El rebaño municipal de cabras guadarrameñas de El Boalo inicia una ruta de trashumancia por varios municipios de la Sierra

Entre los días 6 y 10 de octubre, el Rebaño Municipal de Cabras Guadarrameñas de El Boalo, Cerceda y Mataelpino, realizará un año más una trashumancia de cinco jornadas por las Vías Pecuarias y caminos de la Sierra de Guadarrama “para mostrarnos su patrimonio histórico y arqueológico, uniéndose dos recursos imprescindibles para el Desarrollo Sostenible en la comarca”, dice el Ayuntamiento en un comunicado. Con esta ruta de 60 kilómetros se unirán algunos de los mayores puntos de interés del Patrimonio Histórico de la Sierra para su puesta en valor.

La ruta

La ruta se iniciará en El Boalo, que cuenta con el yacimiento arqueológico visigodo de la ermita del Rebollar del siglo VII dc actualmente en estudio y excavación.

A su paso por Hoyo de Manzanares, el rebaño descansará en el Parque de la Cabilda, una Dehesa de encinas y alcornoques en la que nos encontraremos con el yacimiento del poblado visigodo de la Cabilda, también del siglo VII dc y visitable.

Ya en Alpedrete, la cantería tradicional se convertirá en la protagonista, en un municipio hecho de granito con las manos expertas de los canteros, que desde tiempos romanos ya explotaban sus canteras. Hoy algunas de esas canteras se han naturalizado y son auténticos oasis para la biodiversidad.

Llegando a Collado Mediano la parada obligatoria será en el yacimiento Romano del Beneficio, situado en una de las Vías Pecuarias de la localidad bajo la que discurre el trazado de una calzada Romana del siglo II dc. Este yacimiento es visitable y cuenta con una sala museo de exposición.

Ya en Becerril, y camino de Mataelpino, la ruta alcanza mayor altitud, y transita por los antiguos rediles y apriscos de los pastores y cabreros de nuestra Sierra. Unas construcciones tradicionales de piedra que sirvieron para recoger el ganado y protegerlo de los lobos, más abundantes en otros siglos.

Podrá seguirse el recorrido del rebaño en todo momento gracias a la tecnología GPS que incorporan algunas de las cabras en sus collares a través de la App de Digitanimal, y a través de Instagram, para poder salir a su paso y acompañarlo en algunos tramos.