Cómo prepararte para la primera auditoría en tu negocio

El momento de plantear la primera auditoría a la que se someterá nuestra empresa, es importante preparar todo lo necesario con antelación. Los auditores, según el tipo de evaluación que vayamos a llevar a cabo, revisarán mucha información de la compañía.

Diferentes profesionales, como estos auditores de Madrid, realizarán su labor previa a la auditoría como un análisis de las especificidades del negocio y el sector en el que está inscrito. Desde ahí, se construye la base para revisar la información contable y prepararse para el proceso.

Antes de que comience la evaluación, tu negocio debe tener las cuentas y los procesos administrativos actualizados y al día, que debe estar perfectamente cerrado para que todo cuadre como es debido.

La primera auditoría de una empresa puede parecer toda una odisea, pero con AOB Auditores no tendrás que preocuparte porque te ayudarán en todo. Contar con una compañía de profesionales te dará todo el apoyo para que salga bien.

Lo más habitual es que el auditor indique la información que precisa, enviando un listado de la documentación básica para realizar su trabajo. Habrá documentos que hay que enviarle antes de su visita, para que desarrolle mejor su llegada y su revisión sea más eficiente.

Preparar nuestro check list

Como decimos, tendrás este listado un tiempo antes de la fecha fijada, y la información necesaria será diferente según el tipo de actividad de la empresa. Te dejamos por aquí lo más frecuente que te encontrarás en esta preparación previa:

  • Si se trata de la primera auditoría de tu empresa, se te pedirá una copia de las escrituras de constitución de la sociedad; además de todos los cambios que se hayan llevado a cabo en los estatutos. Desde cambios en el domicilio social hasta ampliaciones de capital, todo debe estar reflejado.
  • Por supuesto, el balance de sumas y saldos en la contabilidad a la fecha de cierre del ejercicio o cierre intermedio. Lo ideal sería incluir el máximo de detalles posibles, para que toda la información esté a mano.
  • Prepara también las cuentas anuales a la fecha del cierre contable del ejercicio, incluyendo todo lo necesario: cuenta de resultados, balance de situación, cambios en el patrimonio, flujos de efectivo… En el caso de que se tratase de una revisión a cierre intermedio, lo necesario será el balance de situación y la cuenta de pérdidas y ganancias.
  • La relación de modelos de liquidación de impuestos que se hayan presentado durante el ejercicio debe estar definida (liquidación de IVA, impuestos de sociedades, retenciones…)
  • Contacto de los asesores legales externos de la empresa, donde se incluyan la dirección social y la forma de contactar con ellos.
  • Se debe también solicitar el acceso a los libros de actas de la sociedad cuando vengan los auditores. No se solicitará una copia de las actas, pero sí su lectura; por lo que deben estar puestas al día tanto las actas de Consejos de Administración como las de Junta de Accionistas.

Además de esto, es posible que haya mucha más documentación que preparar, según lo que el auditor solicite. Te recomendamos encarecidamente que, antes de entregar cualquier documento, supervises toda la información para que esté correcta y coherente.

Puede, por ejemplo, requerir un organigrama; aunque si es tu primera visita lo más probable es que te lo pida personalmente durante la reunión, para así comentarlo con más detalle. Si tu compañía tiene un departamento que se encarga de realizar auditorías internas, también solicitarán acceso a los informes de estas auditorías. O puede que te pidan incrementar los detalles de algunas cuentas concretas, que puedan ser relevantes según tu negocio.

Cuando lleves a cabo tu primera auditoría, habrá mucho más trabajo de comprobación para que el auditor conozca la empresa a la perfección. En las siguientes, especialmente si el auditor entiende que lleváis un buen control interno, es posible que haya un menor nivel de comprobación.

Esperamos que este listado te sirva para prepararte antes incluso de que vayas a realizar tu primera auditoría. Desde aquí te recomendamos que lo compruebes todo tres y cuatro veces, que tengas un buen control interno desde el principio y que confíes en la figura del auditor como un profesional que puede evitarte muchos problemas futuros.