Carlos Verona, escolta de un gran Valverde en Las Ardenas

Carlos Verona culminó el primer bloque de su temporada el pasado domingo en la Lieja Bastoña Lieja, la clásica más antigua del calendario ciclista. Lo hizo con la satisfacción de haber jugado un papel fundamental para el Movistar, como gran apoyo para que Alejandro Valverde consiguiese asombrar con tres top 5 consecutivos en el llamado Tríptico de Las Ardenas: el campeón murciano fue quinto en la Amstel Gold Race, tercero en la Flecha Valona y cuarto en la Lieja, un hito a sus 41 años de edad.

En esos tres grandes resultados el sanlorentino desarrolló un trabajo de escolta prácticamente impecable. En la Amstel, pasó a la acción en la segunda mitad de carrera para controlar las fugas y arropar a Valverde hasta la decisiva subida al Cauberg, donde Verona estuvo muy cerca de coronar entre la selección de 35 ciclistas de la que salió el ganador; Wout Van Aert. El sanlorentino acabó a poco más de dos minutos y con muy buenas sensaciones en las piernas.

Podio en la Flecha Valona

Ese buen momento de forma tuvo su momento álgido en la Flecha Valona, a la que Valverde se presentaba en busca de lo que hubiese sido una histórica sexta victoria. Verona volvió a arropar al murciano en colaboración con Enric Mas, pero el terceto del Movistar perdió colocación en el descenso hacia el río, previo a la subida final al mítico Muro de Huy. El gurriato, pletórico, logró subir a Valverde a las primeras posiciones, pero el calentón para enganchar pudo restar energía para que el murciano respondiera primero al ataque de Primoz Roglic, y después pudiera seguir la rueda ganadora de Julien Alaphilippe.

En su diario de carrera hizo autocrítica: “ Todos los que estábamos ahí sabíamos lo importante que era la posición, y por pecar de prudentes en la bajada de la cota anterior, justo cuando estábamos remontando por el lado derecho de la carretera, ha habido un bandazo que nos ha obligado a frenar en seco a Alejandro, Enric y a mí, y ya no nos ha dado tiempo de llegar a los tres. Alejandro ha hecho un sprint sólo a su alcance, y después la remontada que habéis visto por televisión. Sin palabras para su rendimiento, y si os soy sincero un poco decepcionado conmigo mismo”.

Pese a todo, el sanlorentino deslumbró con su estado de forma, quizá ya a la altura del que le llevó al top 20 del pasado Tour de Francia. El pasado domingo volvió a exhibirlo en la Lieja Bastoña Lieja, pese a sufrir un inoportuno enganchón en la Côte de La Redoutte, punto crítico de la carrera belga. Verona tuvo que forzar para enganchar con los favoritos, y no sólo lo consiguió, sino que acabó realizando un trabajo fundamental para que Valverde entrara en el quinteto que se jugó la carrera en las calles de Lieja. La victoria fue para el campeón del Tour de Francia, Tadej Pogacar, y el murciano acabó cuarto en el día de su 41º cumpleaños. Un balance extraordinario para el jefe de filas y para su principal escolta.

Apunta al Dauphiné

En su balance del primer bloque de la temporada, Verona habla de “una primera parte que ha sido muy intensa, desde el Tour de la Provence, al que fui para coger algo de ritmo, pasando por las tres semanas de concentración en el Teide que disfruté y aproveché mucho, hasta los tres objetivos que tenía marcados: Volta a Catalunya, Itzulia y Ardenas. En la primera fue en la que mejor me encontré, ya que en las etapas de montaña es donde cada vez me encuentro mejor. En la Itzulia sufrí un poco más, porque es una carrera más explosiva. Y en las Ardenas ha tocado tirar de concentración, porque son carreras súper difíciles para alguien diésel como yo, pero con la experiencia las voy gestionando mejor, y ha sido un placer estar aquí”.

El ciclista serrano descansa estos días antes de empezar a preparar la segunda parte de la temporada con una nueva concentración en altura. En ella, espera estar en el Critérium Dauphiné, la ronda por etapas que ejerce de antesala del Tour de Francia y que se disputará del 30 de mayo al 6 de junio. Su presencia allí, “si todo va bien”, hace crecer las expectativas sobre una tercera participación consecutiva en el Tour de Francia.