Rubén Gracia abandona el Dakar por “insalvables” problemas mecánicos en el Extreme GPR20

Según confirmó GPR Sport, los tres buggies del equipo liderado por el piloto de Guadarrama se retiraron de la carrera al comienzo de la primera etapa afectados por la misma avería: "Problemas de temperatura en las unidades de potencia".

El equipo GPR Sport emitió este lunes una nota oficial confirmando que Rubén Gracia y su copiloto, Sergio Peinado, abandonan el Rally Dakar 2020, tras sufrir problemas mecánicos que han sido comunes a los tres buggies del equipo y que también han obligado a dejar la carrera a los otros dos pilotos de la escudería: Domingo Román y Juan Carlos Fernández. 

“Errático diseño”

La noticia se hizo oficial un día después de que los prototipos apenas pudieran cubrir unos kilómetros de la primera etapa, entre Yeda y Al Wajh, con 319 kilómetros cronometrados, y después de que los mecánicos de GPR Sport hiciesen todo lo posible por solventar los problemas: “Los vehículos fueron llevados al vivac del fin de etapa con el fin de ser revisados. Una vez analizado por el equipo técnico, tanto los propios vehículos como los parámetros de su funcionamiento, la conclusión es la siguiente: motivado por un errático diseño de la carrocería que no permite el correcto flujo dinámico del aire a través del motor, las tres unidades han sufrido problemas de temperatura, perjudicando con ello al rendimiento y estructura de sus motores. Fallo común que afecta por tanto a las tres unidades del equipo y que determina su definitivo abandono”.

El equipo mecánico de GPR Sport trabajó para poder reenganchar a sus tres vehículos en el denominado Dakar Experience, la nueva modalidad introducida por la organización destinada a dar continuidad a la participación a los vehículos que sufren un abandono prematuro, pero finalmente comprobaron que el problema era “irreversible”.

Siempre según GPR Sport, “debido a la premura de tiempo, el calendario de pruebas previsto a la finalización de los vehículos no pudo cumplirse antes del embarque de Marsella (…) Si bien es cierto afirmar que durante el verano se realizaron intensos test en la primera unidad construida, y que durante aquellas pruebas los actuales problemas que ahora se ponen de manifiesto no se presentaron, habida cuenta y con toda probabilidad de haber sido realizados sin el carenado definitivo que finalmente equipan los vehículos como carrocería”.