La oposición de Colmenarejo acusa a la alcaldesa de aprovechar el fallecimiento de un concejal del PP para aprobar el gasto del remanente de tesorería

El lunes se celebró en Colmenarejo un Pleno extraordinario y urgente en el que el equipo de Gobierno aprobó el gasto del remanente de tesorería de 3 millones de euros, cantidad de la que un millón se destinará a la remodelación integral del Ayuntamiento y otro medio millón a la compra de una nave como sede provisional. Además, este paquete de inversiones incluye otras actuaciones en materia de vivienda, educación, cultura, adecuación de parques y jardines o asfaltado, entre otros proyectos.

Sin embargo, la sesión ha estado envuelta en la polémica por la convocatoria de la misma sin que hubiera tomado posesión el nuevo concejal del PP, Fernando Juanas, que sustituirá al que fuera número dos de esta formación, Justo Lozano, fallecido el pasado 14 de agosto.

La oposición acusó al Ejecutivo de aprovechar esta circunstancia para convocar el Pleno y poder sacar adelante el mencionado paquete de inversiones, después de que la oposición ya hubiese mostrado su rechazo al gasto de 1,5 millones de euros entre la reforma de la casa consistorial y la adquisición de una nave como sede provisional. De hecho, Alternativa por Colmenarejo llegó a hablar de “saqueo a las arcas municipales”, tras lo que la alcaldesa, Miriam Polo, acompañada por el número dos del tripartitro, Fernando López Sevillano, presentó una denuncia en los Juzgados de San Lorenzo.

Amoral

Ahora, la situación política se ha tensionado aún más, lo que ha llevado al PP a acusar a Miriam Polo de “aprovechar la situación para, de una forma totalmente amoral, aprobar el alta de unos remanentes de tesorería con los que estamos diametralmente en contra”. “Estas actuaciones nos confirman los métodos con los que la señora alcaldesa intenta desesperadamente seguir aferrada a su sillón y refuerzan nuestro compromiso con los vecinos de Colmenarejo para llevar a cabo el cambio tan necesario y demandado que nuestro municipio requiere”.

“Es muy feo, me parece que eran formas de hacerlo; estoy molesta y dolida, porque es de una catadura moral horrorosa”, señalaba la portavoz popular, Nieves Roses, en declaraciones a Aquí en la Sierra, reiterando además su oposición a las inversiones que maneja el equipo de Gobierno, al considerar que la reforma integral del Ayuntamiento no es prioritaria, como tampoco la compra de una nave provisional. A su juicio, indicó, se podrían abordar las cuestiones más urgentes, pero no de esta manera. “Vender a los vecinos que no queremos que se invierta en Colmenarejo, eso no es cierto; lo que queremos es que se contemplen otros proyectos”, añadía.

Imagen del pleno telemático celebrado este lunes en Colmenarejo

En la misma línea se pronunciaron desde Alternativa por Colmenarejo, llegando a hablar de “desprecio a los más elementales principios de ética, adoptando una actitud de vileza moral sin precedentes en nuestro Ayuntamiento”.

“A esto se añade que han paralizado la convocatoria del Pleno de moción de censura que se había solicitado legítimamente y están obstaculizando, con maniobras dilatorias, la incorporación del nuevo concejal del PP al no haber notificado aún, después de más de dos semanas, el fallecimiento de Justo Lozano a la Junta Electoral Central, requisito para la incorporación del siguiente concejal”, añadían desde esta formación.

Infame

Por su parte, la alcaldesa, Miriam Polo (PSOE), calificó esta acusación como “infame”, señalando que se había actuado conforme a lo que señala la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) y a las instrucciones de la Junta Electoral Central. “Es tan evidente el caso que así actúan el resto de Ayuntamientos, como el de Collado Villalba”, señaló, haciendo referencia al fallecimiento de dos ediles hace unos meses. “Exactamente igual que aquí”, enfatizó.

El caso de Collado Villalba

Sin embargo, la alcaldesa villalbina, Mariola Vargas, dirigió un escrito a la página ColmenarejoNet en el que indica, tras escuchar las palabras de Miriam Polo, que “casi lo único absolutamente cierto que comentó es que el procedimiento es potestad del secretario municipal”. “Tal y como marca la ley en caso de fallecimiento, se comunica a la Junta Electoral inmediatamente la situación, para que dispongan la credencial de la siguiente persona que ha de ocupar la plaza vacante (lo contrario podría entenderse como obstrucción e incluso vulneración de derechos de cargo público). En el siguiente Pleno que se convoque (en el caso de Collado Villalba fue el ordinario del mes de abril, es decir, el día 27), se cumple con el trámite obligatorio de dar cuenta del fallecimiento de ambos concejales, y si hubiesen llegado las credenciaes de los nuevos concejales, y ambos hubiesen cumplido con los requisitos, a continuación se hubiese podido proceder a la toma de posesión”, explicaba la primera edil de Collado Villalba. “Hace falta ser mezquinos para aprovecharse del fallecimiento de un miembro de la Corporación en su beneficio político”, reiteraban desde Alternativa por Colmenarejo, reprochando además la actitud del secretario municipal.

La cuestión previa

La polémica aún fue más allá, dado que el Pleno empezó con una intervención de la alcaldesa colmenarejana como “cuestión previa”, que durante algo más de media hora hizo un repaso a los acontecimientos de las últimas semanas, especialmente a raíz de la toma de posesión de Jesús Castro (concejal que figuraba que en la candidatura del PSOE) y la presentación a finales de julio de una moción de censura apoyada por PP, AxC, Vox y el propio Castro, que defendió su condición de concejal no adscrito desde el mismo momento de la toma de posesión, subrayando que en ningún momento ha llegado a formar parte del grupo municipal socialista. Una moción de censura que no se ha llegado a debatir aún, después de que el secretario municipal pidiese amparo a la Junta Electoral para determinar la situación de Castro.

La regidora aseguró que estas maniobras “han venido a enturbiar aún más si cabe el ambiente político ya casi irrespirable que se vive en este Ayuntamiento”, calificando como “una barbaridad” y de “acto deshonroso” que Jesús Castro apoyase la moción de censura que proponía como alcaldesa a Nieves Roses, portavoz del PP. Habló también de “concejal tránsfuga” y de “traición” a los ciudadanos, mientras desde la oposición le recordaban que su Ejecutivo lleva meses apoyándose en el concejal Juan José Díez, expulsado de Ciudadanos. “Están intentando cometer un fraude de ley”, afirmó Miriam Polo, invocando el artículo 197.1 de la LOREG y acusando a los ediles de la oposición de ser “cómplices de montar este paripé ilegal”.

Entre tanto, el ambiente se fue caldeando por momentos. “Esto no es un Pleno, es un sermón de la alcaldesa sin ninguna vergüenza”, señalaba Fernando Arribas (AxC) a través de un cartel colocado ante la cámara. La intervención de Miriam Polo continuó con reproches a la oposición, y en especial al edil de AxC Antonio Sánchez, que acabó abandonando la sesión tras ser expulsado -aunque previamente ya había mostrado su intención de marcharse-, y defendiendo tanto su trabajo como el de su equipo de Gobierno. Por su parte, el PP calificó la intervención de la alcaldesa como un “ataque a la desesperada” para “justificar lo injustificable” y “leer el discurso que algún Iván Redondo le había preparado”.

Moción de censura

Tras los 33 minutos de intervención como cuestión previa, el primero en dar réplica a la regidora su fue su ex compañero de partido, Jesús Castro, que recordó su militancia durante 22 años en el PSOE. “La moción de censura es legal y usted está de okupa. Todo el mundo sabe lo que hay en el Ayuntamiento y que, en este momento, la moción de censura, y más después de lo de hoy, es lo que hay que hacer; me da vergüenza, es una caradura”, le espetó. “Desde el 14 de agosto sabían perfectamente el fallecimiento de Justo Lozano y tenían que haber diligenciado pedir la credencial”, añadió. En cuanto a su situación, insistió en que un concejal puede tomar posesión directamente como no adscrito. “La interpretanción que hace el secretario es, a mi juicio, errónea, y de hecho está en los tribunales”, manifestó, dirigiéndose al habilitado nacional para asegurar que estaba “poniendo en riesgo su trabajo por una inhabilitación”.

“Si tiene que hacer un mitin como el que nos ha dado, es que algo no va bien”, afirmó Nieves Roses (PP), reiterando que Jesús Castro nunca ha formado parte del grupo municipal del PSOE, sino que la ley le da la opción de unirse o su grupo a figurar como no adscrito.

Los reproches se repitieron desde Vox, calificando el episodio como “delirante, histriónico, chulesco, insultante o demendial”, entre otros calificativos. Su edil, Guadalupe de la Fuente, también cuestionó el papel del secretario municipal, asegurando que “no vale todo en política”. “Como habilitado nacional, está usted en el Ayuntamiento para que se cumpla la ley, no para favorecer a ningún partido político, y si quiere proponer algo o tiene alguna idea política, lo que tiene que hacer es presentarse por las listas de algún partido, y estoy convencida de que el PSOE estaría encantado de tenerle en las suyas”, manifestó.

La explicación del secretario

Por su parte, el secretario municipal, Jerónimo Malpartida, señaló que, en cuanto al fallecimiento de Justo Lozano y la solicitud de la credencial del nuevo concejal del PP, se ha seguido la instrucción de la Junta Electoral de julio 2003, en conexión con la normativa de la LOREG, pidiendo que se votara, “por decirlo de alguna manera”, la toma de conocimiento del fallecimiento y de la solicitud de credencial del nuevo concejal del PP, a lo que la oposición replicó que se trata de un trámite que no requiere de ningún tipo de votación.

Finalmente, los concejales de Vox, Alternativa por Colmenarejo y Partido Popular acabaron abandonondo la sesión sucesivamente, calificando lo ocurrido como “una vergüenza”.

Nueva interventora

El Pleno supuso también el estreno como interventora municipal de Ruth Porta, a la que los distintos grupos dieron la bienvenida. Porta abandonó la política en 2015 para regresar a su puesto como interventora en el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón, después de una larga trayectoria en la que fue concejala por el PSOE en Madrid entre 1995 y 2003, además de diputada regional -llegando a ocupar el cargo de portavoz adjunta del grupo parlamentario socialista en la Asamblea de Madrid- y senadora.

Send this to a friend