Sergio Román Martín debuta en la París – Tours con una escapada de más de 150 kilómetros

El pasado 6 de octubre, recién terminada su participación en la Volta a Portugal, Sergio Román Martín se despedía hasta 2021 en sus redes sociales: “Terminada La Grandíssima Volta a Portugal, y con ella terminada la temporada 2020. Me llevo para casa unas experiencias brutales y mucho aprendizaje para el futuro, nos vemos en 2021”. Apenas cuatro días después, el sábado, el Caja Rural-Seguros RGA anunciaba su inclusión en la primera lista en la historia del equipo para la París-Tours y el ciclista de Galapagar tenía una nueva oportunidad de ampliar esas “experiencias brutales” en una de las grandes clásicas francesas, integrante del calendario de la antigua Copa del Mundo y con 114 años de historia

Sergio no desaprovechó la ocasión y se dejó ver casi desde el principio de la carrera, filtrándose en una escapada a la altura del kilómetro 20 en la que le acompañaron otros cinco corredores: el guipuzcoano Mikel Aristi (Euskaltel-Euskadi), el lituano Evaldas Siskevicius (One Provence), el neerlandés Elmar Reinders (Riwal Securitas), el ruso Petr Rikunov (Gazprom-Rusvelo), y el belga Emiel Vermeulen (Natura4Ever-Roubaix Lille Métropole). El sexteto llegó a cobrar una máxima ventaja de tres minutos y medio superado el ecuador de la prueba, a unos cien kilómetros de meta, pero esa distancia siempre fue bien controlada por el gran grupo.

Cuando la carrera entró en su tramo más duro, salpicado de cotas y caminos entre viñedos, los ataques por detrás de favoritos como Romain Bardet o Benoit Cosnefroy precipitaron la neutralización a unos cuarenta kilómetros de Tours, en cuya pancarta de meta levantó los brazos como campeón el danés del Sunweb, Casper Pedersen, derrotando en un emocionante final al francés Cosnefroy. Una vez neutralizado, Sergio Román Martín se dejó llevar en los kilómetros finales para acabar a diez minutos del ganador. Antonio Angulo, del Euskaltel, fue 16º y primer español, mientras que el de Galapagar fue el tercer Caja Rural en meta, tras Jon Aberasturi y David González.

Javier Hernández, en el Valenciaga

El ciclismo serrano también jugó un papel protagonista en el Memorial Valenciaga, la carrera más importante del campo amateur que este año ponía el broche final al calendario de la Copa de España élite y sub-23. En ella, el villalbino del Gomur, Javier Hernández, jugó un papel clave dentro de la estrategia de la escuadra cántabra, encaminada a ganar el Valenciaga con Pelayo Sánchez. Como ya hiciera en carreras como la Vuelta a Cantabria, Hernández se dejó ver en las duras subidas de la prueba eibarresa y abonó el terreno para los ataques de sus compañeros. Uno de ellos, Mario Aparicio, se filtró en la gran escapada que fue protagonista durante casi cien kilómetros, y en la que también entró Miki Valls, integrante de la estructura con parte sanlorentina del Tenerife Bike Point – Pizzería Española.

Aparicio fue el último superviviente hasta que el trabajo del equipo Lizarte echó abajo su escapada en las rampas de Ixua, de primera categoría. Ya en la subida a San Miguel, de tercera, atacó el a la postre ganador, Jon Barrenetxea (Baqué), que se marchó en compañía de otro Tenerife – Pizzería Española, Xabier Isasa, y de Xabier Azparren (Laboral Kutxa). El trío llegó a superar el minuto y medio de renta y obligó al Gomur a tomar el mando de una persecución en la que Javier Hernández asumió parte del peso para reducir distancias.

El trabajo del Gomur rebajó la desventaja a menos de un minuto y abonó el terreno para el ataque del jefe de filas, Pelayo Sánchez. El asturiano se marchó en las primeras rampas del Santuario de Arrate y llegó a conectar con la cabeza de carrera dentro del último kilómetro de ascensión, pero en la corta bajada hacia la meta, y bajo la incesante lluvia, Pelayo Sánchez tomó mal una curva y perdió toda opción de disputar la victoria. El asturiano fue cuarto, tras Barrenetxea, Miguel Ángel Ballesteros (ganador de la Copa de España élite) y Abner González.

Javier Hernández pudo acabar dentro del top-50, a algo más de cinco minutos del ganador, con la satisfacción de ver cómo el Gomur se llevaba además la Combatividad y el Premio de la Montaña con Pelayo Sánchez, ciclista que ya está anunciado como futuro profesional del Burgos BH. El equipo cántabro hizo sexto en una general por equipos dominada por el Caja Rural-Seguros RGA, mientras que el Tenerife Bike Point – Pizzería Española fue décimo y cumplió con su objetivo de acabar el Valenciaga entre las escuadras del top-10.

La Copa de España, recortada este año por suspensiones como las del Gran Premio Macario de Alcalá de Henares, acabó en Éibar con el triunfo de Miguel Ángel Ballesteros (Caja Rural) en categoría élite, y con la victoria de Jordi López (Lizarte) en la general de los sub-23.

Jaime Fresno