El CUC Villalba despierta a tiempo en Las Eras para ganar a un Hoyo de Manzanares que rozó la épica (1-2)

El CUC Villalba probó en Las Eras la medicina que se esperaba, la de un Hoyo de Manzanares bien armado atrás, solidario en la presión y que, gracias al trabajo estratégico de Óscar Guerras, convirtió el coqueto recinto hoyense en terreno minado para los de Pepón López Cortijo. Baste decir que el Villalba ganó gracias a un polémico gol de Cortijo a tres minutos del final, en plena carga final casi a la desesperada y ante un Hoyo que jugaba desde el minuto 20 de partido con un hombre menos. 

La expulsión de Edu -ex central del CUC Villalba-, por una agresión sobre Guille sin balón de por medio, dio un cambio radical al partido, que hasta ese momento discurría según el plan del Hoyo. Óscar Guerras dispuso de una defensa de cinco, con Emerson, Amengual y Edu como centrales, y Adrien y Diego Manrique en los laterales que, unida al trabajo de los mediocampistas y a la presión de los puntas, Álvaro y Chamizo, obligó al Villalba a entrar en el juego directo y en el cuerpo a cuerpo, un escenario del que no sacó nada potable en ataque, pese a los intentos del debutante Borja Velasco y la movilidad de Moli, bien frenado en sus caídas a la banda izquierda. 

Golazo de Mario Hernando

La tarjeta roja y el cambio atrás del Hoyo, para pasar a una defensa de cuatro, dio al Villalba un dominio abrumador que no tardó en proporcionarle un buen caudal de ocasiones: a la media hora, Álvaro falló un disparo claro para el 0-1 con la portería desguarnecida; y, acto seguido, Borja Velasco cruzó demasiado un remate algo más forzado, que el menudo punta se había ganado con otro de sus desmarques a la espalda de la zaga.

Los dos avisos prologaron lo que fue el extraordinario gol de Mario Hernando: el medio centro amarillo metió un cambio de ritmo imperial sobre la divisoria para dejar atrás a dos marcadores, avanzó pleno de potencia en conducción hacia los tres cuartos de campo y, a unos 30 metros de la portería, se sacó una sutil vaselina sobre el guardameta Alonso que se coló junto al larguero. Era el minuto 34 y el Hoyo acusó el golpe, hasta el punto de que bien pudo irse al descanso en mayor desventaja si Borja Velasco, con un cabezazo que repelió de forma espectacular el larguero, y Boby, con un zapatazo en carrera que se marchó lamiendo el palo, hubiesen acertado con el 0-2.

Giro tras el descanso

Nadie hubiese apostado en el intermedio por lo que se vio después, es decir, un Hoyo de Manzanares engullendo al Villalba en inferioridad numérica. Óscar Guerras se la jugó dando entrada a Alí por Diego Manrique, y los locales dieron un paso al frente, con una renovada fe en sus posibilidades. Empezaron por ganar casi todos los balones divididos y lo hicieron muy cerca de los dominios de Martín Ferriz. Ya a los tres minutos de la reanudación, el portero vio cómo el travesaño de su portería escupía un trallazo de Álvaro para el 1-1.

La crecida local no se detuvo ahí y el Villalba se encogió hasta el punto de no ser capaz de llevar jugado el balón a campo contrario. Viendo el panorama, Pepón López Cortijo decidió actuar para dotar a su equipo de más capacidad técnica en las circulaciones, dando entrada a la vez a Iván Cortijo y Alejandro Insua. Sin embargo, al minuto de producirse el doble cambio, Álvaro habilitó con un pase en profundidad la carrera entre los centrales de Sergio Chamizo, que se plantó solo en el balcón del área y fusiló a Martín con un durísimo remate que hizo estallar de júbilo a Las Eras.

El empate acrecentó las dudas del Villalba, que durante los minutos siguientes siguió muy expuesto a cualquier dentellada hoyense. En esa fase, Óscar Guerras decidió recoser el flanco derecho de su defensa con Ahmed y replegó el equipo para buscar el contragolpe, plan que reforzó aún más con el doble cambio para sustituir a sus dos delanteros. Medidas profilácticas para contrarrestar el tremendo desgaste. Poco a poco, el Villalba fue acaparando la posesión y llevando el balón a las bandas sin caer en la precipitación, gracias a la dirección de Boby, siempre bien escoltado por Mario Hernando.

A tres minutos del final, el asedio dio como fruto el gol de la victoria, en un servicio desde la izquierda que Iván Cortijo remató cerca del segundo palo tras apoyarse sobre un defensa de forma antirreglamentaria, como después reconocieron algunos protagonistas. El Hoyo protestó el lance al colegiado, López Jiménez, pero el 1-2 subió al marcador y terminó por dar al Villalba su tercera victoria, la que le mantiene en cabeza empatado a nueve puntos con un Colmenar, con el que discutirá el liderato de Primera Regional este domingo en la Ciudad Deportiva.

HOYO DE MANZANARES CDH: Alonso; Adrien, Emerson, Amengual, Edu, Diego Manrique (Alí Samir, 46’); Marcos Pastor (Ahmed, 67’), Mario, Miguel; Álvaro (Álvaro Calvo, 77’) y Sergio Chamizo (Albiol, 77’)   

CLUB UNIÓN COLLADO VILLALBA: Martín Ferriz; Navarro (David, 76’), Fran Expósito, Guille, Miki Navares; Boby, Mario Hernando; Moli (Alejandro Insua, 63’), Álvaro (Iván Cortijo, 63’), Braiden (Koke, 77’); y Borja Velasco.

ÁRBITRO: López Jiménez (1). Expulsó por roja directa al local Edu (20’)   

GOLES: 0-1, Mario Hernando (34’); 1-1, Sergio Chamizo (64’); 1-2, Iván Cortijo (87’)

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de Liga en el Grupo 1 de Primera Regional. Gran entrada en el Municipal de Las Eras, con más de 300 espectadores.   

 

Cuatro equipos de la Sierra copan las plazas de descenso, tras las derrotas del Torrelodones y el Cerceda, y el empate del Galapagar B 

El CUC Villalba es el único de los cinco equipos serranos de Primera que conoce la victoria, después de que se hayan disputado tres jornadas aciagas para el resto. Este domingo, sólo el Galapagar B fue capaz de sumar un empate (0-0) en la siempre complicada visita al Juan Antonio Samaranch de Colmenar, donde lo más negativo fue quizá la expulsión de Salazar en el tramo final, que dejó en inferioridad a los de Carlos Lebrero. El filial suma dos puntos y es cuarto por abajo.

Peor le fueron las cosas al Torrelodones, que jugó muy cerca de allí, en el Alberto Ruiz, ante el líder Colmenar. Los de Willy Galán, que recuperaban a Leblic en el eje de la zaga, presentaron batalla a los franjirrojos, pero no pudieron evitar la derrota mínima (1-0) tras el gol de David Nistal en el minuto 11 de la segunda parte. El Torrelodones, uno de los teóricos favoritos al ascenso, se queda en la penúltima plaza con sólo un punto, por encima del colista Cerceda. Los de Raúl Carralón volvieron a caer por la mínima en su salida a Villanueva de la Cañada (3-2), cuando ya se veían cerca de puntuar después de que Jaime Mellado hubiese anotado el 2-2 en el minuto 32 del segundo tiempo. La derrota llegó con el gol de Héctor para los locales a dos minutos del final.

El próximo domingo, aparte del CUC Villalba – AD Colmenar (11:45 horas), se jugarán el Torrelodones – Aravaca B (11:30); Galapagar B – Celtic Castilla (16:30); Cerceda – Fundación (16:30); y Calasanz de Pozuelo – Hoyo de Manzanares (18:00). 

Jaime Fresno