El Atlético Villalba cierra una primera vuelta excepcional

En su primera temporada en la categoría de Preferente, el Atlético Villalba llegó a cuajar una excelente primera vuelta, que le situó como 6º clasificado con 28 puntos, muy cerca de consolidar el objetivo del club, que no es otro que lograr la permanencia a final de temporada. Si bien es cierto que el equipo, lejos del Municipal de Collado Villalba, se está mostrando como un equipo muy a tener en cuenta, la asignatura pendiente es demostrar la misma regularidad en su feudo, algo que poco a poco está consiguiendo.

El trabajo de David Muñoz al frente del equipo está siendo muy bueno desde que se hiciera cargo de él en primera regional. Sus conocimientos y vivencias en preferente al mando del CDGalapagar, sumado a la incorporación de dos hombres con experiencia como Fabio y Kani, aportan experiencia a un grupo muy joven en el que muchos de ellos son debutantes o apenas tienen partidos en esta categoría.

Con un modelo de juego definido, pero con un sistema que puede variar en función del rival, el equipo de David Muñoz recuerda, mirando a la élite, al de José Bordalás, capaz de competir en cualquier campo y frente a cualquier rival a pesar de no contar con los mejores jugadores de la categoría. Si al Getafe CF le van bien las cosas, siendo uno de los equipos candidatos a entrar en puestos europeos según la casa de apuestas online, ocupando actualmente la tercera posición, al Atlético de Villalba no le van peor las cosas, y aspira, aunque no lo dicen, a pelear por el ascenso a tercera división.

La crisis institucional no afecta al rendimiento deportivo

Aunque en las últimas fechas se ha producido la dimisión de Manuel Bermejo como presidente de la entidad, este hecho no ha afectado al rendimiento deportivo del equipo, que sigue consiguiendo puntos de oro de cara al primer objetivo del club, mantener la categoría.

Con los vecinos del CUC Villalba disparados hacía el ascenso de categoría, la temporada que viene caben muchas opciones de tener por primera vez en la historia a los dos clubes de Collado Villalba en la categoría de Preferente, lo cual no sabemos si puede ser bueno o malo, ya que a la rivalidad histórica existente desde hace tiempo, se le suma que el coto de mercado en la Sierra es escaso, y la posibilidad de traer futbolistas de lejos de la localidad es una estrategia que no suele salir bien a nivel económico.

En cuanto a lo meramente institucional, el club será dirigido hasta final de temporada por el resto de la junta directiva, a la espera de celebrar a final de temporada la primera asamblea de su historia en la que se sentarán las bases para el futuro de un club que ha tenido un enorme crecimiento en los últimos años, pero que necesita de una gestión mucho más profesional y cualificada para seguir prosperando.

Quedan muchos meses por delante, pero parece que los chicos dirigidos por David Muñoz van en serio y no se van a conformar con salvar la categoría. La temporada pasada, el CDGalapagar estuvo a punto de lograr la gesta que procurará el Atlético Villalba este año, y si bien pocos expertos apuestan por ellos, el fútbol es para los valientes, y de esos hay muchos en la plantilla villalbina.