La Comunidad de Madrid amplía los test de antígenos a zonas básicas de salud sin restricciones

El consejero de Sanidad visita el dispositivo en Collado Villalba y anuncia que los cribados poblacionales se extenderán a Las Rozas, Boadilla del Monte, Torrelaguna, Ciempozuelos, Alcobendas y Fuenlabrada.

La Comunidad de Madrid ampliará su estrategia de test de antígenos (TAg) a zonas básicas de salud (ZBS) que, aunque no estén con restricciones, sí que registran una transmisión mantenida en el tiempo de Covid-19. Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante su visita al dispositivo de estas pruebas en la ZBS de Collado Villalba Estación, en Collado Villalba, atendido por enfermeros y técnicos de auxiliar de enfermería del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda.

El objetivo de esta medida es aumentar el seguimiento y control de transmisión del virus, dentro de la Estrategia de Detección Precoz, Vigilancia y Control de COVID-19 puesta en marcha por la Comunidad de Madrid. Los dispositivos de estas zonas se ubicarán en Boadilla del Monte, Torrelaguna, Ciempozuelos, Las Rozas, Alcobendas, Fuenlabrada y algunos distritos de la capital, entre otros.

Estos nuevos test se sumarán a los más de 3 millones de Pruebas Diagnósticas de Infección Activa (PDIA) por SARS-CoV-2 que se han realizado desde que comenzó la pandemia. De estas, como ha detallado Ruiz Escudero, un total de 810.386 han sido test de antigénicos, que han arrojado una media de 7% de positividad.

Más de la mitad de los test de antígenos llevados a cabo, 435.785 pruebas, corresponde a los cribados poblacionales que hasta la fecha ha efectuado la Comunidad en 31 municipios de la región, entre ellos Collado Villalba, Galapagar, Guadarrama, Alpedrete, Moralzarzal y El Boalo. Este tipo de prueba, ha destacado el consejero, cuenta con el respaldo de distintos organismos internacionales, como la Comisión Europea y el servicio público estadounidense Centros para el Control y Prevención de la Enfermedad (CDC), referente internacional en Salud Pública.

Los test de antígenos permiten la aplicación rápida de medidas sanitarias, como es el aislamiento en caso de personas que resulten con infección positiva (dado que el resultado se obtiene en 15 ó 20 minutos) y el rastreo de sus contactos para que guarden cuarentena. Además, dado su precio económico (4,5 euros) y disponibilidad (tiempo y recursos que implica su análisis), se pueden realizar de forma repetida, lo cual incrementa su sensibilidad.

Detección de la infección y de anticuperpos

Los test de antigénicos comenzaron a emplearse a mediados de septiembre en las urgencias de los hospitales, posteriormente en los centros de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), e igualmente, desde finales de ese mes se están aplicando en los cribados poblaciones que la Comunidad de Madrid aplica en las zonas de mayor transmisión del COVID-19.

Los test antigénicos están indicados en personas con síntomas sospechosos de COVID-19 con cinco o menos días de evolución, en determinados contactos estrechos, como son convivientes y personas vulnerables, así como en grupos específicos de personas asintomáticas (cribados, centros sanitarios y centros socio-sanitarios).

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, con la alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, a su llegada a la carpa multifuncional de la Malvaloca / Fotografías: Rafa Herrero

La situación en Collado Villalba

En su visita al dispositivo en la carpa Malvaloca de Collado Villalba, el consejero ha estado acompañado por la alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, quien ha indicado que se trata de “una estrategia que funciona”, subrayando que “la detección de asintomáticos es fundamental para erradicar la pandemia”. “Empezamos a estar un poco cansados, pero no hay otra”, añadió la regidora respecto a las restricciones y las medidas de seguridad ante la emergencia sanitaria.

En cuanto al caso de Collado Villalba, donde el cierre perimetral de toda la población se mantiene en vigor desde el pasado 9 de noviembre (antes se aplicó en la ZBS “Sierra de Guadarrama” y luego en la ZBS “Collado Villalba Pueblo”), Ruiz Escudero indicó que la incidencia ha bajado de forma significativa, desde 626 a los 406 que marca el último informe de la Dirección General de Salud Pública, correspondiente al 24 de noviembre, por lo que estaría en la frontera para prorrogar o no esas restricciones de movilidad -a expensas de la evolución en estas últimas jornadas y de los datos consolidados-, decisión que se dará a conocer mañana, al igual que ocurre con Moralzarzal (411) y Galapagar (437). Sí han bajado de ese tope de 400 casos por 100.000 habitantes en Alpedrete (377) y El Boalo (386). En esta última localidad, el alcalde, Javier de los Nietos, ha pedido formalmente al Gobierno regional el levantamiento del cierre perimetral ante la positiva evolución en las últimas semanas.

En cualquier caso, el consejero evitó adelantar las decisiones que se puedan tomar en las próximas horas, indicando que esta tarde se realizará el “estudio pormenorizado” sobre la situación en las distintas localidades de la región. “Hay que esperar a la Dirección General de Salud Pública”, indicó, reiterando que “las decisiones se toman desde un punto de vista científico-técnico”. Lo que sí confirmó que esta semana no se baraja rebajar de nuevo el umbral de 400 / 100.000 (hasta el pasado viernes estaba en 500) para decretar restricciones de movilidad.