El Ayuntamiento de El Escorial anuncia que desmantelará “de manera subsidiaria” la capilla de Prado Nuevo si no lo hace la propiedad

El Ayuntamiento de El Escorial ha anunciado que, si la propiedad no procede al desmantelamiento de la capilla de Prado Nuevo, de forma voluntaria, se verá obligado a ejecutar de manera subsidiaria todos los trabajos necesarios, cuyo coste será repercutido a la Asociación de Seglares Reparadoras Amor Unión y Paz, acatando con ello el mandato judicial que se deriva de la sentencia dictada en 2016 por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 23 de Madrid.

En esta resolución se estimaba el recurso interpuesto por varias entidades, anulando la resolución de la Junta del Gobierno Local del Ayuntamiento de El Escorial de 19 de junio de 2012 por la que se acordó la concesión de licencia provisional para la instalación de una capilla en esta finca, en donde fue enterrada la vidente Amparo Cuevas. Igualmente, se anulaba el acuerdo de 10 de julio de 2013 por el que se autorizaba la prórroga de esta instalación provisional.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia

Mediante Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 5 de octubre de 2017 se desestimó el recurso presentado por la Asociación contra la citada sentencia. Y mediante Providencia de 28 de marzo de 2019 de la Sección Especial de Casación Autonómica de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid se vino a acordar la inadmisión del recurso de casación interpuesto contra la anterior Sentencia del mismo Tribunal, explican desde el Consistorio escurialense.

“En cumplimiento estricto de la anterior sentencia, este Ayuntamiento ordenó a la propiedad, para que de manera inmediata, procediera al desmontaje de esta instalación provisional”, añaden estas mismas fuentes. Ahora, una vez que la asociación no ha ha ejecutado el desmantelamiento, el Consistorio indica que lo hará de “forma subsidiaria”, algo que, según avanzó Acción Plural a través de Facebook, tendrá lugar este jueves 30 de enero, haciendo mención a una “reciente inserción en una de las webs virginianas” en la que se anunciaba “de pasada” que este día se procedería a demoler la capilla, “echándose la culpa entre ellos unos a otros, con lo que los notificantes pretenden escurrir el bulto de sus responsabilidades de todo tipo”.

Send this to a friend