre la unificación, publicándose sus resultados en un plazo máximo de 18 meses. Después se divulgarían las conclusiones del mismo, así como un borrador del convenio de fusión, convocándose a continuación “una consulta popular no vinculante” para conocer la opinión de los ciudadanos sobre esta hipotética unificación.

Más tiempo juntos que separados

En su exposición, recuerdan que los orígenes de El Escorial se encuentran a caballo entre los siglos XII y XIII, “con el proceso general de repoblamiento llevado a cabo en la Reconquista”, existiendo una única entidad única social y administrativa. El recorrido histórico que hace Vox incluye la decisión del rey Felipe II de “levantar un Monasterio en el término municipal de El Escorial en honor a San Lorenzo”, así como la fundación, 200 años después, del Real Sitio de San Lorenzo por parte de Carlos III. Señalan también que fue Carlos IV quien en 1789 nombró al primer “Gobernador del Sitio”, reuniendo en su persona el cargo de gobernador del Sitio y de la Villa. Poco después, en 1792, suprimió la jurisdicción del alcalde mayor sobre la Villa de El Escorial, “acumulándola a la que tenía el Gobernador del Sitio, que se extendía al Monasterio, la Villa y los Bosques Reales”.

Fue con Fernando VII cuando, en 1822, se constituyó el primer Ayuntamiento de San Lorenzo, aprobándose en 1822 la demarcación y deslinde geográfico de las dos poblaciones. Una división que se interrumpió posteriormente (1823-1836), hasta que de nuevo regresó la figura de un único alcalde mayor “con la doble jurisdicción del Real Sitio y la Villa”. Sin embargo, y a pesar de existir diferentes jurisdicciones, sí se mantuvo una comunidad de usos y aprovechamientos, que desde finales del siglo XIX fue perdiendo fuerza “con el fortalecimiento y concreción de competencias de los dos ayuntamientos”.

Atendiendo a este relato, Vox subraya que “ha sido mucho más el tiempo que el territorio ha estado unido de hecho, y regido por una misma autoridad o por una autoridad principal por encima de las otras, que administrado por diferentes autoridades en plano de igualdad”. La unificación “de facto” se mantuvo desde 1563 hasta 1770, así como entre 1789 y 1836 (con la excepción de un breve periodo entre 1820 y 1822), dando paso a la “coexistencia -que se mantiene hasta hoy- de tres autoridades para una misma comarca: los dos ayuntamientos y la Corona-Estado con Patrimonio Nacional”.