3.900 toneladas de sal y 219.000 litros de salmuera: las cifras de la primera mitad de la campaña de vialidad invernal

Aun habiendo nevado únicamente en zonas altas, la Comunidad de Madrid ha despejado de nieve casi 15.000 kilómetros de carreteras en la primera mitad de la campaña de Vialidad Invernal. El consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras del Gobierno regional, Ángel Garrido, ha presentado este miércoles el balance del plan en el ecuador de la campaña, que se activa entre el 1 de noviembre y el 30 de abril, en una visita al centro de conservación de carreteras de El Ventorrillo, en el puerto de Navacerrada.

El objetivo de la campaña es hacer frente a las inclemencias por heladas o nevadas y mantener los más de 2.500 kilómetros de carreteras de titularidad de la Comunidad de Madrid en buenas condiciones de seguridad para la circulación, así como garantizar los accesos a todos los municipios de la región.

“La experiencia permite conocer mejor los escenarios que pueden presentarse y afrontarlos con mayor eficiencia. Prevenir es anticiparse a un problema para atenuar sus efectos y este Plan es nuestra forma de decir a todos los madrileños que, pase lo que pase, estamos preparados y dispuestos a hacer frente a los desafíos del invierno”, ha apuntado Garrido.

Plan de inclemencias invernales

Desde el comienzo de la campaña hasta el 31 de enero se ha activado en 13 ocasiones el Plan de Inclemencias Invernales (principalmente por heladas, ya que las precipitaciones de nieve únicamente se han producido en zonas altas), que integra tanto los medios de Emergencias como el protocolo para la Campaña de Vialidad de carreteras. El despliegue de este año suma nuevos medios materiales y humanos respecto a la del invierno pasado. En total, más de 1.850 profesionales y 3.200 voluntarios, con 669 vehículos y 2 helicópteros están disponibles.

Durante estos meses los efectivos de la Consejería de Transportes han actuado en más de 50.000 kilómetros de carreteras de la Comunidad. De ellos, han retirado nieve en casi 15.000 kilómetros y se ha aplicado tratamiento preventivo ante heladas y nevadas a 35.500 kilómetros. El consumo de fundentes ha sido de más de 3.920 toneladas de sal y cerca de 219.000 litros de salmuera, para mantener las carreteras en condiciones de seguridad vial.

El protocolo para las carreteras establece las prioridades de actuación en función de las alertas, lo que sirve de base a los ayuntamientos para coordinar las acciones a llevar a cabo en cada caso. Se prioriza actuar en las vías con gran densidad de tráfico, accesos a los hospitales y centros de salud: a núcleos de población urbana, así como a otros puntos de especial importancia.

La Consejería moviliza a 271 efectivos, 56 máquinas quitanieves, dos turbofresadoras, 16 palas cargadoras o retroexcavadoras y 91 vehículos de vigilancia y gestión. Este año, como novedad, hay que sumar una nueva quitanieves 4×4 ‘mini’ que, gracias a sus reducidas dimensiones, puede operar con más seguridad en accesos y en carreteras de características reducidas, como la M-604, que une los puertos de Navacerrada y Cotos con Rascafría y Lozoyuela o la M-966, que conecta Cercedilla con el puerto de la Fuenfría.

Este dispositivo cuenta con 4.500 toneladas de sal disponibles al inicio de la campaña, con una capacidad máxima de almacenamiento de 5.300 toneladas, repartidas en 29 silos y 13 naves de almacenamiento, así como 10 plantas de fabricación de salmuera con capacidad para generar 135.000 litros de este compuesto. En la pasada campaña de vialidad invernal, se consumieron más de 5.510 toneladas de sal y más de 292.755 litros de salmuera.