Los mejores consejos para cuidar tu salud durante la epidemia

Gracias a los profesionales del Hospital Universitario General de Villalba, que aplica ya protocolos de desescalada segura para todos sus pacientes

El pasado 14 de marzo se decretaba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 y, con él, una serie de medidas urgentes para la protección de la salud pública. Entre ellas, la limitación de la libertad de circulación de las personas, que ha obligado a la mayor parte de los ciudadanos a permanecer en sus domicilios sin más salidas que las estrictamente necesarias.

El hospital ha realizado ya algunos cambios y ha empezado a aplicar protocolos de desescalada para recibir de forma segura a pacientes no Covid

Con esta medida se ha pretendido reducir el número de contagios y aliviar la presión sobre los servicios sanitarios. “Nos encontramos posiblemente ante el reto más importante al que se ha enfrentado nuestro sistema sanitario, y probablemente nuestra sociedad, en las últimas décadas”, aseguró entonces el Dr. Javier Arcos, subdirector médico del Hospital Universitario General de Villalba. “Hay dos líneas muy claras en esta lucha: por una parte, tratar a las personas que ya se han contagiado, de lo que nos estamos ocupando en los centros sanitarios, y, por otro lado, reducir los nuevos contagios, y es ahí donde todos los ciudadanos pueden contribuir a mejorar la situación y a controlar la epidemia”, permaneciendo en sus domicilios y extremando el cuidado y las precauciones en el contacto con otras personas. 

El Dr. Javier Arcos, subdirector médico del Hospital Universitario General de Villalba

Pero ¿qué consecuencias puede tener el confinamiento en determinados sectores de la población, como los niños, las personas mayores o las embarazadas?, se preguntaron desde el hospital. Por eso, una vez más, sus profesionales han seguido también estas semanas cuidando de la población de la Sierra, ofreciendo valiosos y útiles consejos en muchos ámbitos afectados por esta situación, mientras aplica ya protocolos de desescalada para la progresiva vuelta a la nueva normalidad en un contexto seguro para todos sus pacientes.

Consejos para niños y mayores

Los niños aguantan más de lo que pensamos. Incluso cuando están ingresados, muchas veces te sorprenden de lo bien que lo llevan”, afirma el Dr. Roi Piñeiro, jefe del Servicio de Pediatría del hospital. Eso no quiere decir que no lo hayan notado en el día a día, matiza, pero el confinamiento también puede verse como una oportunidad.

El doctor Roi Piñeiro, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital

Es un momento ideal para que los niños nos ayuden en las tareas del hogar y aprendan que las cosas no se limpian ni se recogen solas. También para que aprendan cosas de cocina, lean, escriban, dibujen o para sacar juegos de mesa y pasar tiempo en familia”, sugería el Dr. Piñeiro, aportando también un consejo poco convencional y útil no solo en esta situación: “Planificar una hora al día para que los niños se aburran. Un niño que se aburre es un niño que tiene que crear juegos desde su propia imaginación, y eso es algo muy importante”.

Dra. Nuria El Kadaoui Calvo, jefa asociada del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario General de Villalba

Caso distinto es el de los mayores. Más allá de los cuidados de higiene y desinfección de los medicamentos y la comida llegados a sus casas, la buena planificación es indispensable para cuidar la salud, tanto física como mental, durante esta etapa. En ese sentido, la Dra. Nuria El Kadaoui Calvo, jefa asociada del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario General de Villalba, advierte que el miedo es un sentimiento predominante en este grupo de edad, puesto que es una población más vulnerable frente a lo ocurrido, la situación actual y lo que la nueva normalidad pueda traer consigo; y ese miedo puede llevar a la ansiedad y la tristeza, que pueden ser muy perjudiciales. “Aunque no tengan ganas, es recomendable expresar a otra persona cómo se sienten cada día, exteriorizar todos esos sentimientos; sentirse escuchados y que les preguntemos todos los días cómo están”, aconsejaba la doctora, entre cuyas sugerencias destaca hacer una agenda con las actividades del día.

Por otra parte, el ejercicio físico también es un pilar fundamental del envejecimiento saludable. “Por eso es recomendable reservar una hora al día para ello, dentro de las posibilidades físicas de cada uno. También retomar hobbies o aquello tan apetecido pero que se ha quedado olvidado por los quehaceres del día a día, escuchar canciones o ver películas que les traigan recuerdos agradables, cuidar sus plantas… El reto es encontrar placer en las pequeñas cosas del día a día y seguir hacia adelante, proyectar cada día hacia el futuro ese momento, cada vez más cercano, en el que se vuelvan a encontrar con sus familiares y amigos, y recuperan ese abrazo reconfortante que tanto anhelamos todos”, recomienda la Dra. El Kadaoui. Además, advierte de peligros como caer en la desidia o no elaborar los alimentos adecuadamente. “Hay que mantener una dieta buena y variada, pilar fundamental para que nuestro sistema inmunológico esté fuerte”. 

Nutrición y ejercicio, claves para mantenerse saludable

Un aspecto en el que también ha ahondado Cristina Calderón, nutricionista del hospital, cuya recomendación es priorizar el consumo de frutas, verduras, proteínas de buena calidad e hidratos de carbono de absorción lenta, como cereales integrales, que ayuden a comer un poco menos y estar igual de saciados. “Es importante intentar respetar los horarios para no andar picoteando entre horas, que es lo que más falla en esta situación en la que vamos a la nevera más de lo habitual, y está más accesible…”, explica, señalando la ansiedad como uno de los grandes enemigos a batir. Para controlarlo, nada como tener establecido un menú previo, organizar las comidas y la lista de la compra, estar ocupados y buscar actividades relajantes. Entre sus propuestas no falta tampoco la actividad física, una opción muy recomendable para intentar generar un gasto energético que compense lo que estamos consumiendo y que puede practicarse tanto en casa como en las cada vez más cercanas salidas a la calle.

Dr. Felipe Navarro, jefe del Servicio de Cardiología del HUGV

Y es que, si en esta situación es fundamental establecer una rutina en cuanto a la alimentación o las horas de sueño, no lo es menos el dedicar un tiempo para el ejercicio físico. “Esto abarca desde caminar por el pasillo para aquellas personas mayores que no tienen otra posibilidad, hasta hacer ejercicios de extremidades superiores e inferiores utilizando elementos de la casa, como sillas para hacer sentadillas o briks de leche para fortalecer los brazos en el caso de los más jóvenes”, según el Dr. Felipe Navarro, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario General de Villalba, que apunta como ideal hacerlo “de manera rutinaria, entre 30 y 60 minutos al día”. Todo ello -añade- para evitar sobrepesos, más que probables como consecuencia del confinamiento, con el consiguiente perjuicio para la salud; algo importante para la población general, pero muy especialmente para las personas con algún problema de salud cardiovascular.

Seguimiento de embarazo y parto seguro

También sobre otro grupo poblacional especial, las mujeres que viven ahora embarazo, la Dra. Mercedes Andeyro, jefa de servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital, ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad, recordando que no tienen un riesgo especial por el hecho de estar embarazadas, sino que han que tener las mismas precauciones que el resto de la población. “Además, por lo que sabemos ahora mismo de esta enfermedad, es un virus que no se transmite de manera vertical; es decir, de una embarazada que se infecte por coronavirus al feto, lo que es una buena noticia”, explica la especialista.

Dra. Mercedes Andeyro, jefa de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital

Además, recuerda que, en paralelo a la lucha contra el coronavirus que se vive en el hospital, circuitos como el del embarazo y el parto, que siguen su curso al margen de la epidemia, también han estado y están resueltos y perfectamente adecuados a esta situación. Así, y a excepción de una serie de consultas necesariamente presenciales, las nuevas tecnologías han permitido adecuar todo el control del embarazo evitando visitas innecesarias al centro hospitalario. “El momento del parto es muy importante en la vida de toda mujer y su familia, por lo que los circuitos están en marcha y preparados para que sean seguros y para que la madre pueda tener toda la confianza del mundo en venir al hospital cuando lo necesite”.

Desescalada hacia la nueva normalidad

En este sentido, y en el contexto de progresiva desescalada iniciada en el sistema sanitario, el Hospital Universitario General de Villalba ha priorizado tareas de limpieza y desinfección en sus instalaciones para recuperar espacios utilizados para la atención al Covid-19 durante el momento álgido de la crisis y prepararlos para volver a darles el uso y función previos a la epidemia, con el fin de ir atendiendo a la creciente demanda de pacientes no Covid. 

En paralelo, se están estableciendo dentro del hospital circuitos diferenciados para poder atender a los pacientes con coronavirus de forma separada sin detrimento de una atención segura y eficaz del resto de problemas no relacionados con el Covid-19. En ambos escenarios la progresiva vuelta a la nueva normalidad incorporará todas las medidas de protección, seguridad, distancia social e higiene recomendadas por las autoridades, a las que se sumarán nuevas estrategias y servicios no presenciales y la intensificación de los ya existentes en el hospital, fruto de su filosofía de apuesta por el uso de las nuevas tecnologías a favor de la salud, seguridad y experiencia de sus pacientes. 

Finalmente, el hospital ha realizado test a todos sus empleados, con el fin, no solo de identificar a trabajadores potencialmente positivos y proteger a sus profesionales, sino de proporcionar la misma seguridad a sus pacientes.