Una moción de censura sacará a Rubén Díaz de la Presidencia del Torrelodones CF este viernes

Rubén Díaz dejará de ser presidente del Torrelodones este viernes 21 de febrero, en el marco de la Asamblea Extraordinaria de Socios que ha sido convocada este lunes y en la que ya todo parece perfilado para que le sustituya su predecesor, Javier Gómez Olalla, más conocido en el fútbol como ‘Vivo’. El que fuera presidente torresano hasta mayo de 2015 encabeza la moción de censura que fue presentada el pasado viernes vía correo electrónico a la conclusión de las dos asambleas -ordinaria y extraordinaria-, y que viene motivada, en principio, por el importante desfase presupuestario presentado a los socios por Díaz en dicha sesión: en total, unos 52.000 euros de déficit, cifra que los promotores de la moción elevan a unos números rojos de más de 110.000 en el cómputo global de la gestión de Rubén Díaz, iniciada en julio de 2015 con 60.000 euros en las arcas del club.

La moción de censura, pergeñada desde hace meses, tendría como objetivo sanear el Torrelodones CF de aquí al final del presente mandato, a mediados de 2021, además de consolidar el proyecto deportivo ascendiendo al primer equipo masculino a Preferente y afianzando al femenino en Segunda Nacional.

Junto a Vivo se han posicionado directivos que ya trabajaron con el candidato en su anterior etapa en la Presidencia, como Luis Spell o Marifé Sánchez, además del director deportivo Iliass Haddad y colaboradores externos como Óscar Guerras, hasta el año pasado responsable del departamento de administración del club, hasta que fue despedido por cuestiones de incompatibilidad con su actual cometido como entrenador del Hoyo de Manzanares. No obstante, no está confirmada la entrada del técnico hoyense y antiguo administrativo del club en la nueva directiva.

Sin oposición

La Asamblea Extraordinaria de la moción de censura, fijada para este viernes en la sala de reuniones de la Piscina Municipal Cubierta a las 18:30 horas en primera convocatoria y a las 19:00 en segunda, se desarrollará con una única candidatura, la de Vivo, y por tanto sin someterse a votación, según han anticipado fuentes cercanas a las dos partes. Según ha podido saber  Aquí en la Sierra, el sábado pasado se celebró una reunión en la que miembros de la Junta Directiva todavía en ejercicio confirmaron a Vivo su intención de no presentarse a la moción, con lo que la Asamblea Extraordinaria se reduciría a un mero traspaso de poderes entre presidentes.

Jaime Fresno