Carlos Verona irrumpe en el top 20 de la General del Tour de Francia tras firmar una gran etapa reina de los Alpes

Carlos Verona tomó al asalto el top 20 del Tour de Francia y ya es 19º en la General, tras cuajar otra gran actuación en la etapa reina de los Alpes, una travesía de 170 kilómetros entre Grenoble y el inédito Col de la Loze -extensión de la estación de Méribel- que reservaba para su segunda mitad la durísima ascensión a La Madeleine, uno de los grandes mitos alpinos, y el terrorífico final de 21 kilómetros de subida hasta los 2.304 metros de altitud con rampas de más del 20%. Al gurriato no le arrugó la gran batalla desatada entre los grandes, en una jornada que llegó casi a su ecuador a una media de 50 km/h, y se mantuvo muy viva en la primera gran subida gracias al Bahréin de Mikel Landa, dispuesto a romper en la Madeleine el treno del JumboVisma de Primoz Roglic.

Tras esta etapa en los Alpes, la gran novedad es que Miguel Ángel ‘Supermán’ López se ha situado provisionalmente en el tercer puesto, presentado definitivamente su candidatura para subir al podio final del Tour en los Campos Elíseos de París. Las ajustadas diferencias entre Roglic y Pogaçar también permitirán disfrutar de una emocionante recta final, en el que todas las opciones están abiertas, como se puede comprobar en las mejores casas de apuestas, con la definitiva contrarreloj individual del sábado (36 kilómetros entre Pure y La Planche des Belles) como última oportunidad para buscar cambios en la general de una carrera que por el momento continúa sin que se haya registrado ni un solo caso de Covid-19 entre los ciclistas de los distintos equipos que tomaron la salida en Niza el pasado 29 de agosto.

Gran estado de forma

Verona aguantó el envite en el grupo de favoritos, que fue perdiendo unidades hasta convertirse en un auténtico desmigadero, en el que fueron cayendo ilustres como Nairo Quintana. El sanlorentino, sin duda en el mejor estado de forma de su carrera, coronó los 2.000 metros de La Madeleine con sus compañeros en Movistar, Nelson Oliveira, Alejandro Valverde y Enric Mas, los cuatro viajando como observadores a pocos metros de los dos trenes cabeceros, el del Bahréin –con un renacido Wouter Poels y un sorprendente Sony Colbrelli-, y el inevitable Jumbo Visma del líder Roglic.

Supervivencia en La Loze

El ritmo infernal de carrera, destinado a cazar por delante la fuga de Richard Carapaz, Gorka Izagirre y Julien Alaphilippe, los tres supervivientes de una escapada que se había formado de salida, hizo llegar a los corredores muy maduros a pie de Méribel, una subida inicialmente tendida que, sin embargo, empezó a causar estragos a los pocos kilómetros. Carlos Verona se exprimió para aguantar en el grupo, consciente de la importancia de llegar lo más arriba posible para completar el trabajo de Alejandro Valverde y Enric Mas de cara a la clasificación por equipos que lidera Movistar, pero cerca de la pancarta de 13 kilómetros para la cima, tras ocho de subida, tuvo que levantar el pie y regularse ante el asfixiante ritmo que estaba marcando Pello Bilbao, en un trabajo de limpieza para abonar el terreno para el ataque de Mikel Landa. El altísimo nivel de la carrera que se estaba jugando por delante, con Supermán López, los eslovenos, y los Jumbo pletóricos, impidió al vitoriano cualquier movimiento.

Verona, 17º en meta

Los terroríficos cuatro kilómetros finales, a una media del 10,5% y tras salvar un desnivel positivo en la etapa de 4.000 metros, pusieron a los corredores de uno en uno y sirvieron de escenario para ver una gran victoria del colombiano Miguel Ángel ‘Superman’ López, además del emocionante duelo por el maillot amarillo entre los dos favoritos eslovenos. Primoz Roglic pudo apuntalar su liderato tras sacar de rueda a Tadej Pogaçar y resistir el arreón final de la joya de 21 años del Emirates, para lograr una segunda plaza con sabor a golpe de mano.

Por detrás, en el desmigadero provocado por las durísimas rampas de La Loze, aparecieron Enric Mas, sexto y cada vez con mejores sensaciones, y Alejandro Valverde, duodécimo. Carlos Verona entró 17º, a 6:53 minutos, y completó como tercer hombre lo que es un paso más del Movistar de cara a ganar la clasificación por equipos. En ella, la escuadra telefónica cedió algo más de siete minutos al Jumbo Visma, pero aún maneja más de media hora de ventaja, algo que parece ya definitivo para que el Movistar remate una nueva victoria en los Campos Elíseos. De conseguirlo, Carlos Verona subiría por segunda vez al mejor podio del mundo, aunque en condiciones mucho mejores que el año pasado, puesto que ahora juega un papel principal. Y si es capaz de sostenerse en ese excelente top 20 que ahora ocupa -19º, a 1:08:42 horas de Roglic-, redondeará en Francia su mejor actuación de siempre en una grande, superando la 29ª plaza obtenida en la Vuelta a España 2015.

Para ello, contra reloj aparte, le queda pasar la tercera y última gran prueba alpina de este jueves, 175 kilómetros entre Méribel y La Roche-Sur.Foron salpicados por cinco puertos de montaña, con el Cormet de Roselend, de primera categoría, casi de salida, y el encadenado de los puertos de Saisies y Aravis antes de afrontar la durísima subida de seis kilómetros al 11,2% al Plateau de Gliéres, que puntúa fuera de categoría y reparte bonificaciones en su cima, situada a 32 kilómetros de meta.